Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
ANÁLISIS

PERSONA 4: ARENA

Hay dos formas de afrontarlo: como amante de la franquicia o como desconocedor. Atlus y Arc System Works lo sabían y han conseguido un juego que satisfará a todos.

  • Texto: Ramón Méndez

Persona 4: Arena es un excelente juego de lucha y una excelente continuación de la franquicia Persona, que consigue fusionar con acierto los universos de Persona 3 y Persona 4 para narrarnos una historia realmente interesante. El gran trabajo realizado para conseguir que sea excelente en ambos aspectos de forma independiente es, sin duda, el mayor logro de una producción que en ningún momento da muestras de debilidad y en la que cada minuto invertido no hace sino mejorar la experiencia general que se está viviendo.

Comencemos por su éxito como juego de lucha. Persona 4: Arena es un título 2D con sprites estilo anime y fondos tridimensionales, que nos devuelve ya de un solo vistazo a la gran época del género en los 90, con Capcom y SNK ofreciéndonos lo mejor de su catálogo. Es un tipo de juego en el que prima la espectacularidad y la velocidad, en el que cada decisión es importante y cada segundo vital. El estudio Arc System Works ya lo demostró con sus Guilty Gear y Blazblue, franquicias de las que este Persona 4: Arena bebe mucho y a las que debe aún más, dado que la experiencia acumulada durante más de una década de juegos de lucha ha servido para que el equipo de desarrollo haya pulido su estilo y ajustado a la perfección el sistema de juego. Muchas veces suele ocurrir que un juego de lucha basado en un título de un género diferente fracasa a la hora de ofrecer una experiencia digna; este no es el caso, ya que estamos, posiblemente, ante el mejor juego de lucha 2D en mucho tiempo.

Persona 4: Arena
Publicidad:

Su éxito en el género parte de una premisa inicial: ser accesible a todo el mundo. El sistema de combate parece, a priori, poco profundo: golpes normal y fuerte, tanto del personaje como de su Persona. Saltos esquivas y un par de habilidades especiales, que se hacen igual con todos los personajes; de hecho, es fácil recurrir a golpes básicos y acabar desarrollando un combo bastante potente y espectacular, lo cual animará a los poco habituales al género a darle una oportunidad. Pero los expertos no tienen nada que temer, porque una cosa es la apariencia de sencillez de control y otra su gran profundidad: de nada sirve hacer grandes combos si el enemigo usa bien las contras, gestiona mejor el SP y usa habilidades más potentes en momentos idóneos, si consigue dejar a su contrincante sin su Persona o si le aplica efectos de estado que lastran su habilidad en combate. Dicho en otras palabras, Persona 4: Arena es fácil de jugar al principio, pero muy, muy difícil de llegar a dominar, tal y como la máquina y otros usuarios online se encargarán de recordarnos una y otra vez. Eso sí, el viaje hacia la perfección es tan apetecible y satisfactorio que querremos llegar a ser expertos con nuestro personaje favorito.

Porque ese es otro gran logro de Persona 4: Arena: pese a tener solo trece personajes (de Persona 3 y Persona 4, más uno nuevo de este juego), todos ellos son tan diferentes entre sí que, aunque los controles básicos sean los mismos para todos, la forma de jugar con ellos cambia radicalmente. Algunos son más rápidos, otros se desenvuelven mejor en el aire, los hay que son más poderosos usando su Persona y los que se defienden mejor con sus puños... Es muy importante practicar y experimentar con todos ellos para encontrar el que mejor se amolde a nuestro estilo de juego y perfeccionar nuestro uso del mismo. Para tal fin, el juego nos presenta abundantes modos de juego, desde Entrenamiento y Enfrentamiento (tanto en una consola como online) hasta desafíos de combate y los inevitables modos Arcade e Historia.

Publicidad:

Es aquí donde entra en juego la otra cara del juego: ser aficionado a la franquicia Persona. Tanto el modo Arcade como el modo Historia narran la misma aventura desde el punto de vista de todos los personajes: en el Arcade tendremos la versión resumida para quienes simplemente quieran disfrutar del juego de lucha, ocho combates por personaje, acontecimientos presentados de forma rápida (y tradicional del género) y punto; pero en la Historia nos sumergiremos en una continuación canon de la historia de Persona 4, con abundancia de diálogos, secuencias de vídeo, tomas de decisiones, diferentes finales para los personajes, ir desbloqueando nuevos capítulos y, en definitiva, un buen número de horas de sumergirnos una vez más en el universo Persona y de disfrutar con nuestros personajes favoritos.

Persona 4: ArenaPersona 4: Arena

Precisamente, conocer bien la franquicia hace que este juego gane un punto extra de interés. Aunque pueda parecer una tontería, el hecho de que se reutilicen también algunas de las pistas más conocidas de Persona 4 hace que el aficionado se pueda quedar, la primera vez que juega y tras años apartado de este universo, media hora en el menú principal, simplemente deleitándose con la banda sonora y evocando sensaciones, recuerdos y empatía con los personajes y escenarios que se ven en pantalla. La historia también tiene sentido y fusiona a la perfección los universos de Persona 3 y Persona 4, convirtiéndose en una continuación de los acontecimientos que deja en evidencia la cuestionable continuación de Persona 3, The Answer. Además, gracias al sistema de desbloqueo de personajes y a la toma de decisiones, conseguir el 100% del juego en este modo historia será algo que nos llevará muchas más horas de las que estamos acostumbrados en el género (más o menos, similar al modo historia de Blazblue, pero sin trampas ilógicas como tener que dejarnos perder en determinados combates).

En definitiva, y sin afán de alargarnos mucho y perdernos en el mundo de la nostalgia, Persona 4: Arena es un triunfo total. Como juego de lucha, es intenso, veloz, frenético, espectacular, con un sistema de combate sencillo pero muy profundo, y, aunque cuenta con pocos personajes, estos están muy diferenciados entre sí, lo cual hace que sea atractivo experimentar con ellos hasta encontrar a nuestro favorito. Como juego de la franquicia Persona, juega muy bien la baza de la nostalgia, hace un uso excelente de los dos universos presentes (P3 y P4) y nos presenta una historia larga, profunda, cargada de sorpresas y con diversos finales para los personajes... aunque solo se puede disfrutar plenamente si se han jugado a esas dos entregas anteriores. Eso sí, si lo has hecho, puedes y debes sumarle un punto más a la nota numérica que figura en esta página.

08 Gamereactor España
8 / 10
+
Si has jugado a P3 y P4, juega con maestría con la nostalgia y se hace inolvidable. Repite la excelente banda sonora. Sistema de combate sencillo pero con bastante profundidad. Largo y con muchos modos de juego.
-
Para disfrutarlo plenamente, es preciso haber jugado antes a P3 y P4, si no se escaparán muchos detalles. Sin eso, como juego de lucha puede pecar de pocos personajes o de una historia poco comprensible.
Publicidad:
BETA +