Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Wasteland 2

Uno de los mayores éxitos de la nueva era de financiación colectiva Kickstarter llega por fin al mercado. ¿Estarán contentos los que se rascaron el bolsillo con cómo ha quedado?

Publicidad:

La historia del proyecto que acaba de derivar en el lanzamiento de Wasteland 2 es bastante más larga y compleja que la de la mayoría de segundas partes. El juego original no salió hace un par de años, sino en 1988, y le siguieron los famosos 'sucesores espirituales' Fallout y Fallout 2, todo antes de que Bethesda comprara los derechos de la franquicia y llevara la ambientación post-apocalíptica por una dirección ligeramente distinta.

Los que todavía lamentaban el cambio de perspectiva, de la cámara isométrica de los primeros Fallout a la propuesta en primera persona de Fallout 3 y Fallout: New Vegas, pudieron votar rascándose el bolsillo cuando un equipo de talentos liderado por Brian Fargo, quien dirigió a los desarrolladores originales, lanzó una campaña de financiación en Kickstarter para hacer hoy en día la segunda parte del primer Wasteland. Sería un juego fiel al estilo que establecieron los primeros Fallout (confesión: nosotros también pusimos dinero). Y en pocas palabras, así nació Wasteland 2.

Publicidad:

Tras arrasar en la campaña de financiación colectiva, el juego lleva en Acceso Anticipado de Steam para PC un tiempo (desde el año pasado, de hecho), pero la versión final acaba de llegar al mercado, y por fin podemos comprobar si este RPG de sabor clásico está a la altura.

Wasteland 2Wasteland 2

La verdad es que en líneas generales ha alcanzado y/o superado nuestras expectativas. Puede que no sea el juego que mejor entre por los ojos en base a los parámetros de belleza actuales, y algunos lugares que visitas por el camino están algo vacíos, pero por lo demás se puede apreciar el cuidado y nivel de detalle imprimidos en esta aventura RPG. Y vaya aventura que es, con unas elecciones que van conformando el contenido que te va saliendo, lo que significa que puedes vivir un montón de nuevas experiencias en partidas posteriores. También es enorme en contenido, dividido en dos secciones: los jugadores empiezan en el desierto de Nevada, y luego alcanzan el paisaje mucho más verde que rodea a una Los Ángeles post-apocalíptica.

Los jugadores controlan un equipo de Desert Rangers, cuatro para empezar, pero con más PNJ sumándose a sus filas conforme avanza la historia. Equilibrar el equipo es muy importante, y si fracasas en esta tarea desde el principio, las primeras horas del juego pueden ser brutalmente duras. Con todo, una vez pillado el truco a los mecanismos, se hace una experiencia mucho más amable.

Casi todo el rato la acción se despliega en tiempo real, las unidades controladas por el jugador moviéndose por grandes extensiones, interactuando con otros personajes, completando 'quests', subiendo de nivel y todas las otras actividades que cabe esperar del género RPG.

Subir de nivel al grupo es una parte especialmente prominente del juego. Cuando ganas suficientes puntos de experiencia, te indican que ya es hora de subir de nivel, punto en el que debes contactar por radio con la base para desbloquear los puntos de habilidad que luego se pueden invertir para especializar el personaje. Como en algunos ejemplos del género, subir de nivel también sirve para rellenar la barra de vida, algo realmente útil pues con un 'levelling' estratégico se puede reducir el número de botiquines que hacen falta al grupo. Además están los puntos de atributo, que se encuentran con menor frecuencia y que sirven para mejorar aún más el equipo. Nunca lleva demasiado tiempo subir de nivel, de modo que el proceso de aplicar mejoras se hace cada dos por tres, y lo cierto es que ajustar y retocar el equipo tantas veces se hace un poco pesado al final.

Otra interesante faceta del juego que puede llegar a cansar conforme progresas y tu grupo va creciendo es la de equipar y mejorar tu equipación. Cada personaje suele inclinarse hacia un tipo de arma concreto, dependiendo de tus preferencias individuales, pero también hay un montón de equipo que se puede recoger e intercambiar con los ítemes equipados, y las armas necesitan mejoras y recargar en intervalos regulares. Por lo tanto, en la gestión del inventario te puedes pasar las horas muertas, algo que incluso puede sonar genial para los que disfrutan ajustando hasta el último parámetro, pero que para otros que prefieren simplificar su experiencia puede no resultar tan divertido.

La acción en tiempo real deja paso al combate por turnos cuando aparecen los enemigos. Estos adversarios pueden ser desde otros raiders y criaturas pequeñas hasta enormes robots que disparan rayos láser. El combate es bastante directo, y durante estas batallas cada personaje cuenta con una cantidad de puntos de acción asignados para ir gastando en movimiento o en el uso de su arma (disparar, recargar, desatascar). El escenario proporciona unas coberturas que potencian las estadísticas defensivas, pero no es la parte más dinámica del juego, y después de un rato es fácil activar el piloto automático. De hecho, tras pasar unas 30 horas de juego, los combates pueden llegar a quedarse cortos, y algunos de los choques rozan el aburrimiento.

Hablando de los escenarios, el diseño de niveles también se hace algo complicado de recorrer en algunas secciones, lo que obliga al jugador a dar largos paseos para completar misiones triviales, pero esta es una pega menor en el cómputo global, y el descubrimiento de caminos es bastante decente, con unos personajes bastante capaces de juzgar por dónde hay que ir sin necesidad de una supervisión constante. Puedes centrar la pantalla sobre un miembro del equipo si se pierde, pero no puedes colocar tus propios puntos de ruta, algo que habría conseguido que esos momentos más frustrantes a la hora de navegar el mapa resultaran mucho más manejables.

Wasteland 2Wasteland 2

Todas las localizaciones están enlazadas mediante un mapa de mundo que el grupo debe recorrer. Es crucial mantener el suministro de agua haciendo paradas en cualquier oasis que aparezca por el camino, y siempre evitar las áreas arrasadas por la radiación concentrada. Los enemigos deambulan por el desierto, y si tropiezas con ellos puedes provocar pequeños choques en los escenarios más reducidos. Los mini-mapas que recogen estos encuentros están demasiado reciclados, pero también puedes pasar de ellos por regla general (si llevas un personaje competente).

Los elementos más finos de Wasteland 2 se manifiestan principalmente en la fuerza de la ambientación, en parte del trabajo realizado con los personajes y en el sentido del humor que se respira durante toda la partida. Desde PNJ con nombres ridículos hasta algunas referencias rebuscadas que arrancarán algunas sonrisas, se ha invertido un gran esfuerzo para agradar al público. El humor empieza ya en la pantalla de título, y desde ahí se puede advertir en casi todos los aspectos del juego. De hecho, la historia que engloba todo el juego es suficientemente interesante por sí misma, pero es en las sub-tramas y 'side-quests' que surgen durante el viaje donde más se lucen los guionistas.

El trabajo de la mayoría de los actores para el doblaje de voz es realmente bueno, siguiendo unos diálogos bastante bien escritos. Si llevas personajes con habilidades apropiadas en tu equipo, se desbloquean además nuevas opciones de conversación. Las descripciones de los personajes se reutilizan una y otra vez, sobre todo en el caso de los PNJ de menor relevancia, pero el guión cuenta con bastante personalidad en su redacción como para que esto no llegue a molestar. La verdad es que nos ha encantado el tono y encontrar un sentido del humor alegre y bromista entre tanta barbaridad y violencia.

En las profundidades del mundo, las elecciones que nos ofrece Wasteland 2 y la radiación humorística que cubre todo el juego nos han conquistado. De cuando en cuando el ritmo de la partida decae (algo de esperar dado el tamaño de la obra), pero en general estamos ante un RPG cautivador y fascinante. Uno que estamos encantados de haber respaldado con nuestro dinero en su día.

Wasteland 2Wasteland 2Wasteland 2
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Un mundo que atrapa. Un montón de opciones. Invita a volver a jugar. Descomunal aventura.
-
A veces el combate se puede hacer monótono. También es algo pesado subir de nivel o gestionar el inventario.
Publicidad: