Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Bayonetta 2

Excesivo, frenético, divertido, superlativo. Wii U recibe en exclusiva uno de los mejores hack 'n slash jamás creados y, ojito, os puede robar el tiempo y hasta el alma. Vicio puro.

Publicidad:

Hace poco más de una semana os contábamos, desde la pasión, cómo un juego como Bayonetta 2 despierta lo más instintivo de ese jugador salvaje que casi todos llevamos dentro. Adrenalina y sudor en el sillón de tu salón, el corazón a 180 pulsaciones y 3.600 frames por minuto. El éxtasis. Esto, todo sea dicho, no tiene absolutamente nada que ver con la polémica hipersexualización del personaje, sino con la maña demostrada una vez más por Platinum Games para encajar a la perfección todos los elementos que hacen de un juego una experiencia desafiante, satisfactoria y, ante todo, divertida. Con Bayonetta 2, el estudio mejora lo que parecía imposible de superar en la primera parte y ese es uno de los mayores logros: el brillante Bayonetta desluce cuando lo comparas su cegadora y resplandeciente segunda parte. El resultado, uno de los mejores hack 'n slash que se hayan hecho y una nueva exclusiva de primerísima categoría que Wii U vuelve a apuntar en su palmarés. ¡Así de rotundos empezamos!

Publicidad:

Para los recién aterrizados, Bayonetta 2 es la continuación del juego que saliera para Xbox 360 y Playstation 3 en 2009, y que llegará también junto a esta segunda parte totalmente optimizado para Wii U. A los mandos de aquel proyecto estuvo Hideki Kamiya, director, entre otros, de juegazos como Devil May Cry, Viewtiful Joe, Okami o el más reciente Wonderful 101 para Wii U. En esta nueva entrega, Kamiya sólo supervisa el proyecto, dejando la dirección a Yusuke Hashimoto, lo que ha permitido que Bayonetta 2 no sólo potencie todo lo que caracteriza a los juegos del director (combates frenéticos y espectaculares, combos exigentes, sentido del humor a raudales) sino que incluya también novedades respecto a su primera entrega que aporten frescura a la experiencia global.

Bayonetta 2Bayonetta 2

Intentando evitar todo tipo de 'spoliers', la historia de Bayonetta (de las dos entregas), nos sitúa en un conflicto que ha durado cientos de años. Desde tiempos inmemoriales, los sabios lumen y las brujas de umbra han velado por el equilibrio de la luz (cielo), las sombras (infierno) y caos (mundo de los humanos). Pero la enemistad de estos dos grupos lleva en la edad media a los sabios a perseguir a las brujas hasta su extinción, borrando su presencia de la faz de la tierra. Bayonetta es la única superviviente de toda esta calamidad. Durante el primer juego, se embarca en un viaje para recuperar sus recuerdos. En esta segunda parte, el conflicto generado en la primera parte la llevará hasta los mismísimos infiernos para rescatar a una amiga.

Como en casi cualquier juego del género, la trama sigue siendo una excusa para poner en contexto la lluvia meteórica de tortas en la que nos sumergimos desde el minuto cero, momento desde el cual Bayonetta 2 sabe desplegar ante el jugador un espectáculo audiovisual y lúdico sin precedentes en Wii U. Dos palabras describen a la perfección Bayonetta 2: fluidez y frenesí. Fluidez porque todo funciona como un reloj suizo, desde el motor gráfico que permite al juego mantenerse estable durante los combates llenos de explosiones, efectos y enemigos; hasta las propias mecánicas de juego que dan lugar a combates en los que el jugador es su propia marca a batir, a través de combos demenciales y esquivas milimétricas en un no parar de guantazos y sangre. Frenesí porque desde la secuencia de inicio Bayonetta 2 te agarra de la mano y te lleva volando a velocidad Match 3 a través de secuencias de vídeo y enfrentamientos no aptos para taquicárdicos.

En los combates, sigue siendo capital el sistema de puntuación y su impacto en el amor propio del jugador. Bayonetta 2, como su primera parte, es un juego que en todo momento apunta a la excelencia en sus mecánicas: el cálculo del 'timing' perfecto para esquivar ataques, el encadenado milimétrico de los combos para conseguir una mejor puntuación en el menor tiempo posible, la frustración de perder una vida y que te rebajen la puntuación al final del nivel, son ingredientes de un cóctel peligroso: en dosis mal medidas, el jugador puede acabar dejando el juego, pero en Bayonetta 2 invita a volver a repetir y repetir y repetir hasta la extenuación. "Este combate podría haber sido un oro en vez de un bronce". Reinicio. "He muerto una vez y me van a rebajar la puntuación de este nivel, en el que ya había sacado dos Platinos Puros". Reinicio. El gran éxito de Platinum Games es que al jugador no le importe reiniciar y volver a jugar... en 2014.

Ayuda a esta rejugabilidad la gran cantidad de coleccionables, secretos y retos desperdigados a lo largo del juego. Pese a que los niveles son básicamente lineales, en su diseño existen pequeños caminos ocultos donde encontrar lágrimas de umbra en forma de cuervos rojos, que en el caso de Bayonetta 2 sirven como sellos para Miiverse; arcas o cofres en los que encontrar objetos, halos (la moneda del juego) o fragmentos de nuevas armas; o los desafíos de Muspelheim en donde poner nuestras habilidades al límite en combates en los que hay que cumplir ciertos objetivos. Básicamente, el equivalente a los Alfheims del primer Bayonetta, pero más rebajados de dificultad. Son estos Muspelheim ocultos los que nos harán torcer el gesto en más de una ocasión, cuando al llegar al final de un nivel veamos un hueco negro en lo que debería haber sido un enfrentamiento que finalmente no hemos encontrado. En fin... a repetir de nuevo. Nosotros encantados.

Otro aliciente son los enfrentamientos contra los jefes finales marca de la casa, especialmente aquellos contra un sabio lumen enmascarado que nos hará la vida imposible desde los primeros compases del juego. Como los enfrentamientos contra Jeane en el primer Bayonetta, pero con una intensidad absurdamente mayor. También aumenta la variedad de situaciones en las que nos medimos el lomo con los enviados del cielo y el infierno, lo que repercute en ocasiones en la dificultad de los enfrentamientos.

Las novedades, además de las que se pueden encontrar en el extenso bestiario y como comentamos en nuestro avance, son cuidadosas pero suman, nada se siente accesorio y todo aporta. Aporta el nuevo Clímax Umbra en unos enfrentamientos mucho más exigentes en los que un plus de destrucción extra se queda incluso corto en ocasiones. También nos parece un gran añadido el modo Clímax Múltiple, una serie de desafíos que se desbloquean superando niveles y enfrentamientos en el modo historia, en la que tendremos que competir con otro jugador en rondas de 5 combates para ganar halos, apostando y subiendo la dificultad de los enfrentamientos. Estos combates los podemos jugar tanto online como contra la CPU y, aunque se echa de menos la posibilidad de poder disfrutarlos en local con un amigo, lo cierto es que cuando hemos tenido algún problema, muy puntual, para jugar contra un jugador de otra parte del mundo (japoneses en su mayoría), la CPU ha sabido cumplir con creces. Este modo nos ha parecido imprescindible para la progresión de Bayonetta, ya que ahora es mucho más difícil conseguir halos con los que comprar habilidades, armas y accesorios en las Puertas del Infierno, una vez más regentadas por el sarcástico Rodin. ¡Maldita sea, hasta el nuevo control táctil lo vemos con buenos ojos si eso hace que más gente se acerque a esta maravilla!

Bayonetta 2

Podríamos seguir hablando a lo largo de páginas sobre Bayonetta 2: sobre su luminoso diseño artístico, sobre el equilibrio de cada arma, sobre su sentido del humor, sobre la dirección soberbia de cada una de sus escenas cinematográficas, de los guiños nintenderos en forma de trajes 'cosplay' e incluso de nivel homenaje a Starfox que erizará a más de uno el vello de la nuca. Y aun así, creemos que nada le hace mejor justicia que hacer lo siguiente: descargas la demo, agarras el mando y, si te convencen esos 20 minutos de demencia, corres a la tienda más cercana (o lo descargas de la Nintendo eShop). Bayonetta 2, incluyendo en Wii U su primera parte, es uno de los videojuegos imprescindibles del año, de cualquier consola, y un hack 'n slash imprescindible a lo largo de la historia de los videojuegos.

Bayonetta 2 es esa cerveza helada que bebes de un trago estos días de octubre caluroso porque es maravillosa, para a continuación pedir otra, la misma, para poder disfrutarla con más calma. Son los 200 metros extra que corres tras haber terminado una maratón, por el simple hecho de demostrarte que puedes ir un poco más allá. Es el segundo revolcón de la noche, con un amor platónico, después de un primero más precipitado. La traca final de los fuegos artificiales. Es la mejor sensación de lo mejor, en más dosis. Videojuego en estado puro que ningún videojuerguista de pro debería perderse y por eso, sin dudarlo, le damos nuestra nota y valoración máximas.

Bayonetta 2Bayonetta 2
Bayonetta 2
La trama también sirve para encadenar un enorme desfile de diseños rompedores y atrevidos y otras excelencias artísticas.
Bayonetta 2Bayonetta 2Bayonetta 2Bayonetta 2
Bayonetta 2Bayonetta 2Bayonetta 2
Bayonetta 2Bayonetta 2Bayonetta 2Bayonetta 2
Bayonetta 2Bayonetta 2
Bayonetta 2Bayonetta 2Bayonetta 2Bayonetta 2
Bayonetta 2Bayonetta 2Bayonetta 2Bayonetta 2
10 Gamereactor España
10 / 10
+
Divertido, rejugable, desafiante, accesible y sobre todo justo. Espectáculo visual de lo más impresionante en Wii U. Mejora lo poco mejorable del primero, elimina lo poco innecesario. La gran facilidad que da Nintendo para que te hagas con la 1ª parte.
Publicidad: