Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Borderlands 2

Hay que ser habilidoso para hacer que una acción repetitiva sujete un FPS normalito. Ahora bien, prometer (y cumplir) 60 horas de juego manteniendo la frescura suena más a milagro que a esfuerzo de diseño.

Publicidad:

Y pese a todo, Gearbox se las apaña muy bien. Con una fórmula que resulta infalible durante casi todo el tiempo de juego, te ponen a patearte toda tu aventura a través del páramo de Pandora, su arduo escenario. Y para un juego de este tamaño y estilo, lo que sorprende aún más es que el término 'grindar' (dar vueltas para completar tareas repetitivas) nunca entra en el léxico de tu suma constante de bajas enemigas según te abres paso en este planeta.

Borderlands 2 te suelta en los vastos páramos de Pandora: múltiples áreas de estilo hub (distribuidor) de gran escala y climatología cambiante, conectadas mediante pantallas de carga disfrazadas de puertas o de puestos de transporte rápido.

Publicidad:

La mayor parte de la interacción con los moradores de Borderlands 2 se realiza mediante el intercambio de plomo. Cada zona está poblada por una mezcolanza de vida salvaje indígena, bandas psicópatas y mastodónticos robots asesinos, todos en relación directa con un caos latente.

Los puestos fronterizos 'amigos' se encuentran muy de vez en cuando, y no creas que alojan a individuos menos psicóticos. La diferencia es que creen que merece la pena permitirte ayudarles como un solucionador de problemas armado hasta los dientes. Esto significa que te apuntarás a un montón de misiones que te devolverán a las llanuras o que te plantarán ante fortalezas enemigas para ir cumpliendo objetivos... o morir en el intento.

Borderlands 2

Y ahí reside la repetición: lo mires por donde lo mires, durante la mayor parte de tu partida en Borderlands 2 estás intentando moderle buenos bocados a las barras de energía de los enemigos y a sus escudos, de la forma más eficiente posible, antes de que tus objetivos (casi siempre va en plural) te hagan lo propio. Solo hay un puñado de misiones, de hecho, en las que no se dispara ni una bala. Y una de ellas es la fiesta de cumpleaños más triste, violenta y espantosa a la que te hayan invitado.

Sí, una fiesta de cumpleaños. Si bien Borderlands 2 es incapaz de esconder la simplicidad de los marcos que plantean sus misiones, tiene lo que hay que tener para ir inventando razones cada vez más estúpidas para cumplirlas. Como aquello de atraer a un asesino demente hacia el hogar de su acosador para jugar a las cocinitas. O prender a un enano religioso en las mandíbulas de un dragón en un barco para mandarlo a "la siguiente vida".

Gearbox hace un trabajo increíblemente bueno a la hora de 'venderte' las misiones. Aunque la personalidad de la misión principal se inclina hacia la familiaridad aburrida (otra resistencia local frente a un lord malvado), las personalidades que te vas encontrando y la forma de proponerte las misiones generan una variedad que resulta completamente única (aunque la aparición de ciertos personajes les sonará más a los que jugaron el original).

Lo mismo pasa con las misiones secundarias (por mucho que en los menús las tachen de "intrascendentes"). Las vas cogiendo con júbilo y te las pasas todas porque son muy divertidas. En ninguna ocasión añadimos un nuevo punto de ruta en el mapa con la idea en mente de 'grindar' puntos de experiencia: eso es buena prueba de la calidad del guión, de la actuación vocal y de lo divertidas que son las mecánicas generales del juego. Nada parece forzado, nunca te parece que estés haciendo tareas porque sí, pues siempre estás completamente enganchado.

Borderlands 2

Pero el juego tiene sus defectos y bajones. Al principio (y esto es cuando te aproximas a las 10 horas jugadas) comienzas a cansarte de corretear una y otra vez por los mismos campos, de enfrentarte a los mismos tipos de enemigos (coloreados según la banda a la que pertenecen, vale, pero sin duda salidos de la misma fábrica). Sanctuary, el principal puesto de avanzadilla amigo descubierto al principio del juego, está casi vacío, con muy pocos personajes no jugables y aún menos 'side quests', lo que lo hacen un lugar poco atractivo de frecuentar, como una oportunidad perdida.

Entrar en las mismas áreas una y otra vez, porque las misiones se crucen sobre las mismas zonas, va provocando que dejes de explorar por la diversión de explorar, pues sabes que otra misión te llevará a localizaciones que de otra forma eludirías durante otra trama de misiones.

Y aunque el humor se mantiene excéntrico y siempre en forma, puede que eches algún bostezo después de unas horas: a fin de cuentas, también te cansarías de tu comedia favorita de la tele si te la tragas entera en un maratón. Aquí pasa lo mismo, e incluso las continuas transmisiones de tu antagonista Jack el Guapo en tu comunicador (la moda esta generación para moldear el villano principal) van perdiendo fuerza humorística poco a poco.

Pero esta parte algo gris es más bien fugaz. La introducción de las tropas Hyperion coinciden con otro cambio de marcha del juego y se te olvida que hubo algo por debajo de la sexta.

Borderlands 2

Estos soldados blindados de Jack el Guapo tienen la mejor entrada en todo el juego. Es una visión que sigue deslumbrando, pues los esbirros robóticos se lanzan desde la base lunar de Jack, siempre presente en el 'skyline' de Pandora, lloviendo como meteoritos desde las alturas y cayendo en el suelo a tu alrededor.

Su aparición también significa el refuerzo de la idea de Gearbox de conflictos a varios bandos, algo con lo que solo pudieron flirtear hasta ahora. Con el abanico de enemigos y especies expandiéndose poco después (además de arreglar los problemillas de Sanctuary), se acabaron las cosas tediosas y ya no paras de hacer malabares con las armas y con los ítems en pleno combate para sobrevivir.

Borderlands 2
Borderlands 2
Borderlands 2
Borderlands 2
Publicidad: