Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Virtua Tennis 4

La bola vuelve a AM3 para que los fans de siempre tengan su Virtua Tennis de siempre. Punto de partido para ellos, FAULT para los que preparan su Move...

Publicidad:

Siempre me he confesado un fan de los juegos por movimiento. Sobre todo los buenos, los que sacan provecho de la tecnología para ofrecer nuevas, mejores o más realistas experiencias. Los títulos de tenis han sido una elección aparentemente obvia para este tipo de propuestas, pero aún así todavía no existe el juego de tenis por movimiento definitivo. Virtua Tennis 4, aunque hace su propio intento, tampoco lo es.

Este texto se refiere a la versión PS3 del juego, la compatible con PS Move. Y es lo primero que probé. Entre todas las opciones del menú, encontré una de "juego por movimiento" y me lancé a por ella. Entonces no me di cuenta de lo grave de que el juego por movimiento esté en una opción aparte, pero luego iremos con ello.

Publicidad:

Dentro de la pista, Move-raqueta en mano, las sensaciones son tan prometedoras como cuando lo probamos hace unos meses, pero el sistema no llega a cuajar del todo. En primer lugar, no existe ningún entrenamiento, no hay forma de corregir o mejorar los movimientos para poner la bola donde queremos, porque no nos explican nada. A lo mejor es que no es muy preciso y por eso no lo demuestran, podrías pensar. También podrías pensar que hace falta mucha práctica, pero sin ninguna guía, se quitan las ganas.

Virtua Tennis 4

La cámara desde la posición del jugador es una buena elección para los golpes directos y de revés, pues la postura es idónea para golpear la bola en el momento y con el ángulo correctos. Sin embargo, no han conseguido que funcione igual de bien con las bolas que vienen por alto, que suelen terminar en gestos extraños. Por otro lado, desde esta cámara los partidos se suelen limitar a peloteos desde el fondo, pues no se puede mover al jugador y el gesto de aproximación a la red tampoco ha mejorado en los últimos meses. Acercarse para cambiar la estrategia o presionar al rival funciona bien una de cada varias veces. En ocasiones el juego no hace ni caso, y te ves dando pasos adelante y atrás frente a la tele como si se tratara más bien de un juego de baile. Es algo frustrante, y empeora con el lag o cuando la máquina interpreta todo lo contrario de lo que has hecho.

A la hora de golpear consigue buenos momentos, aunque se limiten a esos peloteos. Pude depurar mi liftado y cortado, realizar algún globo (entiendo que es un movimiento complicado y arriesgado de implementar) y colocar paralelos con algo de práctica. Muy poca profundidad y muy limitado, pero al menos esperaba poder emplear esas dos-tres posibilidades fuera de los partidos amistosos. Entonces descubrí la "trampa".

Sólo se puede jugar con Move en esos partidos. Ni campeonatos, ni online, ni nada. Amistosos, como mucho a dos jugadores y punto pelota. Bueno, y un par de minijuegos bastante insípidos. Adiós a retar a los colegas o a ir progresando en la piel del tenista. El juego con Move se queda en una anécdota, en un ‘extra', en algo relegado a lo que nadie le ha dado valor, y que sin una buena demostración ni la posibilidad de usarlo en todo el juego, genera desconfianza. De "prometedor" a acabado a medias y sin seguridad. Con estas decisiones no conseguimos nada, el control por movimiento no avanza ni se toma en serio, y al final muy pocos lo jugarán.

Aún así, quitando el ‘coitus interruptus' del Move, esta es una nueva entrega de la serie de SEGA, un juego completo para jugar con el mando tradicional.

La mecánica con este mando está bien, es una ligera modificación del sistema que triunfó hace tantos años. Se nota la reducción de velocidad, un punto que agradecerán los que no aceptaban la locura de algunas entregas, y que dicta un ritmo más de simulador que quizás desconcierte a los otros, los que quieren que Virtua Tennis 4 responda como juego arcade, más espabilado e inverosímil. Golpes liftados con el botón principal, cortados, globos y especiales con los otros. Pulsa el máximo tiempo posible tras posicionarte para conseguir la potencia total, algo también más complicado en esta ocasión.

Virtua Tennis 4

Tras unos partidos de entreno puedes probar con los torneos arcade y notarás cómo influye el punto fuerte del jugador que elijas. Por ejemplo, no ganarás si juegas adelantado con Djokovic, que es un buen jugador de fondo. Pero sí triunfarás con otros como Becker, que es una máquina juegues como juegues.

Lo del golpe especial es algo ridículo, y quizás encajaría mejor si el juego se hubiera tomado menos en serio a sí mismo. Hay que llenar una barra y soltarlo en el momento preciso, consiguiendo una confusión de cámaras y, probablemente, un punto.

Poco más hay en este tipo de juego arcade recortado de revoluciones, porque es la fórmula que ya conocemos todos, sin más pretensiones, ni profundidad, ni estrategia. Hay que estar al loro, conocer el punto fuerte del jugador y tener buenos reflejos, nada de complicaciones. Quizás es lo que buscas.

Entonces sí que puedes jugar y jugar, no como con el Move. Sobre todo destaca el nuevo Campeonato Mundial, por fin una modalidad profunda y completa que se puede entender como la "campaña" o la "carrera" de esta entrega. Es donde más se nota el trabajo de AM3 y donde más habían pedido atención los seguidores de la serie. Puedes encontrar su funcionamiento en el vídeo bajo este texto. Es una forma fácil de engancharse y de ir alternando minijuegos y partidos que de otro modo no probarías en el menú directamente. Ahora hay más toques que acercan la progresión de tu personaje inventado a la vida de un jugador profesional, donde además de los resultados deportivos importa la imagen. Todo como un tablero de Risk, presentado con algún riesgo, valga la redundancia, pero que resulta atractivo de recorrer.

Virtua Tennis 4

Como mención final al apartado técnico, hay que indicar que no ha conseguido estar a la altura... de 2011. La música es molesta y de muy mala calidad, más propia de una máquina arcade de los 90, pero ahora zumbando constantemente y sin remedio en el silencio de tu salón. Las animaciones y los modelos son correctos, así como la puesta en escena y las ropas, pero efectos como la desagradable imitación del sudor estropean un conjunto que tampoco consigue impresionar en ningún momento.

Virtua Tennis 4 es especialmente recomendable para los seguidores del estilo de la serie con mando tradicional, pues consigue un buen equilibrio, bastante contenido y recordar a los clásicos, aunque no llega a la altura de las mejores entregas ni aporta lo suficiente como para sobresalir.

Virtua Tennis 4
Virtua Tennis 4
Virtua Tennis 4
Virtua Tennis 4
Virtua Tennis 4
Virtua Tennis 4
Virtua Tennis 4
Virtua Tennis 4
07 Gamereactor España
7 / 10
+
El sistema de siempre funciona. Mucho contenido para juego con mando tradicional. El nuevo Campeonato Mundial está a la altura.
-
Decepcionante, incompleto y limitado control por movimiento. Resultado técnico y artístico descafeinado. Juego tradicional sin aportaciones. Demasiado minijuego sin chicha.
Publicidad: