Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Pokkén Tournament

Pokémon da el salto a la lucha de la mano de los creadores de Tekken.

Bautizado por la prensa como "el Tekken de Pokémon", llega por fin a nuestras Wii U la adaptación doméstica del arcade japonés Pokkén Tournament. Esta máquina recreativa, desarrollada en colaboración con el equipo de Bandai Namco responsable de la franquicia Tekken, nos ha sorprendido mucho por no ser lo que esperábamos. Y ha sido una sorpresa grata, porque Pokkén no es un clon de Tekken con Blaziken en lugar de Jim Kazama y Lucario reemplazando a Paul, en absoluto. Pokkén aboga por su propio estilo de juego, incorporando las mejores ideas de juegos de lucha tan distintos como Naruto, Budokai Tenkaichi y Street Fighter, y las combina en un gameplay complejo y novedoso. No es un producto hecho exclusivamente para contentar un capricho de los fans de los monstruos de bolsillo en su 20 aniversario, es un esfuerzo real por innovar en un género tan difícil como es el de la lucha 1 contra 1.

Publicidad:

Es difícil entrar a definir un nuevo sistema de combate, pues no es algo que se haga todos los días. La inmensa mayoría de juegos de lucha lo que hacen es iterar sobre mecánicas ya existentes desde hace años. ¿Cuando fue la última vez que aparició una nueva franquicia de este género? Para aclarar qué es Pokkén, lo mejor será ir por partes.

Lo primero que llama la atención es que los combates están divididos en dos fases de juego, la fase abierta y la fase de duelo. La fase abierta nos permite movernos libremente por el escenario en cualquier dirección, al más puro estilo Naruto o Budokai Tenkaichi. En esta fase tenemos que aproximarnos al oponente mientras esquivamos sus ataques a distancia. Una vez conseguimos acertarle unos cuantos golpes consecutivos saltamos a la fase de duelo, donde la cámara se sitúa en la clásica vista lateral y los controles se asemejan más a lo que conocemos de un Tekken o un Street Fighter. Después de completar algún combo poderoso que mande lejos al contrario el juego vuelve al estado de fase abierta, y así continúa el ciclo hasta que termina el combate.

Publicidad:

El equipo de Bandai Namco no ha hecho ninguna concesión al público casual, ni ha dado por hecho que el jugador habitual de Pokémon que pueda estar interesado en Pokkén deba recibir un juego sencillo y accesible. Al contrario, la complejidad de Pokkén se mide en mecánicas solapadas unas sobre otras, forzando al jugador a estar atento a diversos factores que varían en una décima de segundo. Se ha introducido la mecánica de "piedra, papel, tijera" en forma de un triángulo de movimientos "ataque, contraataque y agarre", cada uno capaz de neutralizar al otro, y no sólo eso, sino que encontramos otro triángulo de prioridades muy a tener en cuenta entre los ataques bajos, altos y aéreos. Los combos están a la orden del día, formados por ataques rápidos (bajos, medios y altos), contundentes y especiales, con combinaciones de dashes aéreos, agarres, remates en el aire y palizas contra la pared del escenario. Cada personaje tiene un repertorio de movimientos y combos muy nutrido que llevará muchas horas de vicio llegar a dominar.

Pokkén TournamentPokkén TournamentPokkén Tournament

Como base jugable es más que suficiente, pero Pokkén incorpora además otros elementos que enriquecen la estrategia del combate. Para empezar tenemos el medidor de Sinergia, una barra que se va cargando poco a poco y que permite entrar en modo UltraSinergia, lo que a su vez no es más que un estado de fuerza superior en el que nuestro Pokémon se vuelve más rápido, resistente y poderoso. En la mayoría de los luchadores este estado está tematizado como una Mega-Evolución, mientras que en los contendientes que aún no disponen de ella (te estoy mirando a ti, Pikachu) se justifica con un brillo en modo berserker. Durante la UltraSinergia podemos lanzar el UltraAtaque, un movimiento 'ultimate' que viene a ser el equivalente de los Rayos X de los modernos Mortal Kombat, y que bien ejecutados hace un daño enorme al rival. Los UltraAtaques son espectaculares y sin duda son uno de los mayores atractivos visuales de los combates Pokkén.

Más allá de las Mega-Evoluciones y algún ataque reconocible, muy poco ha quedado de las batallas Pokémon en la jugabilidad de Pokkén. Lo que sí ha permanecido de alguna manera son los cambios de estado. Algunos movimientos y apoyos pueden inducir cambios temporales en las estadísticas de los Pokémon, ya sea incrementar su fuerza de ataque, o reducir la velocidad del contrario. Son una capa más de estrategia sobre el gameplay. Algunos combatientes como Chandelure (como lo oís, el Pokémon fantasma con forma de lámpara es un luchador seleccionable en Pokkén) se basan mucho en cambiar los estados del rival.

Nuestro Pokémon no está solo en la lucha. Antes de entrar a pelear podremos asignarle una pareja de Pokémon de apoyo, que pueden variar desde el pequeño Eevee hasta Pokémon legendarios como Reshiram. Una vez cargada su barra de Apoyo, podremos invocarlos para que nos echen una mano infligiendo daño al rival, saboteando su estado o mejorando el nuestro. Por otra parte, en todo el juego nos acompaña una ayudante humana que nos da bonificadores entre rondas, a elegir entre muchas combinaciones, ya sea aportándonos sinergia o apoyo según el número de ronda o si hemos ganado o perdido la anterior. Todos estos extras al combate están presentes en cualquier modo de juego, ya sea single-player, aventura, multijugador local u online.

Lo que también está siempre presente es la progresión de personaje. Entre combates podremos mejorar las estadísticas base de nuestro Pokémon en cuatro apartados distintos, ataque, defensa, sinergia o estrategia (apoyos). Esto hace que en buena medida nuestra competitividad en combate dependa no sólo de nuestra habilidad con un Pokémon sino del número de combates que hayamos disputado con él, por lo que en cierta forma se nos obliga a 'farmear' experiencia en el modo en solitario si queremos ser verdaderamente competitivos en el online.

Dicho todo esto, el online ha demostrado funcionar muy bien durante sus primeros días con los servidores abiertos. El sistema de matchmaking nos mantiene 10 segundos en espera de encontrar rival, y si no lo encuentra nos mantiene en espera mientras peleamos contra la máquina. Si en mitad del combate encontramos pareja, el combate se interrumpe y pasamos a luchar contra un jugador. En general, y con muy pocos jugadores conectados simultáneamente (lo hemos podido probar poco antes de que salga a la venta oficialmente), tarda menos de un minuto en encontrar rivales, por lo que la experiencia ha sido muy satisfactoria. En condiciones normales y sin problemas de conexión por parte de alguno de los jugadores, la experiencia de juego es óptima y apenas se percibe retraso o lag alguno.

La selección de luchadores se extiende a 16 Pokémon, 14 de ellos desbloqueados de serie y 2 de ellos secretos. Se clasifican en tres tipos, ya sea que estén orientados a pegar fuerte, moverse rápido o encadenar combos. El reparto de monstruos está enfocado a representar a los Pokémon más poderosos y espectaculares, con pesos pesados como Charizard, Garchomp o Machamp, aunque también se ha dejado un hueco para criaturas más ágiles y pequeñas como Pikachu, Braixen o Weavile.

La experiencia en solitario de Pokkén consiste en un modo de combates libres contra la máquina y los combates de Liga. Se nos ofrecen cuatro Ligas, desde la fácil Liga Verde hasta la exigente Liga Chroma. Aquí vemos la única concesión al público novato en este tipo de juegos. La curva de dificultad resulta exasperantemente plana durante las dos primeras Ligas, y no es hasta la tercera Liga cuando los combates empiezan a adquirir cierto interés. Cada Liga está compuesta de tres fases, la primera nos hace competir en series de cinco combates, y en función de nuestro número de victorias ascendemos cierta cantidad de rangos. Si conseguimos llegar hasta los ocho primeros puestos (lo cual nos puede llevar varias series de cinco combates), participaremos en un torneo de tres duelos para llegar al primer puesto. Una vez hemos alcanzada la primera posición, podremos optar a un combate de promoción para saltar a la siguiente Liga.

Entre todos estos combates, se nos presenta un breve arco argumental en el que conoceremos a Mewtwo Oscuro, una misteriosa criatura que pone en jaque a toda la competición. No es un añadido muy extenso al conjunto, pero se agradece el intento de darle algo de trasfondo argumental al juego y la intención de innovar presentando a alguna criatura exclusiva de este juego.

Ya hemos visto que Pokkén tiene personalidad propia, y que no es tan Tekken como esperábamos. ¿Pero cuánto tiene de Pokémon? Pues tampoco tanto como podríamos imaginar. Más allá de un puñado de parejas de Pokémon de apoyo y los escenarios desbloqueables, no hay mucho material extra ni coleccionables de interés. Se infrautiliza bastante el potencial de la franquicia y las recompensas aleatorias se limitan a ropa para nuestro avatar de entrenador y para nuestra ayudante, así como distintas barras de título muy similares a las que vimos en Tekken. Nada que ver con el universo Pokémon y el inmenso trasfondo que guarda. Aquí Pokkén Tournament tiene mucho que aprender de otros spin-off de la franquicia que sí han sabido aprovechar esta riqueza.

Pokkén TournamentPokkén TournamentPokkén TournamentPokkén Tournament

Al margen de su parquedad en contenidos, otro aspecto negativo del juego está en su apartado técnico. A Pokkén le pesa mucho ser un port de recreativa, y el paso a Wii U no ha sido todo lo acertado que debiera. Las escenas cinematográficas y los menús lucen de maravilla, pero una vez en el juego en sí, la imagen se nota reescalada desde una resolución muy inferior, con bordes de sierra muy marcados y baja resolución de texturas. Los escenarios no ayudan, y aunque a primera vista resultan muy llamativos, se les nota un acabado bastante pobre cuando nos fijamos en los detalles. Por contra, Pokkén Tournament corre en nuestras consolas a 60 frames estables, algo muy necesario en un juego tan frenético como este.

Pokkén Tournament viene a llenar un hueco que muchos fans de Pokémon entrados en años veníamos reclamando, un spin-off de acción maduro y complejo donde los combates Pokémon quedaran representados de forma espectacular, y protagonizado por las criaturas más feroces y poderosas de este universo. De paso, Namco Bandai y The Pokémon Company se han sacado de la manga una jugabilidad única, compleja y apasionante. Lástima que a Pokkén Tournament le pese la novedad, en forma de contenidos escasos y un nivel técnico francamente mejorable. Esperemos que futuras entregas de la franquicia puedan solventar estas deficiencias. De momento nos quedamos con un arcade de lucha frenético, espectacular y emocionante. ¡Pégales a todos!

Pokkén TournamentPokkén Tournament
Pokkén TournamentPokkén Tournament
Pokkén TournamentPokkén TournamentPokkén Tournament
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Combate distinto, con lo mejor de otros de lucha combinado en algo único. Profundo y desafiante. Los Pokémon nunca quedaron tan impresionantes. ¡Nada mejor que ver a Mega-Blaziken dándole una paliza a Mega-Lucario! El online funciona por ahora muy bien.
-
Escasos contenidos para un jugador y poca integración con el universo Pokémon. Apenas hay coleccionables relacionados con la franquicia. Mal port de recreativa. Por culpa del reescalado, los gráficos no lucen todo lo bien que deberían en Wii U.
Publicidad: