Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Pro Evolution Soccer 2015

Fue difícil traducir mi alegría a palabras escritas, pero intentad tener esto en mente cuando leáis mi crítica: me ha encantado la libertad y la diversión del sistema de juego.

Publicidad:

Konami ya está preparada para lanzar su título de fútbol anual para las consolas de nueva generación y tras la demo y el prometedor paso a la tecnología Fox Engine, estábamos deseando jugar las horas suficientes como para ofreceros por fin este análisis de PES 2015. Recordad que el juego está a la venta este jueves, 13 de noviembre, para PC y las cuatro consolas de Microsoft y Sony.

Personalmente, no creo que un juego deportivo deba valorarse principalmente en base a lo bonito que sea, o según si se parece a lo que vemos en la tele o si la tensión aumenta entre los jugadores cuando se escucha el pitido del árbitro. Los juegos de fútbol deberían quedarse con algo mucho más básico como principio: la clave está en ese momento en el que mueves el joystick, pulsas el botón y pasas el balón. Básicamente, todo se basa en lo que ocurre en el campo.

Publicidad:

Es cierto que Pro Evolution Soccer no puede competir con el poder de las licencias de su rival, pero a mí, sinceramente, me da igual. Me contento con poder jugar con Man Blue siempre que que sea yo (y el mando) el que controla lo que ocurre en el campo y me da la impresión de que EA ha descuidado mucho este aspecto con FIFA durante los últimos años, algo que se ha visto claramente con FIFA 15. Cada vez que veo cómo mis amigos se vuelven locos porque en FIFA 15, a Iniesta no le apetece pasar el balón cuando tú se lo ordenas, me convenzo más de que he tomado la decisión correcta escogiendo Pro Evolution Soccer 2015. Llevo ya dos años haciendo este experimento y en ambos casos el resultado fue el mismo: PES proporciona emoción y alegría allí donde su rival crea frustración y discrepancias, y no es que sea más fácil ganar en PES, sino que es mucho más fácil controlar a los jugadores.

Pro Evolution Soccer 2015Pro Evolution Soccer 2015

En años anteriores, PES consiguió alrededor de una décima parte de las ventas de FIFA y, francamente, no creo que las licencias y los nombres sean para tanto. Al menos, cuando el juego tiene esta pintaza. Dicho esto, es comprensible que haya cada vez menos fans de PES, de hecho, prácticamente soy el único que considera que PES 2014 fue un buen título. De todas maneras, espero que la comunidad de fans del fútbol se dé cuenta del maravilloso potencial del juego japonés de este año, porque presta mucha más atención que su competidor directo a lo que de verdad es el fútbol.

Por desgracia, me encuentro con gráficos viejos y algunos modelos de jugador bastante extraños: Tévez parece un orco, Lichtsteiner parece el Joker de Jack Nicholson y las animaciones de carrera de los jugadores me recuerdan a Super Mario (de la NES, ojo). A ver, es cierto que han quitado el cursor del ratón en muchos menús, pero, aun así, la presentación deja mucho que desear. Para más inri, los aficionados en las gradas de los estadios apenas parecen lo que son y las animaciones de los árbitros se representan con escenas de vídeo que acaban cansando a un santo, y aún no se puede celebrar el gol que acabas de marcar...

Pro Evolution Soccer 2015Pro Evolution Soccer 2015

Sin embargo, ¿qué más da? ¿Queréis ver fútbol o queréis jugar al fútbol? Yo, por lo menos, quiero jugar y por eso escojo Pro Evolution Soccer 2015. Podría haber evitado meterme en camisa de once varas y no haber comparado ambos títulos, pero después de muchas horas de partidos, me he dado cuenta de que, en realidad, no son tan diferentes. FIFA pretende buscar el realismo en lo que presenta, como el toque, el movimiento de los jugadores o las reacciones del portero, mientras que PES hace lo mismo pero de una forma diferente: PES busca ofrecer puro fútbol. Por ejemplo, se ha aumentado el ritmo del pase, los cruces se producen, por lo general, por detrás de los defensas y la verdad es que meter un gol de volea desde 30 metros es una experiencia fantástica. Si alguien es capaz de decirme que Pro Evolution Soccer 2015 es más 'arcade' que su adversario, para mí, personalmente, se parece mucho más al deporte del fútbol.

Además, el año pasado, PES introdujo la protección automática del balón y es algo que también han añadido en la edición de este año, y, sinceramente, creo que este aspecto es genial porque es algo a lo que los (buenos) jugadores reales están acostumbrados. Cuando recibes un pase y tienes un rival detrás de ti, es esencial que utilices el equilibrio para librarte de él sin darle la posesión (como ocurre en otro título rival). Por otro lado, el título japonés de este año también os permite dominar un montón de movimientos de habilidad, pero reconozco que si solo aprendéis a manejar el stick izquierdo, conseguiréis escapar de esta clase de situaciones peliagudas.

Como futbolero sé que, al atacar, siempre es muy tentador hacer pases en largo entre los defensas, pero en este aspecto, Konami nos lo ha puesto más difícil: hace falta mucha más precisión en cuanto a dirección y a potencia y, por lo general, es mejor mantener la posesión y esperar a que se incorporen más jugadores a la ofensiva. Eso sí, si veis que la oportunidad es clara, siempre podéis pulsar uno de los botones para cambiar a los controles manuales, que te permiten jugar de forma mucho más libre y es muy útil cuando tienes a dos o más usuarios en tu propio equipo. Además, los controles manuales os permiten tirar desde lejos o mandar un pase al hueco desde muy atrás. Ya juguéis solos o con amigos, PES 2015 consigue crear un fútbol muy entretenido en materia de ataques.

Pro Evolution Soccer 2015Pro Evolution Soccer 2015

Y nos referimos solo al ataque, porque, por desgracia, la defensa no ha salido tan bien parada en la última edición de esta franquicia. Por ejemplo, si pulsas el botón de presionar, tu jugador se recorrerá medio campo para cubrir al que tenga el balón y siempre habrá alguien para cubrir la posición que has dejado. La verdad es que me gustaría ver un poco más de riesgo en dejar tu posesión en la defensa y me parece que Konami no se ha puesto las pilas en este aspecto del desarrollo. Por suerte, como ya he dicho, la IA se desempeña bastante bien (con algunas excepciones, evidentemente) y cuando me marcan un gol, por lo general, el culpable soy yo.

Como viene siendo costumbre, podéis elegir si preferís jugar una carrera, temporadas o torneos, tanto en modo en línea como sin conexión. Desafortunadamente, para este análisis de PES 2015 no hemos podido probar la parte online, pero si el sistema de juego es el mismo (y no hay ninguna fuerza invisible que determine el resultado), aventuramos que será tan entretenido como los partidos rápidos sin conexión.

Cuando analicé FIFA 15, afirmé que sería capaz de pasar de las licencias siempre que Pro Evolution Soccer 2015 fuese un título de fútbol que me dejase jugar de verdad al fútbol y me sigo ateniendo a esta declaración. Es cierto que tiene sus fallos y sus inconvenientes, pero la sensación de control es considerablemente mejor en PES 15 que en FIFA. Es sencillamente una sensación distinta dentro del campo, para bien por supuesto, que me permite olvidarme del nombre raro de mi equipo y de que al juego le faltan modos. Por desgracia, no soy capaz de permanecer indiferente ante los gráficos y me hubiese gustado que les hubiesen dedicado tanto tiempo como al sistema de juego, especialmente cuando veo lo genial que está quedando Metal Gear Solid V con el mismo motor gráfico. Aun así, si queréis un juego que os permita jugar de verdad al fútbol, no lo dudéis: quedados con PES este año. O, si sois acérrimos de FIFA y no me creéis, echadle un ojo a la demo gratuita, que no es más que el avance del juego terminado.

08 Gamereactor España
8 / 10
+
Tiene más control de movimiento de la pelota con los jugadores; parece de verdad un juego de fútbol; no hay ninguna fuerza invisible que determine el resultado, todo depende de vosotros.
-
El juego defensivo está anticuado; a veces, los árbitros toman decisiones extrañas e incomprensibles; tanto los gráficos como la presentación parecen de hace unos años.
Publicidad: