Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Iron Front - Liberation 1944

X1 Software procura sumergirte de lleno en una guerra muy auténtica. En algunas cosas, el realismo es sorprendente. Pero antes de cantar victoria, llega un ejército de problemas...

Publicidad:

Pocos juegos bélicos consiguen representar con fidelidad lo que es la guerra. Sinceramente, no creo que haya ninguno. En la mayoría de los casos, la guerra en los videojuegos no es nada más que un gran cartel de publicidad del ejército americano, donde el jugador lleva a uno "de los buenos" y se carga a un montón "de los malos". A veces cumple su deber en situaciones comprometidas, actuando de formas bastante censurables. Pero da igual: siempre es una lucha entre el bien y el mal.

Sin embargo, una cosa que no puedes ver es que la guerra sucede entre personas humanas. Y si estamos hablando de soldados, no hay buenos y malos, sino únicamente vencedores y vencidos. Iron Front Liberation 1944 te pone en el papel de un soldado alemán durante la Segunda Guerra Mundial, dando la vuelta a la tortilla habitual. De repente, me doy cuenta de que no soy uno de los malos: soy, simplemente, un soldado. Un tipo que cumple órdenes.

Publicidad:

Debo decir que me sorprendió increíblemente este juego. Esto es lo que podríamos denominar un FPS táctico, pero con un fuerte componente de simulador. Puedes morir con un solo disparo, la munición escasea, las armas de fuego tienen un fuerte retroceso, no es nada sencillo identificar al enemigo y es aún más difícil acertarle.

Iron Front - Liberation 1944

Y aun así, podemos explotar los recursos del campo de batalla: conducimos, utilizamos artillería pesada, cañones antiaéreos, tanques. Hacemos el trabajo del conductor, el pasajero y el tirador a la vez. Recibimos órdenes de los superiores y damos órdenes a los subordinados. En una palabra: guerra.

La campaña sigue la historia de un soldado alemán llamado Neumann en el frente oriental. El enemigo está atacando con todo, así que los alemanes comienzan a retirarse de forma gradual. Por desgracia, nuestro superior es un capullo mariscal de campo, dispuesto a sacrificar decenas de vidas innecesariamente. No es una historia particularmente original, pero suficiente como para entretener.

Iron Front - Liberation 1944

Luego está la campaña rusa, para ponernos en la piel de un ejército que está venciendo. Es un buen cambio de perspectiva que permite disfrutar de las mejores armas del juego: los tanques.

Como decíamos, no obstante, la guerra no es nada fácil. No luchamos cara a cara contra el enemigo, como suele ocurrir en los FPS. Por regla general, el enemigo está muy lejos, escondido, lo que provoca que nos quedemos atascados en la misma posición durante varios minutos, esperando a que se retire o muera. Es en estos momentos cuando te das cuenta de lo interesante que resulta el aspecto estratégico de un juego que no debería entenderse como una experiencia de acción pura: todo movimiento, todo disparo debe ser evaluado concienzudamente. Considera, por ejemplo, que es posible ajustar las mirillas del rifle según la distancia del blanco. Hay que tener en cuenta muchos aspectos antes de apretar el gatillo, y si resultas herido, apuntar es una tarea casi imposible a causa del temblor de las manos.

Iron Front - Liberation 1944
Iron Front - Liberation 1944
Publicidad: