Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Far Cry 4

Ubisoft se ha guardado su mejor aventura de acción en mundo abierto para el final. ¡Qué cucos! Pero debes saberlo.

Publicidad:

Kyrat es probablemente el lugar con más odio por metro cuadrado del planeta. Todos quieren matarte: desde cada persona a la que te cruzas hasta los animales que deambulan por las praderas, desde las aves que planean por el cielo hasta los peces que nadan en el mar. Hasta el paisaje intenta acabar contigo de vez en cuando. Si se mueve (y a veces ni siquiera), probablemente te quiere muerto, salvo quitando a lo mejor unos pocos PNJ amistosos que te proponen 'quests' o que te venden cosas.

Publicidad:

Moverse por este mundo es un acoso atosigante, un estrés constante, porque no puedes llegar demasiado lejos sin que algo te ataque o intente llamar tu atención. No existe ni un respiro o momento de paz; cuando no es una manada de lobos que te pisa los talones mientras corres como un poseso, es un convoy enemigo que debes destruir en tiempo récord. El mapa recoge un descomunal rango de actividades, tantas que casi abruma. Casi todo es contenido decente, pero como suele ocurrir con la mayoría de juegos de este género (y en particular los de este sello) también puede resultar un poco hinchado, casi como si hubiera demasiado y te despistara.

Far Cry 4Far Cry 4

La historia, al más puro estilo Far Cry, combina elementos de venganza, política local y piezas bajo guión psicodélicas, todo apuntalado con montones de violencia brutal y centrado en tu lucha por derrocar al desmesurado villano Pagan Min y a sus secuaces. Con ese traje rosa y ese acento británico, parece que Ubisoft se ha pasado un poco en su retrato, como si se empeñaran en superar al Vaas de Far Cry 3 y consiguiendo justo lo contrario. Como complemento no está mal, pero en lugar de resultar un provocador que te pone de los nervios, termina siendo un cliché exagerado.

Derrotar al dictador corrupto implica alzarse en armas junto a los guerreros locales que buscan la libertad, The Golden Path. La nueva ambientación en el Himalaya encaja realmente bien con los diversos desafíos que esconde el mapa, y se nota una menor desconexión con algunas de las actividades que la que percibimos en el último juego, en el que partir en busca de misiones secundarias desentonaba con la clara inmediatez de la historia. Aquí tiene más sentido sumergirte en el amplio mundo y dejarte llevar, ayudando a tus camaradas con objetivos menos importantes. Hay dos voces influyentes dentro de La Ruta Dorada, y deberás elegir bando en varias ocasiones conforme avanza la trama. Dependiendo del lado que elijas también irá cambiando el contenido, y tu lealtad tiene consecuencias de una forma u otra.

Far Cry 4Far Cry 4Far Cry 4Far Cry 4

La campaña te va llevando por una colección de misiones de diversos tipos, incluyendo incursiones sigilosas tras la línea enemiga o esas secuencias oníricas 'trippy' que caracterizan a la serie últimamente. En líneas generales mantienen una calidad bastante alta, y lo mismo se puede decir de las 'side quests' que vas cogiendo por el camino. Hay un montón por ver y por hacer; este mundo virtual está lleno hasta los bordes de distracciones y entretenimientos divertidos. La historia principal te lleva unas quince horas hasta ver el final, pero luego queda un buen número de misiones de personajes por afrontar. Más allá te esperan los incidentes emergentes con los que te vas topando cuando vas de un punto a otro, y siempre puedes montarte tu propia diversión improvisada, como buen juego de mundo abierto. Por lo tanto, no exageramos si decimos que aquí puedes encontrar decenas y decenas de horas de juego.

La propia región de Kyrat es montañosa, y por lo tanto algo más complicada de explorar que los terrenos de entregas anteriores. Los nuevos controles de conducción no resultan tan naturales y cómodos como los antiguos (aunque puedes volver a ellos si, como nosotros, no te manejas con un solo stick), mientras que para escalar los muros rocosos necesitas el equipamiento adecuado de escalada, lo que también cambia un poco el ritmo. Sin embargo, la verdad es que pinta fantástico, y que Ubisoft ha vuelto a conseguir un 'sandbox' de gran detalle para que jugamos por donde queramos, muy bien decorado. De hecho, de vez en cuando (sólo unos segundos, que el peligro acecha) apetece detenerse y contemplar una vista sobrecogedora, olvidando por un instante tanto asesinato. Dicho esto, el lustre se le va pasando después de unas horas; no llega a ser tan colorido ni exuberante como la isla paradisíaca que recordamos de Far Cry 3.

Las señas de identidad de la serie están ahí. Encontramos torres para escalar, puestos de avanzadilla por capturar, vida salvaje para cazar (y de la que extraer recursos para fabricar; hay tantas especies que terminas sintiéndote como un matadero autónomo), y una plétora de misiones adicionales, recados y desafíos escondidos para que los jugadores estén ocupados. Además, aprovechando la nueva ambientación, se suman a la mezcla nuevos vehículos específicos del lugar, complementando opciones que vuelven como las alas delta o los coches y camiones más estándar. Nuestro favorito ha sido sin duda el autogiro, aunque el tuk-tuk también es una novedad divertida.

Far Cry 4Far Cry 4

Para lidiar con todo esto cuentas con un gran arsenal de armas que puedes encontrar, emplear o personalizar, lo que significa que tienes un montón de formas de enfrentarte al enemigo. Los tiroteos están muy bien conseguidos, son fantásticos y viscerales, con unas mecánicas de combate estupendamente implementadas. Una vez más también cuentas con el arco y las flechas (que nos cautivó hace dos años) y una vez más tiene un efecto transformador: cuando lo llevas te sientes como un cazador salvaje. Los elementos que te cruzas y que están controlados por la IA no hacen nada demasiado ridículo o estúpido, introduciendo además varios tipos de enemigos que requieren un ligero cambio de estrategia. Si añades a todo esto la vida salvaje local, que no suele perderse muchas fiestas, debes tener en cuenta un montón de factores en cada combate.

Pero Far Cry 4 es mucho más que una serie de búsquedas solitarias. El juego viene con un editor de mapas con el que los jugadores más inspirados pueden crear desafíos para los demás, y los que hemos probado han sido bastante decentes. Es complicado valorar las misiones creadas por otros jugadores, pero baste decir que habrá una corriente continua de contenido adicional disponible para todos, mientras que los más creativos tienen la oportunidad de crear propuestas realmente interesantes. Por desgracia este editor no sirve para crear mapas multijugador, al menos de momento.

Luego están los modos multijugador separados de la campaña, tanto competitivos como cooperativos. Hemos podido echar unas cuantas partidas PvP para este análisis y nos han parecido asimétricas por naturaleza, con un equipo equipado con armas y el otro lanzando flechas desde el otro lado del campo de batalla. Los fundamentos argumentales del modo multijugador tratan sobre el alzamiento hasta el poder del antagonista Pagan Min, por lo que estos eventos están ambientados antes de la llegada de Ajay Ghale y del comienzo de la historia para jugar en solitario. Necesitamos jugar varias horas más para evaluar esta porción como es debido, porque en estos días pre-lanzamiento hemos jugado en servidores con poca gente, poco estresados. El potencial, no obstante, está ahí.

Far Cry 4Far Cry 4

El otro modo principal es la alternativa co-op, mediante la que un jugador sigue siendo el protagonista Ajay y el otro llega como invitado al mundo de juego como el personaje Hurk. La verdad es que aquí la diversión puede multiplicarse jugando a dobles, llegando a existir contenido que se puede afrontar en solitario, pero que se ha diseñado claramente con la cooperación en mente (así es también su nivel de desafío). Además es todo un gesto que el segundo jugador, pese a ser un personaje distinto, pueda importar todo su equipo de su propia partida y llevárselo para usarlo con su colega (a no ser, naturalmente, que ambos estén jugando en PS4 y aprovechando la promoción Llaves de Kyrat por la que el segundo jugador puede entrar a probar el juego gratis en co-op antes de comprarlo).

En resumen se trata de otro gran retorno de la serie. Se pueden encontrar muchas similitudes entre esta entrega y su predecesora, aunque todavía no tenemos claro qué ambientación nos gusta más. Hay algo menos seductor en este mundo de juego, y pese a que nos cuesta ponerle pegas a la escala y el espectáculo de esta aventura, quizá le falta el gancho que nos impactó en el soberbio Far Cry 3, por mucho que este sea el estreno de la franquicia en las nuevas consolas.

Que no se nos olvide antes de cerrar mencionar unos pocos puntitos negros: frustrantes puntos de reaparición, algún que otro 'glitch' (más frecuentes en el modo co-op), algunos subidones de dificultad innecesarios y lo complicado que puede ser acabar con algunos animales. Pero ninguno de estos fallos es capaz de bajar a Far Cry 4 del sobresaliente, porque tiene bondades de sobra para que se te olviden al segundo. Es un gigantesco y ambicioso shooter de mundo abierto y uno de los mejores juegos de 2014.

Far Cry 4Far Cry 4Far Cry 4Far Cry 4
Far Cry 4Far Cry 4
Far Cry 4Far Cry 4Far Cry 4Far Cry 4
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Enorme mundo donde se pueden hacer una barbaridad de cosas, interesante historia que va de la mano con la ambientación, geniales mecánicas de combate.
-
Quizá Pagan Min es un pelín exagerado de más, un par de problemillas técnicos menores, algunos picos de dificultad.
Publicidad: