Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Everybody's Gone to the Rapture

Un concepto original que trata de revolucionar la narrativa interactiva a la vez que incide en el propio jugador.

Publicidad:

Hay algo importante que debes saber antes de lanzarte a la distopía que es Everybody's Gone to the Rapture, que el tipo de trabajos que hace el estudio que lo ha creado, The Chinese Room, no son exactamente videojuegos, son experiencias. Como ocurría con uno de sus predecesores más ilustres, Dear Esther, el juego de este prometedor equipo británico ofrece una jugabilidad minimizada, es una experiencia completamente narrativa en la que la única tarea del jugador es reunir las piezas de un puzle misterioso mientras da vueltas por este mundo en busca de alguna pista que sirva de ayuda.

Publicidad:

Puede que la propuesta sea incompleta para quienes están buscando un "juego" en el sentido estricto de la palabra, pero por el contrario Everybody's Gone to the Rapture demuestra ser una experiencia completa que no necesita tomar prestados los clichés de la novela de ciencia ficción del último siglo, si no que ofrece un sentido filosófico profundo a la especie humana, entre otras cosas. Si consideramos que The Chinese Room escogió seguir un camino con Dear Esther a través del que crear una forma nueva de narración interactiva, este proyecto exclusivo de PS4 ha supuesto dar un paso más, entrelazando temas profundos como el amor, la fe y la ciencia en una senda que más bien parece un paso introspectivo. Para el jugador, quiero decir.

Everybody's Gone to the RaptureEverybody's Gone to the RaptureEverybody's Gone to the Rapture

Estamos en un pueblo precioso y bucólico en Shropshire, Inglaterra en una mañana de verano de 1984. O, más bien, en lo que queda de ella tras un apocalipsis (el rapto del título en sentido bíblico). Parece que el tiempo se ha parado de forma mágica y que los únicos vestigios de la existencia de vida humana con sus restos materiales, como los coches aparcados, las colillas amontonadas en los ceniceros de un pub y las bicicletas tiradas por las aceras. Es como si toda gente se hubiera desvanecido, como si tuviera algo que hacer, y una fuerza misteriosa les hubiera borrado de la faz de La Tierra. Vamos a ir sabiendo más de sus vidas poco a poco, según vamos explorando las calles y locales, abiertas a la exploración. Sobre todo, de la de seis personajes que poco a poco se van a convertir en los protagonistas de este juego.

La voz humana llega a ti a través de teléfonos que siguen sonando y de mensajes de radio, la única forma de romper ese silencio incomprensible que caracteriza a los escenarios del título. Poco a poco, enlazando palabras y reconstruyendo conversaciones, se empieza a dibujar su perfil, a saber sobre su vida y sobre el mundo en el que estuvieron. A juzgar por sus conversaciones, cualquier diría que era idílico, aunque escondía secretos oscuros.

Everybody's Gone to the RaptureEverybody's Gone to the RaptureEverybody's Gone to the Rapture

Como decía al principio, Everybody's Gone to the Rapture es una experiencia que se caracteriza por su jugabilidad minimizada. Lo único que tiene que hacer el jugador es interactuar con los entornos, entrar en las casas y detectar tantas pistas como pueda sobre las causas de este Rapto. Pero lo más importante es tratar de entender todo cuanto pueda sobre a esos personajes que hacían ahí su vida. Ambientaciones emotivas que recuerdan a lo mejor de la tele de los años 60 americanos, a obras maestras como En los límites de la realidad u otra citadas por los propios autores como las obras de John Christopher, y una protagonista con la misma sed de conocimiento que Ellie Arroway, el personaje de Jodie Foster en Contact, de Robert Zemeckis. El nuevo juego de Chinese Room tiene una narrativa absorvente, que te arrastra literalmente hasta el interior del título y te obliga a aprender más sobre lo que está ocurriendo. Al final, el objetivo de la partida no es averiguar qué ha causado ese apocalipsis, sino saber más sobre la gente que se ha llevado por delante.

El impacto que crea el título se ve agrandado aun más por el gran trabajo de los actores de doblaje, en inglés. Sin embargo, flaquea cuando se trata de mantener el ritmo, demasiado diluido. Es cierto que esta decisión permite que el jugador se tome la exploración con tranquilidad y pueda visitar cada rincón del mapa para que pueda descubrir a su aire esas piezas, pero a veces da la sensación de que lo que han hecho ha sido alargarlo por donde no había más. Sin duda, hay gente que se aburrirá en esta fase de la partida.

Otro de sus problemas es que gráficamente no es constante. Los entornos me han dejado con la boca abierta por lo cuidado que está hasta el más mínimo detalle, un aspecto que recuerda al de The Vanishing of Ethan Carter. Han utilizado de forma excelente las luces y las sombras para profundizar en la sensación de realismo, pero hay bajones muy apreciables, parpadeos y otros bugs que no le hacen ningún bien.

Everybody's Gone to the RaptureEverybody's Gone to the RaptureEverybody's Gone to the Rapture

Dejemos de lado por un momento todos estos errores y volvamos a la experiencia en su conjunto. Everybody's Gone to the Rapture es emocionante y profunda, te llega. También contribuye a que esto ocurra una banda sonora muy acertada. Esta forma de contar la historia experimental de The Chinese Room resulta ser un producto de mucha calidad, que incluso puede llegar a lograr que el jugador reflexione sobre aspectos esenciales de su vida y su existencia.

Está claro que no todos los jugadores van a verlo así, que su estatus de no-juego (algo que en esta industria significa "producto cultural en el que se requiere la participación y la acción por parte del jugador") va a provocar una profunda división de opiniones. Pero si estás buscando una experiencia sublime, capaz de dejarte con más preguntas de las que tenías cuando comenzaste, no deberías perderte Everybody's Gone to the Rapture.

08 Gamereactor España
8 / 10
+
Una gran historia con un fuerte impacto emotivo. Una ambientación evocadora y una banda sonora excelente; gran trabajo de doblaje de voz.
-
Un ritmo mu lento; falta de acciones concretas para el jugador; algunos errores técnicos.
Publicidad: