Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

WWE 2K15

Nos enzarzamos con otro juego de wrestling de los expertos (en muy baja forma) del estudio Yuke's.

Publicidad:

En las últimas dos décadas hemos disfrutado de un buen puñado de juegos de wrestling realmente geniales, pero también hemos tenido que probar auténticos despropósitos. Por desgracia, la franquicia WWE se ha ido inclinando hacia el segundo grupo recientemente con algunas entregas bastante flojas, por lo que llevo un tiempo pensando que los responsables del desarrollo -el estudio Yuke's- deberían ser sustituidos para recuperar la calidad.

Cuando 2K Games se quedó con la licencia WWE y anunció que se implicaría en el desarrollo de la serie de lucha libre, no solo aportando la experiencia del estudio Visual Concepts, sino también ofreciendo su tecnología gráfica, empecé a soñar con el mejor resurgir de la franquicia. Entonces, ¿qué tal es este WWE 2K15? ¿Es la revolución que estábamos esperando? ¿Es el juego que lleva la serie a una nueva generación y que vuelve a funcionar tan bien que divierte incluso a los que no les gusta el wrestling?

Publicidad:

La respuesta es tan sencilla como triste: no. Pero dejadme explicarlo con mayor detalle y describir por qué, en el fondo, todavía le quedan algunas cualidades que pueden servir a algunos fans de WWE.

WWE 2K15

Para empezar, 2K Games se ha dado cuenta de que la franquicia necesita desesperadamente un cambio radical. Por lo tanto, han decidido volver a construir desde cero el sistema de combate, pero por desgracia no han tenido demasiado éxito a la hora de dar con nuevas soluciones interesantes para esos problemas que llevan unos años dando la lata. El mayor de ellos, en mi opinión, son los frustrantes contraataques que terminan terriblemente sobreexplotados ahora que no hay bloqueo y que no es posible esquivar ataques.

Aparte de esto, el juego va demasiado lento. Puede que en la TV parezca que el wrestling es así de lenta, pero sigue siendo interesante todo el rato por el culebrón y la sobreactuación que lo sustenta todo, y porque siempre pasan cosas inesperadas. Si algún luchador mete la pata a la hora de ejecutar un ataque y entonces deben improvisar, se suelen ver carteles y signos divertidos entre el público, y los comentaristas dicen algo que suele provocar la risa. El juego no tiene nada de esta personalidad adicional, y el ritmo más lento detectado en esta ocasión no ayuda nada para animar la cosa; no encontramos una dimensión adicional para el entretenimiento. Parece lento y torpón, a secas.

Por si no fuera suficiente hay un sistema de resistencia o 'stamina' que provoca que esos luchadores lentos de por sí sean aún más lentos cuando el combate lleva unos minutos. Los luchadores más flojos (algo que técnicamente no existe en este juego, pero ahora iremos a eso) se cansan inmediatamente, conformando una versión en cámara lenta de un juego que ya era lento. Además, una serie de eventos de pulsaciones rápidas QTE se ha introducido (por suerte se pueden apagar en algunos modos de juego), algo que me gustó al principio, pero que pronto resultó siendo una idea terrible que nunca debieron implementar.

Otros aspectos tampoco me han gustado nada, como por ejemplo esos gráficos tan mediocres. Vivimos una extraña realidad en la que Visual Concepts está consiguiendo el videojuego de deportes licenciado más realista y espectacular para las nuevas consolas (NBA 2K15) y en la que también hacen el juego más feo de este tipo (WWE 2K15). Ya me decepcionaron algo los gráficos de EA Sports UFC el pasado verano, pero aun así están en un nivel completamente distinto al de este juego, hasta el punto que el apartado técnico necesita que lo vuelvan a hacer desde cero. Además te esperan insoportables tiempos de carga en demasiadas ocasiones, para sumar al fastidio.

Hay que reconocer, no obstante, que el escaneo facial de los luchadores suele ser bastante bueno, tanto que destaca sobre esos cuerpos tan poco sorprendentes. El problema es que algunos ni siquiera han sido escaneados, como ocurre con el rostro de CM Punk, lo que provoca que parezca que lo han hecho con un editor de personajes de un RPG de los de antes. Luego, mediante captura de movimientos moderna, se han incorporado unos cuantos movimientos nuevos que también quedan bastante bien, pero una vez más marcan el contraste con las animaciones peor realizadas, delatando la diferencia entre lo viejo y lo nuevo. Todo esto resulta en un todo desigual. Por ejemplo podemos poner cuando un luchador que está muy cansado (no le queda 'stamina'), se mueve a cámara lenta y decide ejecutar su ataque especial. De repente, es como si volviera a estar en plena forma, encadenando el ataque a una velocidad totalmente distinta a la que hacía los movimientos hace un segundo. Y cuando termina esta animación, vuelta a la pesada cámara lenta.

El modo principal en solitario de WWE 2K15 es MyCareer, donde creas tu propio wrestler y le intentas llevar por el camino de la victoria hasta la gloria. Conseguirlo es algo sorprendentemente fácil, pero luego también increíblemente limitado en cuanto a la apariencia, sobre todo considerando lo buenos que son los creadores de personajes en otros juegos. La comparación más obvia y flagrante es con los RPG, donde las elecciones sobre la corpulencia y forma corporal quedan cubiertas bajo elaborados ropajes y armaduras, mientras que aquí, que todos suelen ir semidesnudos, esas opciones se convierten en otro problema. Además también falta la oportunidad de asignarle al luchador una entrada propia y única, y me hubiera encantado haber aprovechado música propia o crear secuencias chulas en Jumbotron para la entrada en el cuadrilátero. Con todo, los menús van bastante rápidos, y cuando toca escoger los ataques, es fácil encontrar tus preferencias.

Luego tienes que pasar por un tour de entrenamiento en el NXT, para luego pasar a la WWE como poco más que un saco de arena, antes de ir creciendo en popularidad y finalmente terminando en Wrestlemania con la ocasión de convertirte en el campeón del mundo oficial. Todo el rato lo pasas sumando puntos que luego se pueden invertir para enseñar a tus luchadores nuevas técnicas. Personalmente me lo paso como un enano con las patadas de arriba abajo y con cualquier movimiento que aproveche las cueras. Por lo tanto, es donde suelo gastar los puntos.

WWE 2K15

Los combates en sí nunca serán tan emocionantes como podrían haber sido con un mejor 'scripting' o reglas de actuación bajo guión, por lo que al final todo parece bastante poco inspirado. Por regla general, los enfrentamientos terminan pareciéndose bastante entre sí, una vez has averiguado cómo abusar del sistema dando con técnicas que funcionan con una eficiencia implacable. Por supuesto puedes intentar jugar de otra forma para refrescar la experiencia, pero incluso entonces no pasará mucho hasta que encuentres nuevas formas de explotar las flaquezas de la inteligencia artificial.

En ese apartado es en el que 2K Games debería implementar más cambios a mejor para la entrega del año que viene. Es hora de desprenderse de todo este sistema y de hacer algo completamente nuevo; conseguir un script realmente bueno con elecciones que de verdad tengan impacto y significado, con interesantes giros de la historia y con momentos mucho más atractivos. Conforme está, sólo sirve para los fans del wrestling más dedicados, y no debería ser así.

Pero es que luego esos fans de la lucha se quejarán de la grave falta de contenido respecto a juegos anteriores. Personalmente me gusta la idea de los jueces invitados, uno de los muchos elementos eliminados. Además, eso de llamar Superstars a los luchadores parecen habérselo tomado demasiado en serio los desarrolladores: casi todos los wrestlers masculinos tienen un valor general de unos 80 puntos, fastidiando por completo la escala de 100 puntos.

Lo que sí me gusta y espero que 2K Games siga mejorando es la idea de seguir rivalidades legendarias de antaño. En este caso se trata de Cena y CM Punk, Shawn Michaels y HHH. Hay vídeos interesantes, una presentación excelente y mejores combates repletos de momentos épicos para volver a saborear. Todavía no es perfecto y por desgracia tampoco presenta contenido suficiente (aunque puede ser una buena señal que queramos más), pero las ideas están ahí y espero que sigan desarrollándolo en el futuro.

Al final, WWE 2K15 sólo consigue aprobar por los pelos. Con un poco más de frustración repito lo que he dicho al principio de esta review: creo que la responsabilidad de avanzar los videojuegos de WWE de ahora en adelante debe quedar en manos de otro estudio. Este juego puede entretener a los mayores fans de WWE hasta cierto punto, pero si no eres un consumidor acérrimo de esta disciplina, no merece la pena.

WWE 2K15WWE 2K15
05 Gamereactor España
5 / 10
+
Rostros realistas, gran selección de luchadores, 2K Showcase es divertido.
-
Animaciones irregulares, ritmo de juego desequilibrado, rácano en contenido, gráficos mediocres.
Publicidad: