GR LIVE STREAM
Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

The Last Story

El género RPG japonés está experimentando una especie de crisis. Final Fantasy ya no es la serie de videojuegos más grande del mundo, y muchos juegos fracasan a la hora de llamar la atención fuera de Japón.

Publicidad:

Aunque el género se estableció en occidente, fueron los nipones los que lo llevaron más allá y lo evolucionaron. Hoy recordamos títulos como Chrono Trigger, Secret of Mana, Lufia, Breath of Fire y los primeros Final Fantasy y Dragon Quest con una lagrimita. Aquellos fueron los días de gloria de los juegos de rol japoneses, pero en gran parte, este género otrora fértil se ha quedado en el rincón retro.

No tiene por qué deberse a una tendencia a la baja en términos de calidad. Dragon Quest IX: Centinelas del Firmamento fue un juego estupendo aunque ya lo habíamos jugado muchas veces. Esta aproximación conservadora y sensación de familiaridad es, a la vez, una maldición y una bendición. Es algo que quedó muy patente con Final Fantasy XIII, la franquicia J-RPG más prominente y la que más críticas recibió por su falta de evolución. Tuvo un comienzo realmente lento, pero alcanzaba su ritmo cuando pasabas las veintipico horas.

Publicidad:

Se caracterizaba por su famosa linealidad y por un sistema de combate que casi podría jugarlo un ciego. En parte, tenía que ver con su dependencia en las batallas por turnos, pero también parecía que se quedaba corto en el aspecto narrativo, en el que se pueden hacer tantas cosas hoy en día. Durante años, todos se centraban en la presentación, mientras que la interactividad y la elección del jugador quedaban relegadas al mínimo. Mientras tanto, juegos como The Witcher y Mass Effect veían la luz en occidente.

The Last Story

Aunque el género está debilitado, le queda mucho por decir y es cierto que han aparecido diversas ideas realmente buenas en los últimos tiempos. Generalmente no han resultado en las mejores experiencias, por lo que resulta extraño encontrar tantas grandes ideas implementadas tan bien como sucede en The Last Story, de Mistwalker y Nintendo. Mistwalker, un estudio fundado por "el padre de Final Fantasy", Hironobu Sakaguchi, quiere ofrecer un buen soplo de aire fresco con esta última obra (e historia).

Es cierto que The Last Story imita a Final Fantasy en cosas como el título y el logo. Pero resulta que el juego no viene con una mochila repleta de estereotipos, y lo que es más importante, no nos aburre con combates pesados o dramas interminables, pues ofrece una experiencia mucho más comprimida, variada e intensa. Podría parecer confuso al principio, pero la magia aparece relativamente pronto.

The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
The Last Story
Publicidad: