Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Dead Space 3

Comenzó como una serie de terror y suspense espacial, pero poco a poco se fue inclinando hacia la acción descuidada. ¿Cómo termina la primera trilogía Dead Space?

Publicidad:

A Isaac Clarke le cuesta sudor y lágrimas mantenerse en pie. Una y otra vez acaba en el suelo a causa de explosiones repentinas o desagradables tentáculos. Una y otra vez, los andamiajes y puentes que se vienen abajo, o las avalanchas, terminan con los huesos de Clarke cayendo por cuestas, precipicios y laderas.

Todo esto es muy dramático, claro está. O al menos debería serlo. Pero lo cierto es que tú, como jugador, te sientes como un extra, o como un actor que debe seguir un guión y desempeñar un papel, en lugar de contar con un control real de la situación y decidir cómo enfocarla. Yo lo llamo "La Trampa Uncharted". Dead Space 3 se mete en ella hasta las rodillas, con botas de nieve y todo.

Publicidad:

Casi todas las veces que una explosión u otro efecto ambiental envían a Isaac por los aires, el juego te obliga a quedarte mirando mientras el protagonista consigue salvarse por los pelos una vez más. En otras ocasiones tienes que aporrear un botón concreto, una mecánica que en el contexto del juego es tan entretenida como contemplar cómo se seca la pintura de una pared. Y cuando por alguna razón fracasas en estos eventos, el resultado es tan decepcionante que parece un chiste. Y la cosa nunca se pone emocionante.

Dead Space 3

Es algo sintomático en Dead Space 3. Intenta a la desesperada ser emocionante, intenso y dramático, pero la constante búsqueda de momentos culminantes se convierte en un ruido estático que nunca consigue engancharte o conmoverte. Es, simplemente, aburrido.

Los unitologistas, lunáticos religiosos del apocalipsis que creen que ya ha pasado el tiempo de la humanidad y que ahora les toca a los necromorfos, se han hecho con el control de los llamados Marcadores, artefactos alienígenas que comenzaron todo el lío con estos bichos. En otras palabras, el infierno ya está aquí. Isaac debe salir por patas del planeta en el que ha estado más o menos en paz desde que los lunáticos lo señalaran como la mayor amenaza contra su meta sagrada.

Esto deriva en un encuentro con Ellie, del juego anterior. Es una reunión con un grupo de científicos cortitos de mollera y soldados-cliché andantes, que además incluye el triángulo amoroso más petardo y soso que tenido que soportar jamás. Ellie y los científicos están atrapados en una chatarra espacial que orbita alrededor de Tau Volantis, planeta que aparentemente es el origen de los Marcadores, y cuyos secretos podrían ser la clave para salvar toda la humanidad. Vamos, que tenemos que pasarnos por allí.

Se trata de una historia de videojuego bastante típica, pero como los personajes (sin excepción) resultan tan indiferentes, tampoco le prestas demasiada atención.

Dead Space 3

Así las cosas, el juego debe sostenerse o caerse del todo según su jugabilidad. Desmembrar a los necromorfos con el fin de matarlos cuanto antes siempre ha sido la piedra angular del sistema de combate de la serie. Lo mismo ocurre aquí, pero es fácil tener la sensación de que el juego no ha mantenido las promesas que ha venido realizando. Puedes arrancar las piernas de algunos enemigos a tiros, mientras que otros parece que se han puesto patas de acero inoxidable. Algunos bichos presumen de unos brazos grandes y cubiertos de púas, que terminan en enormes garras, pero otros los llevan tan pegados al cuerpo que la diferencia entre un disparo en el brazo y un tiro al dorso es casi inexistente. Con esto te queda la sensación de que sólo hay un punto específico (y para nada indicado) en cada parte del cuerpo capaz de activar la tan deseada amputación, y que todos los impactos en el resto del miembro no sirven para nada. Bah.

Peor aún es el hecho de que la gran mayoría de enemigos presenten exactamente el mismo comportamiento. Con pocas excepciones, todos los necromorfos siguen un modus operandi con el que intentan acercarse todo lo posible y apuñalarte en toda la cara. Isaac no es precisamente un sprinter, y las peleas casi siempre están confinadas dentro de espacios bastante reducidos, por lo que, en la práctica, sueles acabar con la espalda contra un muro o una esquina, esperando poder empujar al enemigo para ver si por fin puedes reducirlo a tiros.

Dead Space 3

Pronto se hace un proceso realmente monótono, y no parece que haya opción de que el combate se desarrolle de otras formas. Tampoco ayuda que las peleas sean siempre tan predecibles. La luz se va parcialmente, las puertas quedan bloqueadas y los enemigos comienzan a derramarse en la escena a través de conductos de ventilación y otras pequeñas aberturas en las paredes. Acabo de describir más de la mitad de los encuentros hostiles de Dead Space 3. Llega a un punto en el que puedes señalar por dónde saldrán los enemigos desde el momento en que pisas una sala nueva. Y hay un montón de combates por el camino.

Entonces no hay tensión. Es una pesadez. "Déjame en paz para que pueda seguir con el juego, especie de zombi asqueroso" Los mecanismos se quedan obsoletos ya en las primeras horas de juego, sin importar el nivel de dificultad.

La cosa se pone un poco más interesante cuando tienes que luchar contra los unitologistas, pues prefieren mantener la distancia y quedarse en la cobertura con sus ametralladoras y granadas de mano, lo que deja algo más de margen y libertad para jugar y expresarse. Por desgracia, hay muy poquitas batallas así.

Dead Space 3

Sin embargo, Dead Space 3 no está completamente falto de aspectos medianamente rescatables. El sistema de manufactura, que te permite construir tus propias armas a base de fragmentos, desmantelarlas y volver a montarlas como te apetezca, es un buen invento. En un momento estarás pasando un buen rato descubriendo nuevas piezas y probando sus efectos, e incluso puedes incorporártelas, al más puro estilo MMO. Montar un combinado de escopeta y lanzallamas es algo que no está nada mal.

Y cuando el juego se toma un respiro eventual de la constante cabalgata de monstruos y te deja explorar por tu cuenta, hay que admitir que ofrece una atmósfera exquisita y unas fabulosas vistas. En el primer tercio del juego te envían varias veces a hacer el paseo espacial, y cada caminata es todo un placer (hasta que los diseñadores no pueden contenerse más y envían a un par de necromorfos a por el jugador).

Tampoco hay ningún problema con los valores de producción. El juego tiene un aspecto notable de principio a fin, especialmente las vistas espaciales. La actuación vocal es decente, por mucho que el guión provoque bostezos, y no hay señal de problemas técnicos. Aun así, el audio en general es otra decepción. El primer Dead Space consiguió producir algunos de los sonidos y ruidos mejor conseguidos y más efectivos hasta la fecha, un apartado en el que la tercera entrega se queda en el anonimato.

Dead Space 3
Dead Space 3

Dead Space 3 ha perdido la identidad: no sabe lo que quiere ser. Está demasiado ocupado con las grandes explosiones y los constantes ataques de monstruos como para encontrar el tono adecuado, y por lo tanto fracasa como videojuego de terror. Por otro lado, las mecánicas son muy pesadas y dependientes de clichés, y el combate demasiado monótono como para sostener una experiencia de acción. Entonces, ¿qué nos queda? Un juego que no impresiona en ninguna de las áreas que de verdad importan.

Quizás es mejor en co-op -esa parte del juego que no hemos tenido ocasión de testear-, pero para el jugador solitario, Dead Space 3 es todo un chasco, tropezándose él solito en su búsqueda de emoción y drama. Al final termina siendo aburrido. Jugar Dead Space 3 de cabo a rabo es exponerse a sufrir, pero no como recordamos.

Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
Dead Space 3
06 Gamereactor España
6 / 10
+
Asombrosos decorados, evocadoras escenas espaciales.
-
Demasiadas y molestas pequeñas escenas de corte. Nada de emoción. Acción aburrida y predecible. Historia para olvidar.
Publicidad: