Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
ANÁLISIS

SPEC OPS: THE LINE

La primera vez que consultamos un resumen del guión de Spec Ops: The Line preguntamos si el juego podría ser toda una gran referencia a Apocalypse Now.

Un pequeño grupo de soldados enviado a una tierra sin dueño para hallar a un coronel perdido, un hombre que podría haber roto el compromiso de defensa y haberse llevado a todas las fuerzas militares consigo. Considerando que ese coronel (John Konrad) hasta comparte apellido con el autor de Heart of Darkness -el libro en el que se basa por encima Apocalypse Now- la conexión parece evidente.

No hacen falta más de 20 minutos con el juego para que la inspiración quede clara. Y teniendo en cuenta la recepción y galardones del clásico de Hollywood, no parece para nada una mala elección.

Spec Ops: The Line
Publicidad:

Dubái sufre los efectos de la mayor tormenta de arena que recuerda el ser humano, un fenómeno que casi se traga la ostentosa urbe. El desastre es total, la incesante tormenta imposibilita las conexiones de radio con lo que antes era una metrópolis.

El Coronel John Konrad, héroe de guerra y veterano de Afganistán, decide redirigir sus tropas de la división 33 de infantería, desde su retirada planeada en territorio afgano hacia el emirato árabe, para echar una mano en la evacuación.

Publicidad:

Medio año pasa sin señales de vida desde la ciudad arrasada por la tormenta hasta que un día Konrad emite una tímida señal de socorro. Alguien sigue vivo. No queda otra: tú y tu equipo de soldados Delta Force debéis aproximaros en misión de reconocimiento para descubrir qué demonios está pasando en Dubái.

La visión que te da la bienvenida no es alentadora. La batalla campal entre los insurgentes locales y la 33 aún sigue su curso, aunque no pasa mucho tiempo hasta que adviertes que algo no va nada bien en el corazón de la ciudad devastada.

Spec Ops: The Line

Por alguna razón teníamos la impresión de que Spec Ops era un shooter táctico, de esos en los que debes comandar a tus camaradas, observar al enemigo, planear los ataques y ejecutarlos con sincronización perfecta.

Pues no lo es.

Es cierto que hay algunos aspectos estratégicos. Puedes pedir a tus acompañantes que ataquen a ciertos enemigos (y son lo suficientemente listos como para hacerlo en silencio si la situación lo requiere), pero más allá de esto el juego se inclina mucho más hacia el estilo de Gears of War, con uso constante de la cobertura y oleadas de enemigos que atacan sin cesar.

Y no es nada malo. Puede que las mecánicas de juego de Spec Ops no sean originales, pero es complicado exportar estos elementos con éxito. Y mientras te alejes del modo de dificultad más fácil, hay un buen puñado de secuencias de acción bien diseñadas que presentan un gran desafío.

Spec Ops: The Line

Incluso hay algunas novedades únicas. A menudo, puedes disparar contra ventanas o tragaluces que están a punto de reventar a causa del peso de la arena que contienen, provocando avalanchas que enterrarán todo lo que encuentren a su paso. Parcialmente 'scripted', pero está bien.

El sonido de las armas es algo plano, pero esa es una de las pocas pegas que podemos encontrar en los tiroteos. La munición limitada te obliga a ser preciso (nada de repartir plomo sin cuidado) y a cambiar continuamente el arsenal. Hay una buena colección de armas de fuego, así que pronto te verás buscando tus favoritas entre las ruinas.

Los checkpoints, o más bien la ocasional separación excesiva entre los mismos, es un problema. Tener que volver a empezar desde el principio algunas secuencias que presentan diversas zonas y suman más de 10 minutos de acción es bastante molesto.

Spec Ops: The Line

Pero es la historia, la forma de contar el relato, lo que eleva a Spec Ops: The Line. Con ella, pasa de ser un buen juego de acción a una experiencia muy recomendable.

No queremos destriparte nada más aquí, más allá de comentar que, aunque el juego pueda inspirarse fuertemente en Apocalypse Now, sabe impactar con sus propias cosas y resulta mucho más que un tributo. La atmósfera parece de una Vietnam moderna y desesperada: cuanto más te sumerges en el juego, más lejos llega la locura y la violencia.

Es bastante refrescante que un shooter militar ignore totalmente los típicos clichés de los terroristas y las armas de destrucción masiva, en lugar de esto tratando las complicadas consecuencias humanas, la desesperación y la psicosis masiva. Está hecho realmente bien. Spec Ops: The line solo tiene cosas en común con juegos como Call of Duty en el sentido más superficial. Uno siente que la elección del género y la ambientación se realizaron porque apoyarían mucho mejor al relato, y no al revés.

Spec Ops: The Line

A toda esta narración ayuda la excelente y creíble actuación vocal (Nolan North interpreta el papel principal) y la brillante banda sonora, que también potencia esa sensación de Vietnam moderna. Lo mejor de todo es que aunque existan cantidad de escenas de corte, la mayor parte de la historia se va contando mediante el diálogo y la acción en pleno juego.

En definitiva, Spec Ops: The Line es un shooter contundente que podría no aportar mucho a nivel jugable, pero que está envuelto en un relato increíble que mantendrá a la mayoría pegados a la pantalla. Nosotros acabamos repitiendo el último capítulo cinco veces sólo para que no se nos escapara ni un detalle. No muchos juegos pueden presumir de lo mismo.

Mira el tráiler de lanzamiento de Spec Ops: The Line

08 Gamereactor España
8 / 10
+
Excelente historia y narrativa, genial ambientación, poderosa banda sonora, buena jugabilidad de shooter.
-
Demasiado espacio entre puntos de guardado, falta algo de originalidad en la mecánica.
Publicidad:
BETA +