Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Mario Party 10

Por fin Mario y compañía se montan su primera fiesta en Wii U. Hemos estado jugando con y sin Amiibo.

Publicidad:

Solo quedaban dos rondas y mi amigo se sentía confiado con 58 estrellas recogidas. Yo, por el contrario, tan solo tenía 30, por lo que la partida estaba bastante decidida. Una tirada de dado después, terminamos en una casilla de Bowser y él sugirió jugar por la mitad de las estrellas de todos. Mi amigo tenía que apostar 29 estrellas, mientras que yo solamente tenía que apostar 15, y el resto de jugadores menos aún.

Publicidad:

Había comenzado un minijuego en el que habíamos lanzado una bomba hacia un montón de Bob-ombas, y la idea era crear una reacción en cadena lo más pequeña posible. Al final, gané la ronda y, de repente, me encontraba nadando entre estrellas. Mi amigo no estaba tan contento, pero, durante la siguiente ronda, le robaron 10 estrellas y luego se volvió a encontrar de nuevo a Bowser, que le quitó la mitad de las estrellas que le quedaban. Casi sin darse cuenta, ya estaba fuera de juego.

Mario Party 10

En cualquier otro juego, se habría enfadado mucho ante esta situación. Pero en Mario Party 10 nos encanta. Esa sensación pura y sin adulterar de que puede pasar cualquier cosa con cada tirada del dado. Puedo tomar las mejores decisiones estratégicas y ganar todos los minijuegos, pero al final suele ser la suerte la que decide el resultado.

Esto está pensado para que cualquiera pueda jugar. Mario Party 10 es un juego en el que la gente que se rió con el desafío que supone Super Meat Boy puede jugar prácticamente en las mismas condiciones, como un niño de cinco años que no ha jugado nunca ningún Mario. El mejor jugador ganará más frecuentemente, pero no siempre. Súmale a esto el prestigio de ganar en los diversos minijuegos y tendrás un paquete bien equilibrado.

Mario Party 10

Mario Party 9 supuso un nuevo comienzo para la serie. En lugar de juegos que llevaba una hora completar, donde ibas dando saltitos en un tablero, Mario y su equipo se subían a un vehículo y emprendían una pequeña aventura. El número de minijuegos disminuyó, se añadieron más eventos aleatorios y se sustituyeron las monedas y las estrellas por miniestrellas. Mientras que a algunos jugadores les encantaron los cambios, otros nos estaban de acuerdo con ellos.

Yo pertenecía al primer grupo. Es cierto que había desventajas, pero Mario Party necesitaba evolucionar como juego, y eso es exactamente lo que pasó. Los niveles tenían temáticas más pronunciadas con minijefes y un gran combate al final. Con Mario Party 10, los desarrolladores de Nd Cube continúan su trabajo desde donde lo dejó la entrega anterior, esta vez con un concepto más moderno. Sin embargo, en esta ocasión, también existe la opción de jugar a minijuegos tradicionales si tienes Amiibo del Reino Champiñón disponibles para desbloquearlos.

Mario Party 10

Los Amiibo funcionan de forma similar a cuando hay un contenido descargable en un disco, ya que no puedes acceder a él a menos que tengas el tipo de Amiibo correcto. Y es probable que quieras tener más de uno para poder elegir entre varios. Esto podría haber sido una buena idea si no fuera por el hecho de que Nintendo te obliga a usar al Amiibo también durante el propio juego. En cada tirada del dado, es necesario que el Amiibo toque el GamePad. Esto nos recuerda a cuando se sustituyó el pulsar el botón A con la necesidad de agitar el Wiimote en la generación pasada.

Personalmente, tengo varios Amiibo para mis amigos y para mí, pero tener que estar sujetándolos mientras juegas no es la cosa más cómoda del mundo precisamente. Habría sido mucho más práctico usar el Amiibo solo para desbloquear el contenido y que luego permaneciese desbloqueado mientras la consola Wii U estuviera encendida o mientras se estuviera jugando. Es muy poco probable que se use incorrectamente y la mayoría de los coleccionistas de Amiibo son reacios a sacarlos de sus cajas.

Mario Party 10

Si no tienes problemas con esto, puedes contar con que va a haber mucho contenido de los Amiibo, algo que ha resultado en menos tableros normales en Mario Party 10. Hay cinco para escoger, así como un minijuego puro diseñado con esmero. Tengo que decir que, en conjunto, es un poco decepcionante.

En cuanto anunciaron la consola Wii U, predije que pronto llegaría un nuevo Mario Party. Está claro que me equivoqué, ya que ha tardado en aparecer unos dos años y medio. Resulta extraño dadas las nuevas grandes posibilidades que ofrece el GamePad en el juego. Pero parece que Nintendo no le ha sacado mucho partido al GamePad y solamente se usa en alguna ocasión.

Mario Party 10

Durante los juegos normales, Bowser se encuentra tras seis conjuntos de barras, cada una de las cuales representa una tirada del dado. Cuando has realizado seis tiradas, Bowser aparece y le complica las cosas a la persona que ha hecho la tirada decisiva, aunque también coloca trampas más adelante. Si bien nos gusta ver a Bowser tras las barras (y a Toad en uno de los niveles), no es exactamente el uso más impresionante que se le puede dar a la segunda pantalla.

Sin embargo, existe un modo de juego en el que cuatro jugadores tienen que evitar al quinto que juega como Bowser. Es una variación agradable en el juego que ofrece algunos momentos desternillantes, pero da la impresión de que ha sido poco desarrollado. Parece más una bonificación que una adición sustancial. Esperemos que termine de desarrollarse más en el futuro, ya que el concepto básico es sólido, pero enseguida se hace pesado.

Los minijuegos de Mario Party 10 son geniales y de mayor calibre que los anteriores. Con todo, se produce un error extraño en un nivel en el que corres automáticamente mientras te agachas y saltas. Para saltar, hay que ondear el Wiimote y, para acelerar, hay que agitarlo. Es una lástima, ya que el evento habría sido mucho mejor con los controles adecuados. Otro inconveniente es el minijuego en el que se te asigna la tarea de contar enemigos pequeños como Goombas. Pero, desafortunadamente, puedes ver qué opción escogen tus amigos. Por lo tanto, se convierte en una carrera para encontrar el número correcto antes que los demás y nadie coge la alternativa equivocada. Si las alternativas estuvieran escondidas (por ejemplo, pulsando la cruceta en varias direcciones para coger una opción), hubiese sido un evento sublime.

Hay alrededor de 80 minijuegos en total, por lo que uno o dos fallos no son muchos. Hay muchos geniales. En mi evento favorito, Mario y el resto del equipo saltan sobre la ladera de una montaña en la que las paredes que se mueven te pueden empujar o te puedes caer, pues el suelo se mueve. Puedes vacilar a tus amigos mientras te mantienes alerta y esperas tener un poco de suerte. La mezcla perfecta de los ingredientes de Mario Party.

Mario Party 10Mario Party 10

En resumen, Mario Party 10 es casi un imprescindible en tu colección, tan solo por el hecho de ser muy apropiado para jugarlo con todos tus amigos y tu familia. Es increíble ver, por primera vez, minijuegos y tableros imaginativos y bonitos en gráficos de alta definición. Algunas decisiones en el diseño son un poco pobres, por lo que no se trata de una de las mejoras entregas de la franquicia, pero no existe otro juego de tablero digital que pueda desafiarlo.

07 Gamereactor España
7 / 10
+
Minijuegos sorprendentemente buenos. Modo Bowser entretenido. Tableros clásicos. Diseño precioso. Muchos elementos para desbloquear.
-
Compatibilidad con Amiibo mal pensada. Pocos tableros de juego básicos. Sin estadísticas.
Publicidad: