Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Devil's Third

La primera obra de Itagaki tras Dead or Alive y Ninja Gaiden llega finalmente a Wii U con muchas más sombras que luces, aunque es una de esas joyas de lo mediocre.

Mis gustos cinematográficos son un tanto extraños. Tanto me puede apetecer ver la última superproducción palomitera en cartelera como revisitar la filmografía de David Fincher; me puedo quedar planchado en el sofá si engancho cualquiera de las pelis llenas de testosterona del incombustible Stallone, pero también hacerlo si televisan El hombre de acero, solo por el placer de criticarla. Hasta hoy, no creía que un videojuego pudiese ser el equivalente a lo que me ocurre con cintas como la del último Superman. Pero entonces Devil's Third llegó a mis manos.

Es irrebatible que la primera obra de Valhalla Game Studios es fea, se sustenta en unas mecánicas anticuadas y no merece pertenecer a la actual generación. Sin embargo, pese a todos los palos que le van a caer, debo admitir que el juego tiene magnetismo. Quizás sea por estar protagonizado por un tío duro de los que, por suerte, están en extinción. Es como si el juego no se acabase de tomar en serio o como si hubiera querido ser tan pretencioso que el resultado es ridículamente gracioso. En todo caso, vayamos a describir qué diablos es Devil's Third.

Publicidad:
Devil's ThirdDevil's Third

Hablamos del primer trabajo de Tomonobu Itagaki, el creador de Dead or Alive, tras abandonar Tecmo y el Team Ninja en 2008. Originalmente es un juego que iba a lanzar THQ para PlayStation 3 y Xbox 360, algo que no se materializó por la conocida desaparición del sello californiano. El proyecto se congeló hasta que en Nintendo creyeron que el proyecto merecía una segunda oportunidad. En cuanto a fases de desarrollo se refiere, la de Devil's Third no ha sido precisamente un camino de rosas. Pero ni con esas se justifica el pobre resultado final.

El juego nos planta en mitad de un conflicto bélico mundial a raíz de la caída de toda la red de satélites que orbita nuestro planeta. Estados Unidos entra en crisis y su solución es reclutar a Ivan, un exmercenario ruso que hasta entonces estaba en la cárcel. Resulta que sus antiguos compañeros de batallitas tienen algo que ver con lo sucedido y a él le toca deshacer el entuerto. Pese a que el argumento promete, al final se limita a ser el telón de fondo bajo el cual se justifica la lluvia de balas, cuchillos y lo que convenga que tiene lugar en Devil's Third.

Respecto al estilo de juego, se intenta mezclar el 'hack'n'slash' con los tiroteos en primera persona, sin solventar la papeleta en ninguno de los dos géneros. Ivan cuenta con una katana con la que repartir tajos a las hordas de enemigos que se dejan caer, muchos de los cuales también van armados. Aun así, debido al número de soldados que suele haber, la única opción plausible es optar por las armas de fuego relegando los cuchillos y las espadas para cuando apenas queden un par de rivales.

Devil's ThirdDevil's ThirdDevil's Third

El combate cuerpo a cuerpo se siente antiguo, con un sistema para fijar enemigos que da más problemas que soluciones. Las esquivas y los bloqueos se realizan con el mismo botón, con la única diferencia que realizaremos los primeros si, a la vez, desplazamos el stick analógico hacia un lado. Este sistema de control también da bastantes disgustos y es bien común que Ivan haga lo contrario de lo que le pides. El único punto a favor es que tendremos varias armas a elegir y cada una cuenta con una secuencia de eliminación bastante chula. Pese a lo que insistió Itagaki, jugar con el mando pro de Wii U no mejora las cosas.

Este sería un problema menor si la mecánica principal funcionase como es debido, cosa que tampoco ocurre. Todo el juego se desenvuelve en tercera persona excepto cuando nos ponemos a disparar. Es entonces cuando Devil's Third luce una de sus peores caras, con una mira que deja bastante que desear en cuanto a realismo y un sistema de apuntado con serios defectos, tosco y con algunas armas sin retroceso. Por poner un ejemplo, con la metralleta puedes mantener pulsado el gatillo tanto como quieras; la puntería no se verá afectada.

En Devil's Third la cuenta de errores es más larga que la lista de la compra de un sábado. Hay caídas serias en la tasa de imágenes por segundo tanto en secuencias cinemáticas como en pleno juego, y texturas que se toman su tiempo a la hora de cargar. El sistema de coberturas, pese a ser automático al acercarte, da problemas al apuntar y falla dejándote vendido cuando crees que no lo estás. El diseño de niveles es unidireccional y, en la mayoría de casos, te limitas a recorrer un pasillo. Los jefes de nivel pasan de ser extremadamente fáciles a terriblemente injustos, y no se libran de sufrir algún que otro 'bug'. Por último, a nivel técnico ni siquiera llega a los mínimos exigibles para un juego de la actual generación; en Wii U hemos visto joyas visuales como Mario Kart 8 o Bayonetta 2, así que tampoco se le puede achacar este fallo a la potencia de la consola.

Publicidad:
Devil's ThirdDevil's Third

Para rematar la faena está el multijugador, un añadido que no ha sido posible catar del todo. Este modo vendría a ocupar la otra mitad de todo lo que ofrece el juego, con todo un arsenal de trajes, armas y objetos con los que personalizar a nuestro personaje antes de entrar en batalla. Los enfrentamientos son muchos y variados, llegando a acoger hasta 8 jugadores por equipo o 16 en solitario.

Todo esto está rematado con un sistema de mensajería que funciona bastante bien. Es una lástima que todo este contenido venga manchado por las micropagos. Porque sí, Devil's Third incorpora unos huevos dorados como moneda de cambio, un objeto que se consigue únicamente con dinero real y a la vez aquél que ofrece el equipo que marca la diferencia. Resulta frustrante que el apartado que podría darle varios enteros al juego venga lacrado por una de las peores prácticas de esta industria.

Llegados a este punto el veredicto parece evidente, pero tal y como he mencionado al principio hay que apuntar algo importante: me he divertido con Devil's Third. Puede que sea porque el juego traía cola y al llegar a la prensa japonesa, la primera en catarlo, Itagaki tuvo que salir al ruedo para defender (atacando) un título que parecía insalvable. Tal vez esto ocurra porque, además, la historia no tiene ni pies ni cabeza y su protagonista parece ser consciente de ello al enfrentarse, descamisado y cigarro en mano, a todo un ejército armado. Pero el caso es que Devil's Third tiene cierto encanto si decides darle algo de margen (mucho, más bien), aceptar sus fallos y no tomarlo muy en serio.

Devil's ThirdDevil's Third
Devil's ThirdDevil's Third
Devil's ThirdDevil's ThirdDevil's Third
05 Gamereactor España
5 / 10
+
Tanto la historia como sus personajes pueden resultar verdaderamente divertidos si no los tomas en serio. La variedad de armas en el combate cuerpo a cuerpo invita a descubrir la secuencia de eliminación de cada una. El multijugador es bastante completo.
-
Un alud de errores que manchan tanto lo técnico como lo jugable, dejando en pañales a un título que solo sabrán apreciar los amantes de las obras fallidas. El multijugador se basa en las microtransacciones.
Publicidad: