GR LIVE STREAM
Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Nintendogs + Cats

Los gatos y el efecto 3D se unen a los perros en esta continuación. ¿Es Nintendogs + Cats el juego de lanzamiento 3DS definitivo? Jonas pasea a Rambo para descubrirlo.

Publicidad:

Nos lo pasamos genial, Rambo y yo. Le tiro la pelota, me la trae. No damos largos paseos, competimos y le enseño trucos mientras él me enseña las virtudes de la paciencia. Pocas cosas hay tan gratificantes como los lametones que tu perrito te da en la mejilla.

Lo importante de Nintendogs + Cats es obviamente que se trata de un juego para la Nintendo 3DS. Eso significa que el cachorro que escoges al comienzo del juego aparece en completas y adorables 3D. No puede ser más mono. En comparación con otros títulos de Nintendo 3DS, Nintendogs + Cats supone una calmada y relajada experiencia donde tus ojos no tienen que esforzarse para disfrutar la sensación de profundidad que ofrece la pantalla.

Publicidad:

Tu cachorrete vive su propia vida detrás de la pantalla, y siempre está pendiente de lo que vas a hacer en cada momento. Yo llamé al mío Rambo, un Pinscher miniatura. Habría preferido un Doberman Pinscher, pero el mini es casi igual de bueno, y hay una buena selección de razas entre las diferentes versiones del juego. Todas las razas del original, y unas cuantas más.

El concepto es una versión más fina y menos histérica de las premisas clásicas de los Tamatotchi. No morirá si lo desatiendes, y de hecho hay una limitación respecto a las cosas que puedes hacer al día. Buscar a Rambo a cada minuto con el bebedero no le hará más feliz, pues necesita estimulación.

Nintendogs + Cats

Esas ganas salen, entre otras cosas, de los paseos, donde darás con otros Miis. También hay algunos juguetes para comprarle y concursos caninos en los que participar. Pero Rambo debe aprender modales. Con la ayuda del stylus enseñas al perro lo que tiene que hacer, mientras ordenas el truco hasta tres veces.

El reconocimiento de voz funciona perfectamente, e incluso en entornos ruidosos conseguí que mi nuevo amigo entendiera lo que le decía. Vale, algunos me miraron raro en el autobús cuando daba órdenes, pero es algo a lo que ya estoy acostumbrado.

Tu can sólo puede aprender tres trucos al día, algo que harás en un par de minutos... y después de un rato se hace aburrido lo de contemplar a Rambo. Por eso existen tres tipos de concursos. Cada uno se puede hacer un par de veces al día, y el mejor es el circuito de obstáculos, donde tengo que llevarle hasta la meta lo más rápido posible.

Nintendogs + Cats

También está el concurso de trucos y el de lanzar el frisbee. El primero emplea la carta de realidad aumentada para que pongas al perrito en tu casa, algo que estoy seguro encantará a los más pequeños.

El mayor problema de Nintendogs + Cats es la total falta de exigencias. En realidad no puedes fallar en nada y hay muy pocos elementos que se puedan clasificar como parte de un "videojuego". Y las limitaciones en la cantidad de trucos que puedo enseñarle a Rambo o el número de concursos en los que podemos participar recorta el tiempo de actividad con resultados a una media hora diaria. Aunque podría estar bien para los jugadores más ocasionales o menores, algo que encontré genial en Kinectimals fue que existía sensación de progresión.

No quiere decir que Nintendogs + Cats no tenga sentido. Pero personalmente, me habría encantado encontrar algún objetivo o significado para incrementar mi nivel de implicación. Que el juego sea tan parecido a su predecesor también es un problema, pues parece más bien una versión puesta al día que una segunda entrega.

Nintendogs + Cats

Y así llegamos a los gatos. La gran novedad, tan grande que llegó a colarse en el título. Pero antes de que os emocionéis con los gatitos, deberíais saber que primero hay que pasar un buen tiempo con el perro. Y una vez que lo consigues, bueno, caigo en la cuenta de por qué se citó a Shigeru Miyamoto diciendo: "Hacer un juego titulado Nintencats simplemente no encajaba con Nintendo".

Los gatos son eso, gatos. No te hacen mucho caso, y pasan la mayor parte del tiempo vagueando. No importa lo que intentes enseñarle su nombre, él o ella simplemente pasará de ti. Y no puedes concursar con ellos o enseñarles nuevos trucos, por lo que al final se convierten, básicamente, en salvapantallas peludos tridimensionales. Bonitos de ver, pero no hay mucho que jugar tras la superficie.

Nintendogs + Cats es aún una elección óptima para los jugadores más pequeños (no demasiado, pues el 3D podría hacer daño a los menores de seis años; desactívales el 3D mediante el control parental). Es dulce, fácil de entender y no puedes fallar. En mi caso, jugué a Nintendogs hasta que me cansé de él, y pese a los evidentes encantos de mi Rambo tridimensional, me cansé de este en solo unos días. Estoy pensando en poner un cartel, a ver si así Rambo encuentra un dueño más serio, pues se merece a alguien más entusiasta que yo.

Nintendogs + Cats
Nintendogs + Cats
Nintendogs + Cats
Nintendogs + Cats
Nintendogs + Cats
Nintendogs + Cats
Nintendogs + Cats
Nintendogs + Cats
Nintendogs + Cats
Nintendogs + Cats
Nintendogs + Cats
Nintendogs + Cats
Nintendogs + Cats
06 Gamereactor España
6 / 10
+
Adorables mascotas, buenos efectos 3D, genial selección de razas, divertidos minijuegos.
-
No hay objetivos, no se puede fallar, cantidad de juego diaria limitada.
Publicidad: