Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Hotline Miami

Miami en torno a 1989 es un lugar extremadamente violento y siniestro, donde vigilantes enmascarados arrasan el submundo criminal de la ciudad... entre estrambóticos y "viajes ácidos".

Publicidad:

Hotline Miami es brutal. Aunque los gráficos se mantienen de forma deliberada en el aspecto basto y pixelado para recordar a la era de los 16-bit, sigue siendo uno de los juegos más grotescos y violentos que han llegado a publicarse en muchos años.

Sangre, tripas y cerebros saltan por todos lados, dependiendo del arma que utilices. Cuando ejecutas a un enemigo que está derribado, rematando su cabeza con un bate o tubería (o con tus propias manos), el juego permite unos cuantos golpes más de lo necesario.

Publicidad:

Pero no es solo el violento baño de sangre lo que define Hotline Miami, pues sus mecánicas y sistema de juego tienen igual o más importancia. Parece una versión estrafalaria del clásico GTA.

Además Hotline Miami es un juego difícil, en el que medio segundo separa la vida de la muerte. Siempre te superan en número de lejos, los reflejos de los enemigos son increíblemente rápidos y puedes caer en un periquete: suele bastar un golpe o disparo.

Hotline Miami

Por lo tanto, pasas mucho tiempo muriendo. Pero no pasa nada, porque con pulsar un botón volverás a estar en la acción sin rastro de tiempos de carga. Como en Super Meat Boy, morir sin parar forma parte de la experiencia, así que morirás muchas veces antes de encontrar la ruta perfecta a través de las hordas de enemigos.

Si bien hay muchas armas de fuego y no te puedes quejar de su rendimiento, aprenderás rápidamente las ventajas de jugar con sigilo, pues el ruido suele ser suficiente para que vengan corriendo a por ti.

Por otro lado puedes echar puertas abajo o derribar a los enemigos (luego les cuesta un rato recuperarse). De esta forma, la sincronización y la determinación son esenciales; en un rato sabrás exactamente cuándo irrumpir en una habitación y a quién cargarte primero, para luego retroceder y esperar que los demás pasen por la puerta.

Es complicado y como decíamos morirás un montón, pero eso quiere decir simplemente que el alivio por sobrevivir y la recompensa son mucho mayores.

Hotline Miami

Y aún hay más en Hotline Miami que manchurrones rojos y reflejos veloces. Es un pastiche ochentero con una atmósfera propia de David Lynch. Pronto dudarás entre el mundo real y el de los sueños.

Misteriosos mensajes de contestador te dicen dónde ir a matar todo bicho viviente, y tras cada misión hay una pequeña intermisión en la que te pasas por una pizzería, tienda, cafetería, videoclub o similar donde siempre te espera el mismo hombre tras el mostrador, siempre para insistirte en que lo que recibes ahora está "on the house".

Parece que los sucesos estrambóticos y la psicosis forman parte del día a día para nuestro héroe, y aunque el juego no es precisamente directo en su relato, a uno le queda la clara impresión de que hay un contexto para toda la violencia insensible. Te dejamos que lo descubras por ti mismo.

Hotline Miami

Todo queda cosido mediante una de las bandas sonoras más cañeras que hemos oído. Impactantes sonidos techno y roñosos bajos de sintetizador subrayan la atmósfera frenética cuando estás por ahí partiendo cabezas, una música ambiental que contrasta muy bien con las piezas de los menús y las secuencias, más cerca del rock y el dream.

Y aunque los gráficos, como decíamos, no son precisamente bonitos, saben marcar una línea gruesa para bajar el tono de la brutalidad y la locura que estás desatando. El fondo hace un flash cada vez que golpeas a alguien y el suelo gira y se inclina poco a poco cuantas más almas envíes al otro mundo.

Hotline Miami

Quizás Hotline Miami diga algo sabio sobre los juegos y la violencia y sobre cómo administramos nuestro tiempo de ocio. Quizás simplemente se trata de un juego de acción duro, sucio, raro, siniestro y extravagante.

Pero lo cierto es que la combinación de gráficos simplistas, brillante banda sonora, violencia sin descanso, atmósfera mística de pesadilla y una jugabilidad rápida y desafiante lo convierten en uno de los mejores juegos de acción que he probado en mucho tiempo. Hotline Miami es tremendo lo mires por donde lo mires y un maravilloso ejemplo sobre lo lejos que puedes llegar con pocos medios, siempre que tengas una visión clara.

Como cuesta más o menos como una pizza, no tienes excusa para no hacerte ya con este fuck 'em up de vista cenital. Cómpralo. Ahora mismo.

Hotline Miami
Hotline Miami
Hotline Miami
Hotline Miami
Hotline Miami
Hotline Miami
Hotline Miami
Hotline Miami
Hotline Miami
Hotline Miami
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Demencialmente adictivo, difícil sin llegar a frustrar, soberbia BSO, tono siniestro.
-
La violencia extrema es mala.
Publicidad: