Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Project CARS

El Proyecto se hace realidad. Hemos estado unas buenas horas al volante del nuevo aspirante a rey del género.

En la actualidad, los títulos triple A (grandes producciones) implican y necesitan una gran inversión para hacerse realidad y es lógico que las editoras no quieran arriesgarse en muchos casos, pero, aun así, cuando no consiguen ver el verdadero potencial de un título, realmente están condenando un proyecto al fracaso, incluso antes de que haya empezado. Lo bueno es que ahora hay otra alternativa para que los creadores y desarrolladores puedan ver sus sueños hechos realidad y, de forma añadida, que conecten directamente con los jugadores, y todo ello es gracias al ‘crowdfunding'. Justamente eso es lo que hizo el estudio londinense Slightly Mad Studios, cuando pidió a los fans de los juegos de coches que apoyasen económicamente su título para poder llevar a cabo su proyecto de un simulador de carreras. Sin embargo, la desarrolladora no se detuvo ahí, sino que les dejó a los jugadores implicarse de forma directa en el proceso de desarrollo, con el objetivo de mejorar todo lo posible el producto final. Y así nació el Proyecto CARS: el Community Assisted Racing Simulator (Simulador de Carreras Asistido por la Comunidad, en español).

Y después de muchos retrasos, aquí estamos, con el título preparándose para colocarse en la línea de salida de las consolas de nueva generación (donde ya compiten simuladores como Forza Motorsport y pronto Gran Turismo) y de PC (donde están los máximos exponentes del género como GTR y ahora llegan otros como Assetto Corsa). Nosotros hemos podido probar la versión de PC, mientras que nuestros compis de Suecia corrieron con el juego en una PS4, y la valoración general es prácticamente la misma.

Publicidad:

Pero metámonos de lleno en la experiencia: la introducción muestra la amplia visión del desarrollador, cubriendo todos los aspectos y opciones posibles con lustrosos y brillantes vídeos y mucha ‘voiceover'. Para los que seáis entusiastas de los coches, os aseguramos que hay muchísimo donde elegir: podéis escoger la dificultad a vuestro gusto y también la asistencia a la conducción, y sois libres de empezar como queráis vuestra carrera como conductor dentro del juego. Es progresión en estado puro y no hay dinero ni experiencia. En vez de eso, tendréis que firmar con un equipo de carreras y conducir para ganar puntos. Si tenéis éxito en vuestras carreras, se os ofrecerá correr en una división más alta y ya os avisamos de que hay muchísimas. Comenzaréis con karts y los coches menos conocidos, pasaréis a elegir entre los GT más clásicos o los vehículos de Fórmula y acabaréis vuestra exitosa carrera con los prototipos legendarios de Le Mans.

Publicidad:

Además, jugar el modo Profesional es un desafío en sí mismo. Nada más salir de la parrilla de salida ya se puede observar que no se trata de un título de carreras arcade. Encended el motor, liberad el embrague y pisad a fondo el acelerador cuando llegue la luz verde y ahí comienza todo. Y así es con todo el juego: todo tiene muchísimo detalle. Podréis correr todo un fin de semana de carreras, desde los entrenamientos, pasando por la clasificación, hasta la carrera en sí y todo con muchos ‘pitstops'. Sin embargo, conducir bien y saberos los circuitos no os servirá para llegar a lo más alto del podio: tendréis que preparar tácticas y manteneros muy atentos a la radio del equipo por si os envían instrucciones y consejos.

Project CARSProject CARS

Lo cierto es que consigue crear una experiencia muy absorbente y llena de adrenalina y, con la dificultad adecuada, ya os avisamos de que no será nada fácil ascender de entre los últimos puestos hasta conquistar lo más alto del podio. Cada carrera es una experiencia épica y única, con lo que consiguen que no sea sencillamente aguantar toda la temporada y esperar que la perseverancia de resultados. Aunque es cierto que está la ya típica opción de Repetición o Rebobinar para poder evitar los errores en la pista, la experiencia no va de repetir y repetir, sino de cruzar primero la línea de meta; y para ello tendréis que considerar al milímetro cada aspecto del coche y de la carrera.

No obstante, no os asustéis con todo esto que contamos, la conducción no es tan despiadada como os lo estamos pintando. Más bien al contrario, la reacción de los vehículos es menos castigadora, quizá más natural que en otros títulos como Forza Motorsport 5. El agarre está un pelín por encima e incluso podréis controlar con menos esfuerzo de lo esperado las máquinas con muchísimos caballos, como el RUF Porsche. Y eso es gracias a la influencia de conductores profesionales como Ben "The Stig" Collins, que, entre otros, contribuyeron en el juego. De hecho, a Ben, antiguo conductor profesional de Top Gear, no le gusta jugar los títulos de carreras porque cree que las físicas de la conducción son demasiado estrictas. En su opinión, aunque se puede simular con mucha eficiencia cualquier aspecto técnico del coche, hay un componente humano que permanece completamente apartado de la experiencia virtual. En un coche real, podéis sentir las diferentes fuerzas actuando en vuestro cuerpo, mientras que, en un juego, eso no se puede incluir. Así, el equipo ha trabajado duro para equilibrar la experiencia entre conseguir bien los factores físicos y mantener el realismo, por ejemplo, con cosas como la temperatura de los neumáticos, que ahora influyen mucho en la sujeción.

Las versiones de consola de Project CARS se quedan un poco atrás en el apartado gráfico, sobre todo al compararlo con la versión para PC, aunque es un producto con unos gráficos muy bien conseguidos y muy elegantes sin importar la plataforma en la que juguéis, y en el que, además, bajo esa máscara gráfica, el juego es exactamente el mismo. En la pista, puede haber hasta 45 vehículos con sus respectivos motores rugiendo y sufriendo las inclemencias de ese sistema climático tan dinámico del que presume Slightly Mad. Tanto el acabado visual de los vehículos como los entornos son asombrosos, pero hay un pequeño desliz gráfico, que se muestra como un poco de 'screen tearing' cuando la acción se vuelve intensa. Y aunque no todas las carreras tienen un nivel de detalle fabuloso, se les perdona, porque la cantidad de trazados (que no de lugares) llega a las tres cifras y eso es maravilloso. No solo las pistas son buenas, sino que también hay unos escenarios fantásticos (en caso de que seáis capaces de apartar los ojos de la carretera para admirarlos), y el Modo Carrera está rematada con eventos especiales en los que podréis conducir varios coches históricos y supercoches.

Todo ello es un sinónimo de variedad y es algo en lo que Project CARS sobresale, sin duda. No obstante, uno de los puntos flacos del juego es la falta de disponibilidad de coches. En los circuitos del modo para un jugador y en las del modo multijugador online, solo encontraréis un puñado de coches entre las diferentes clases y muchas compañías ni siquiera salen en el título, porque no estaban interesadas en cooperar con el proyecto ni el estudio; y la verdad nos parece un grave error, porque es probable que el juego vaya a tener mucho éxito entre los aficionados a los simuladores de carreras.

De hecho, ahora que hablamos de esto, hay un diferencia interesante entre este título y los de la venerada serie de careras de PlayStation, Gran Turismo. La histórica franquicia de Sony siempre destacó mucho más la variedad de coches como una de sus principales bazas, mientras que la conducción era algo más secundaria. Así, Project CARS absorbe la conducción y la pone en el centro de toda su experiencia. ¿El resultado? Pues que Project CARS lleva a cabo un homenaje al 'motorsport', a las carreras, a la emoción de la persecución, a la alegría de controlar perfectamente vuestro nuevo coche, etc. Toda esta calidad es lo que hace que Project CARS entre de lleno en el Hall de la Fama del género de carreras. ¡Pero, ojo! No supera a la competencia: todavía les falta algo en tamaño y equilibrio y el audio, por desgracia, es bastante deficiente. A pesar de que los motores suenan bien, los crujidos de la carrocería al chocar y el chirrido de los neumáticos suenan muy bajo en toda la mezcla.

No obstante, no son más que pequeños fallos y es evidente cómo enmendarlos. Nuestra conclusión es que Project CARS consigue refrescar un poco el género de los títulos realistas de carreras de coches y establece un nuevo nivel de expectación que los próximos títulos del género tendrán que, por lo menos, alcanzar para poder entrar a competir por los fans. E incluso para entonces, sospechamos que Slightly Mad Studios habrá refinado este título con futuros DLC y parches. Es genial que llegue a los circuitos de PC y consolas un nuevo competidor con tanto entusiasmo.

Project CARSProject CARS
Project CARS
Project CARSProject CARSProject CARS
Project CARSProject CARSProject CARSProject CARS
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Aspecto fabuloso, profunda experiencia de conducción con mayor naturalidad y mejor agarre, amplio y variado Modo Carrera.
-
Se queda corto de cantidad y variedad de coches, algunos problemas de audio.
Publicidad: