Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Tomb Raider

Crystal Dynamics retrasa el reloj de su heroína Lara Croft y relanza completamente la serie Tomb Raider. Cogemos el arco y nos vamos de aventura en plan Uncharted...

Publicidad:

Te puedes quedar afónico hablando de Lara Croft: el icono. O de Lara: el objeto sexual. O Lara: una de las pocas heroínas de los videojuegos. O incluso Lara: el símbolo del éxito de la primera PlayStation. Pero eso no sería tan interesante. Para los jugadores, lo relevante de la serie Tomb Raider siempre ha sido su diversión pura y genuina. La calidad de las entregas ha sido dispar, pero sin duda nos quedamos con ganas de mucha más Lara después de Tomb Raider: Underworld.

Publicidad:

Unos cuatro años después comienza esta aventura de los orígenes. En el nuevo Tomb Raider, una jovencita Lara Croft acaba de salir de la universidad y está ansiosa por subirse al barco Endurance, una nave que se dispone a realizar una apasionante expedición por la costa nipona. Por desgracia, los dioses de la climatología deciden naufragar sus planes en una zona conocida como el Triángulo del Dragón. Tras el accidente, Lara se ve obligada a encontrar comida, fuego, armas y naturalmente al resto del equipo en esta ubicación extranjera y desconocida. Desde ahí se despliega una aventura a mucha más escala, con unos peligros más evidentes que la tripa vacía y la escasez de champú.

Tomb Raider

Pronto se oye hablar de una tal Reina Himiko, antigua soberana de las fuerzas chamán a quien todavía veneran un puñado de tipos malos bajo las órdenes de un cretino llamado Mathias. La historia se va desarrollando a través de las conversaciones de Lara con sus amigos, pero también mediante diarios y monólogos desperdigados por los numerosos campamentos del juego. Finalmente, se puede conocer por encima la vida de la heroína antes del naufragio, utilizando la videocámara que encuentra al comienzo de la aventura.

Sinceramente, las tramas contra los fanáticos de esta isla parecida a la de Perdidos no han llegado a interesarme demasiado, y quitando a Lara los personajes son bastante irrelevantes y están repletos de clichés. El equipo de Lara es demasiado amplio como para generar verdadero compromiso emocional, mientras que los estereotípicos personajes de reparto (el tipo duro, el traidor, la mujer chulesca) tienen una clara representación. También es cierto que se puede decir lo mismo de la mayoría de juegos de acción, por lo que en términos relativos es una historia suficientemente decente.

Lara pasa por lugares de todo tipo en esta isla tormentosa en la que los tiroteos, las acrobacias y la resolución de puzles serán tus principales tareas. Un antiguo laboratorio de investigación, templos subterráneos, la polvorienta Shantytown y oscuros bosques hasta arriba de hambrientas manadas de lobos. La variedad no está mal, pero las misteriosas e incesantes tormentas que azotan la isla aportan un tono oscuro y gris sobre el conjunto, entristeciéndolo. Un poco más de luz solar no habría sobrado.

Tomb Raider

Como en los juegos de Uncharted, las acrobacias y las situaciones precarias van casi siempre 'sobre raíles' en este Tomb Raider, un enfoque que suele dividir a los jugadores. Con solo pulsar un botón, los saltos "imposibles" se convierten en espectaculares. Los terraplenes también están a la orden del día, con caídas estrepitosas seguidas de la precipitación de escombros letales (y siempre retratadas desde dramáticos ángulos de cámara). Es una técnica que no acaba de digerir todo el mundo. A mí no me va. Queda bastante ridículo cuando Lara, en cuestión de minutos, pasa zumbando por una tirolina, se la traga una salvaje corriente de agua, aterriza en una cabina de una avioneta a punto de desmoronarse y luego se lanza en paracaídas entre 18.000 copas de pino muy puñeteras. Es como darle al play a una película. Y a veces, lo de 'play' ni existe.

Dicho esto, la verdad es que estos segmentos son bastante variados y no ocupan una enorme porción del juego. Los que quieran sentirse jugadores expertos todavía tienen mucho donde probar. Tu experiencia Tomb Raider cambiará en gran medida en base a tu estilo de juego, y aquí va un consejo para los que quieren que esa experiencia les dure un tiempo: olvidaos del botón L. Es el que activa el "Modo Instinto" de Lara, indicando exactamente hacia dónde debes dirigirte y con qué objetos debes interactuar.

Tomb Raider

Tomb Raider es un juego muy lineal, en el que casi siempre juegas de la mano de Crystal Dynamics. Por suerte, algunas criptas opcionales repartidas por el camino dejan cierta libertad de actuación. No suponen grandes desvíos del camino principal y el placer del descubrimiento se ve estropeado por mensajes de "tumba secreta en las cercanías", pero en general, estos pasatiempos resultan divertidos. En una de estas zonas, me encontré ante un estanque de agua electrificado, y tuve que arreglármelas para cruzarlo mediante unas ingeniosas maniobras con arco y flecha en lo que supuso todo un reto. Las recompensas (piezas para las armas y otros artículos) también merecen la pena.

Hablando de coleccionables, Tomb Raider está hasta el borde, de modo que los obsesos del 100% (yo no lo soy) encontrarán muchas cosas que hacer. Piezas específicas de armas y los artefactos más universales se pueden encontrar cada dos por tres. Si en realidad quieres completar Tomb Raider, finalmente existen unas antorchas que hay que prender y unos diarios que hay que encontrar. En la multitud de campamentos puedes acceder a un sistema de Viaje Rápido que te permite volver a zonas ya visitadas, algo interesante cuando te haces con equipamiento que te permite superar obstáculos hasta entonces infranqueables.

En mi caso me centré en los recursos coleccionables, pues sirven para mejorar el equipo de la heroína. Puedes invertir los materiales brutos para afinar la puntería del arco, la dureza de la piqueta, la munición del rifle, etc. En el campamento, también puedes gastar habilidad para mejorar el rendimiento de la propia Lara. Este menú libera facetas como una Lara más resistente, nuevos ataques cuerpo a cuerpo, mayor probabilidad de encontrar materias primas...

Tomb Raider

Mejorar las habilidades de Lara puede ser divertido, pero me hubiera encantado que pudieras centrarte realmente en una sola categoría y convertir a la protagonista en una experta en algo específico. El sistema de mejoras está estructurado de tal forma que automáticamente configura una Lara todoterreno.

Ahora bien, ¿qué pasa con los villanos y las peleas contra ellos? Pues que son bobos corrientuchos con armas normalitas. Y la clave está en la cantidad, no en la calidad. Es bastante fácil mantener a los matones a raya, por lo que en el nivel de dificultad normal te las arreglarás casi siempre con el arco. De vez en cuando te darán la lata algunos villanos mejor equipados (como en cierta batalla verdaderamente intensa frente a unos japoneses con armadura), pero por lo demás son carne de flecha.

Los entornos en sí también suponen un desafío para Lara, pues Tomb Raider esconde algunos puzles ambientales que no están nada mal (y de todos los tamaños). Por ejemplo, la escopeta puede abrir el camino cuando te encuentras accesos apuntalados. También puedes emplear flechas con soga para tirar de objetos pesados o para crear tus propias tirolinas hacia plataformas distantes. Dentro de un edificio sacudido por la tormenta es posible abrir y cerrar escotillas para controlar el viento y a su vez las plataformas. Son puzles orgánicos, bien implementados y desafiantes.

Tomb Raider

Por esto los puzles son, en mi opinión, uno de los puntos destacados del juego. Y con el riesgo de sonar algo sádico o cruel, también me parece bien que le den caña a Lara de vez en cuando. Tomb Raider es un juego crudo, físico, que por ejemplo recuerda una y otra vez una lesión que se hace la protagonista en el brazo al comienzo del juego. También hay algunas escenas de auto-cirugía al más puro estilo Rambo. Por lo tanto, aunque los jugadores puedan pasarse los retos con la gorra, siempre queda la ilusión de una travesía realmente dura para nuestra querida heroína.

Entonces, ¿lo ha conseguido? Bueno, cuando salen los créditos y Crystal Dynamics me agradece haber jugado durante unas 13 horas, me queda una sensación bastante agradable en mi panza de jugón. Siguiendo con las metáforas culinarias, veo este Tomb Raider más como un bol de palomitas y quizás menos como un festín de carbohidratos de combustión lenta. Se trata de un juego bien acabado y con mecánicas y variedad muy convincentes, pero no de un trabajo especialmente memorable. En otras palabras: está bien que te lleven de la mano, pero esperaba poder soltarme de vez en cuando.

Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
Tomb Raider
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Acción variada, buenos puzles, presentación con gusto, satisfactorio juego con arco, buena actuación vocal.
-
Situaciones de juego automatizadas, diseño lineal, enemigos aburridos.
Publicidad: