Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Touch My Katamari

Comienza con una bola muy pequeña y pegajosa. La rodamos más y más. La bola coge velocidad y se le adhieren unas chuches, unas tachuelas y una goma de borrar. ¡Tócame el Katamari!

Publicidad:

Más y más elementos se pegan a la bola. Copas, coches de juguetes, paletas de ping-pong. La katamari se hace más grande. Demasiado grande para la habitación de los niños, por lo que sale hacia el jardín de enfrente, pasa hacia otros barrios, corre campo a través y alcanza otros continentes, para al final despegar hacia el espacio. Es un viaje lleno de color y locuras.

Aunque suene un poco raro el título, Touch My Katamari da una pista sobre lo que ha cambiado desde la última vez que hicimos rodar las bolas katamari. La pantalla táctil y el panel táctil trasero de la PS Vita se emplean para controlar al pequeño héroe según va rodando su katamari. El manejo es muy intuitivo, y los controles táctiles presentan una respuesta muy buena, por lo que se pueden usar para controlar todo el juego.

Publicidad:

Personalmente, prefiero evitar eso de poner los dedacos sobre la pantalla cuando estoy rodando, por lo que la solución perfecta llega con el 'touch pad' trasero en combinación con los sticks analógicos. Las palancas funcionan de forma muy similar a los títulos anteriores de Katamari, mientras que el pad táctil trasero sirve para encoger o extender la katamari, con el doble toque dedicado a los botes. A lo mejor te lleva un rato hacerte con los controles, pero deberás dominar lo de los saltos para mantener un desarrollo fluido y esquivar algunas molestias provocadas por la cámara.

Si ya has jugado a alguna entrega de Katamari, ya sabrás lo adictiva que es su mecánica. Lo mismo podemos decir de Touch My Katamari. Te recompensan con más y más mundos bonitos y variados para rodar. Simplemente, es un placer rodar a través de todo el juego, ir recogiendo basura por el camino y que vaya creciendo tu katamari. Aunque no hay por dónde cogerlo, tiene algo que te absorbe sin remedio.

Touch My Katamari
Los controles táctiles son una incorporación totalmente natural respecto al control tradicional.

Existen ciertos objetivos especiales a completar: construye un katamari únicamente con 50 partes y que sea lo más grande posible, o simplemente móntate el katamari más grande que puedas con un límite de tiempo. Y aunque no es nada nuevo, tampoco parece algo anticuado en ningún momento. Gracias en parte a la maravillosa banda sonora japonesa, el juego te transporta a una dimensión paralela donde todo va de rodar sobre las cosas y recolectar objetos. Una dimensión extraña y maravillosa.

Touch My Katamari
Touch My Katamari
Touch My Katamari
Touch My Katamari
Touch My Katamari
Touch My Katamari
Touch My Katamari
Touch My Katamari
Touch My Katamari
Touch My Katamari
Publicidad: