Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Mass Effect 3

Toda una galaxia por salvar y una enorme trilogía que llega a un final a la altura de su efecto en masa sobre la industria.

Publicidad:

Soy de la opinión de que la mayoría de las historias que se cuentan hoy en día son espantosas. Da igual que se trate de una intriga con asesinatos, historias bélicas en un futuro próximo o de grandes aventuras; apenas ninguna de ellas cumple los mínimos para formar una buena historia.

Una vez dicho esto es fácil suponer que los desarrolladores de videojuegos no destacan a la hora de contar historias, pero hay excepciones. Bioware encarna a estas excepciones y esto quedó claro para mí segundos después de comenzar a jugar Mass Effect 3. Una pantalla de carga, algo que normalmente me provoca sopor, enseña la Normandía (una de la mejores naves que jamás se han construido con la que he viajado, junto a mi tripulación, a lo largo y ancho de la galaxia).

Publicidad:

Donde otras desarrolladoras invierten horas en captar mi imaginación y que me sumerja en sus mundos, Bioware lo consigue en apenas unos segundos gracias a la animación de un objeto inanimado. Es como si el estudio canadiense activara una baliza en mi cerebro y, de pronto, todos los recuerdos brotan y ya estoy preparado para salvar la galaxia como John Shepard.

Mass Effect 3

No hay intención de facilitar las cosas a los nuevos jugadores. En su lugar, nos encontramos con Shepard, que ha sido relevado de sus obligaciones a causa de sus métodos poco ortodoxos a la hora de afrontar la amenaza de los Segadores. Su conocimiento de la situación es la única cosa que le mantiene encerrado, ya que el resto del mundo parece feliz ignorando los augurios del inminente ataque. Es un comienzo intrépido, ya que requiere de algo de explicación, pero también sirve como una gran excusa para viajar por la galaxia por tercera vez y reunir un equipo para lidiar con los Segadores.

Pero en Bioware han sido lo suficientemente inteligentes como para no permitir que nos sintamos como que ya hemos hecho todo eso antes y nos damos cuenta de que reclutar a nuestro equipo es sólo una pequeña parte de una misión muchísimo más grande, donde Shepard resuelve problemas con la esperanza de conseguir una alianza entre todas las razas de la galaxia para luchar por la supervivencia.

La historia tiene una dimensión mucho más grande que antes, pero el centro de atención también cambia constantemente. El primero juego era un relato de ciencia ficción con un montón de sorpresas y la secuela se centró en profundizar en los personajes. Este tercer capítulo se sumerge en la política, en las características de las razas e incluso un poquito de religión. Para aquellos que hemos seguido la saga desde el principio es genial aprender más cosas acerca de este universo, pero para los novatos puede resultar algo complicado ponerse al día.

Mass Effect 3

Se ha vuelto a revisar la mecánica del juego y el resultado es un sistema que se ha convertido en algo más lineal, pero a la vez permite más elecciones y personalizaciones. En otras palabras: Bioware ha conseguido combinar de forma genial los dos juegos anteriores.

Esta vez podemos personalizar nuestro equipo con varias modificaciones, pero no llegamos a los extremos del primer juego. Mirillas, mejoras de armaduras y más capacidad de munición son algunas de las cosas con las que podemos modificar nuestro arsenal, un arsenal que consta de pistolas, subfusiles, escopetas, rifles de asalto y rifles de francotirador. No tienes que manejar las pistolas de todo tu equipo, ya que sólo podremos cambiar el equipo de Shepard, pero puedes elegir con qué tipo de armamento estarán equipados.

Mass Effect 3

La experiencia guiada se hace obvia cuando te toca elegir tres diferentes formas de disfrutar la aventura en la pantalla de inicio. Acción, Juego de Rol e Historia, que son tres formas diferentes de jugar al mismo juego. Si escoges acción el juego gestionará todos los elementos que no tengan nada que ver con ella para que sólo te tengas que preocupar de eliminar a tus enemigos.

Puedes permitir, además, que el juego asuma el control de todas las conversaciones y que el jugador esos momentos pase a ser un mero espectador. Esto resulta un poco extraño, ya que estas partes fueron siempre uno de los puntos fuertes de la saga, pero es una buena solución que puede atraer a más gente.

Muchos estarán de acuerdo en que el sistema de combate de Mass Effect 2 estaba a años luz del de la primera parte. Esta vez la diferencia no es tan acusada, pero ha sido mejorado una vez más. No importa qué tipo de clase escojas, todas las habilidades están bien implementadas. Las opciones también han aumentado, ya que ahora todas las habilidades pueden seguir dos caminos diferentes en el árbol de talentos. Por ejemplo: puedes elegir que tu munición perforadora haga más daño cuando la uses o que todos los miembros de tu batallón ganen sus beneficiosos efectos.

Mass Effect 3

Lo que hace más divertido el combate esta vez es la mejora de la inteligencia artificial que hace que los enemigos se muevan de cobertura en cobertura y que su estrategia de ataque varíe en función de sus habilidades y equipamiento. Los escudos que llevan los soldados de Cerberus te obligan a buscar cobertura mientras que los Juggernauts te acosan pacientemente por los flancos. Los últimos enemigos (que no mencionaré quiénes son) hacen uso de tácticas más complejas, cosas que nunca se habían visto en la saga hasta ahora, y elevan el desafío hasta niveles que no se habían experimentado antes.

Todos los nuevos elementos han sido para mejor aunque, las aclamadas y esperadas inclusiones de los letales ataques cuerpo a cuerpo y las granadas se sienten innecesarias y pobremente implementadas. No importa cuánto las mejores, las granadas nunca serán los suficientemente potentes y es complicado ver cómo de efectivas pueden ser cuando hay tan pocas. Cada clase tiene ataques personalizados con una reutilización muy superior al de las granadas. La inclusión de los ataques especiales cuerpo a cuerpo es algo errática. Es muy raro encontrarte en situaciones de combate cercano y, cuando ocurre, es complicado juzgar dónde está Shepard en relación con los enemigos. El resultado es que a veces Shepard grita y golpea al vacío, lo que echa un poco por tierra la imagen de salvador de la galaxia.

Mass Effect 3

Pero Mass Effect 3 es más grande que la suma de sus partes y es una experiencia de ciencia ficción épica que me atrapó de una forma que muy pocos juegos han conseguido nunca.

El diálogo es casi mágico y hace que los personajes cobren vida ante mis ojos, incluso si encuentro difícil de comprender por qué James Vega (un hombre de grandes músculos y poco cerebro que parece sacado del reparto de Jersey Shore) ha sido incluido. La amistad entre Shepard y Garrus es algo muy especial y se cimienta en escenas que muchos desarrolladores hubieran cortado, pero que aquí te acercan a tu escuadrón virtual de una forma que no creías posible.

Igual de importante es la invasión de los Segadores y la sensación de que la galaxia está perdida está siempre presente de forma muy efectiva. Apenas un par de minutos después de comenzar el juego ya estaba motivado para hacer lo que hiciera falta para acabar con esos robots de Juicio Final, incluso si todos mis esfuerzos parecían nada más que una última forma desesperada de impedir la aniquilación.

Mass Effect 3

Mass Effect 3 no es el juego perfecto, incluso los más grandes seguidores de la saga le encontrarán pegas. Hay aspectos del combate que no están equilibrados y los nuevos personajes son algunos de los peores que hemos visto en la serie y, de forma retrospectiva, la historia hace que todo lo que hicimos en Mass Effect 2 se convierta en una misión secundaria sin importancia ninguna.

Sin embargo esta es una de esas raras experiencias de las que simplemente no puedo tener suficiente. Me sumergí en una misión de rescate que podría ayudar en la lucha contra los Segadores y me puse a explorar los alrededores para buscar todos los secretos posibles. Casi gasto el suelo de la Normandía en mis paseos mientras hablaba con mi tripulación acerca de la invasión y, por supuesto, de sus problemas personales. Estuve obligado a tomar algunas decisiones complicadas, y no siempre populares, pero con la esperanza de que al final supusieran una diferencia cuando llegara el momento de la batalla final.

Mass Effect 3

Con Mass Effect 3 Bioware ha creado un capítulo final que triunfa donde muchos otros capítulos finales fracasan y culmina con una experiencia que eclipsa a las de los juegos anteriores tanto en sistema de juego como en historia. Para mi, la saga de Mass Effect es la más grande trilogía de juegos que jamás se ha hecho y, como el mejor juego dentro de la saga, Mass Effect 3 es algo muy especial.

Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
Mass Effect 3
10 Gamereactor España
10 / 10
+
Historia contada con una clase excepcional, sublime sistema de combate, brillante en sonido y gráficos, un cierre a la altura de la trilogía.
-
Los nuevos personajes parecen poco profundos, el sistema cuerpo a cuerpo no destaca.

Segunda opinión

José Manuel Bringas: Si tomamos Mass Effect como juego, atendiendo únicamente a la diversión que ofrecen sus combates, a las escenas aisladas que te hace presenciar y al sólido mundo que las contienen no podemos negar la evidencia: es uno de los mejores juegos de esa generación. Un sistema de cómbate sólido, perfeccionado a lo largo de las dos entregas anteriores, una capacidad de fusionar cine y videojuego como pocas veces se ha visto y uno de los mejores y más coherentes mundos que se han podido ver en la ficción.

Ahora bien, como culminación a la saga a la que pertenece, Mass Effect 3 se queda corto. Se hace un gran trabajo a la hora de tener en cuenta las decisiones de juegos anteriores, consiguiendo que sea complicado que haya dos partidas de Mass Effect 3 idénticas, pero el desarrollo del juego en sí no es tan abierto como en las otras dos entregas. Además, la faceta rolera se resiente bastante y el guión es demasiado extremo en algunos puntos, rozando directamente la torpeza.

Y sí, los finales suponen un varapalo muy serio si Mass Effect es una de tus sagas favoritas. Para el que sólo busca un juego bueno con el que pasar el rato no pasa nada, incluso los pueden disfrutar, pero si eres de esos que han buceado en la franquicia, empapado de su magia y emocionado con Shepard, notarás que es un cierre indigno, casi insultante, para una saga de este calibre. 9/10
Publicidad: