Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Saints Row IV

Cuando has hecho uno de los juegos más de coña que existen, no tienes muchas opciones para una cuarta entrega.

Publicidad:

Con The Third dejamos a los Saints convertidos en famosos, controlando Steelport. En Saints Row IV ascendemos a un despacho incluso superior: la presidencia. Así nos reunimos con personajes que regresan en esta entrega en una aventura con tintes siderales que matiza la parodia constante con cierto factor de venganza.

Planeado originalmente como una expansión -algo que no se disimula demasiado a causa del refrito de contenido antiguo- la nueva historia es lo que mantiene la consistencia de esta otra interpretación de la fórmula de la franquicia. La mayor inyección de novedad viene de la mano de los súper-poderes. Conseguidos durante la duración de la campaña, impactan radicalmente en la forma en que los jugadores interactúan con el (bastante familiar) mundo abierto de Steelport.

Publicidad:

Arranca de forma memorable. Al principio estamos colándonos en un búnker militar y derribando terroristas. Es muy tontorrón, pero no tanto como lo que ocurre después. Pasados unos años, el Jefe se ha convertido en el Presidente de los Estados Unidos. En su camino hacia una comparecencia de prensa -como ya habrás visto en los vídeos del juego en GRTV- los soldados alienígenas atacan la Casa Blanca, secuestran a varios miembros de los Saints y declaran la guerra contra la humanidad. Como antes jugamos desde la tercera persona, y tras derribar unas cuantas naves espaciales con las armas anti-aéreas que están en el césped de la Casa Blanca, nos metemos en una pelea QTE con Zinyak, el jefe de los malos. Es un bruto degenerado, con cabeza de pinchos y una cara bonita... para la radio. El encuentro termina con el Jefe transportado a una simulación virtual. Bienvenido a Matrix.

Saints Row IV

Quitando las entregas de Saints Row que han salido anteriormente, Matrix es sin duda la principal inspiración aquí. Hay numerosas referencias, puntazos parafraseados, un estilo visual que bebe de la trilogía de películas y una banda sonora que comparte ciertos tonos. Incluso algunos poderes -y las animaciones que les acompañan- están directamente sacados de los filmes. También hay otro montón de ejemplos de parodias y homenajes. Hay trazos de Splinter Cell y Metal Gear Solid, Call of Duty y Battlefield. La lista sigue y sigue, y parece que no hay género de videojuegos que se resista al sentido irónico de Saints Row. En este sentido, no es un juego original precisamente. Sin embargo, es muy divertido y estrafalario. Muchas coñas quedan bastante flojas, pero hay una corriente continua de gags que te sacan la risa. No te partirás la caja con todos, pero la cantidad que te alcanzan es suficiente como para considerar el humor uno de los puntos destacados del juego.

Entre tanta parodia hay algunos momentos que se cachondean de Mass Effect. Una vez rescatado de tu celda digital, tu base de operaciones es una nave en el espacio que te permite volver a entrar en la simulación cuando te plazca. Esa simulación es Steelport, y puedes aportar a tu misión general completando objetivos, limpiando puntos de interés y generalmente liándola parda por donde pases. Existen unos poderosos guardianes que aparecen de vez en cuando que, cuando los derribas, aportan al Boss nuevos poderes en la simulación. Cuando no estás causando caos virtual puedes pilotar tu nave, charlar con tus colegas y recibir más misiones, e incluso arrancar el ocasional encuentro subido de tono.

Saints Row IVSaints Row IV

Las interacciones con el mundo de juego son radicalmente diferentes en esta ocasión, pues el jugador puede correr más rápido que una bala, saltar edificios altísimos, azotar a los enemigos con ataques elementales, levantar a los alienígenas con poderes telequinéticos o machacar a los rivales con un devastador sello. Hay breves misiones de tutorial que ocurren en una azotea, para que tengas tiempo para aclimatarte. Son estos poderes, y la forma en que te obligan a jugar de un modo distinto en el 'sandbox' de Steelport, lo que realmente separa a este juego de su predecesor. Correr entre colas de tráfico y saltar de azotea en azotea son alternativas legítimas a robar un coche o hacer las cosas a la antigua.

Como muchos juegos de mundo abierto, los jugadores pueden seguir la ruta lineal de la historia principal o desviarse del camino y dejarse llevar con las 'side quests' o misiones independientes. Junto a algunas de las misiones más extravagantes, es en esta actividades adicionales donde se encuentra la mayor variedad del contenido. Algunas son esfuerzos desechables que no consiguen captar ninguna atención, pero otros mini-juegos ofrecen diversión de calidad. Se pueden escalar torres usando tu salto súper-cargado, acertar a objetivos con diversos objetos que flotan con tu poder de telequinesia, retos de velocidad, misiones de destrucción y mucho más. La mayoría son divertidas, pero la calidad es irregular.

Tu equipo se puede unir a ti en la simulación y luchar de tu lado una vez han sido rescatados. Aparte de los personajes principales, esperan un montón de pequeños bonuses a ser desbloqueados (no los estropearé contándolos aquí, pero seguro que varios te sacan la sonrisa). También existen misiones secundarias clave que puedes asumir de parte de los miembros del equipo, y cuya finalización afectará al final del juego.

Saints Row IV

Las estrambóticas opciones de ropa también vuelven en esta ocasión, de modo que puedes vestirte de mil formas ridículas. Las combinaciones de fondo de armario son abrumadoras, pero luego puedes además modificar el rostro, género y carácter de tu personaje. También existe una selección de voces a tu disposición, incluyendo la de Nolan North (Nathan Drake, Desmond Miles). Una gran actuación en este sentido se ve complementada con una decente banda sonora. What is Love suena a toda leche durante una misión de vuelo, y también realizas un baile muy sexy al ritmo de Simply Irresistible. Otros momentazos musicales, te dejamos que los descubras.

En cuanto al aspecto visual, las cosas no han avanzado mucho. La inclusión de súper-poderes y láseres aportan un toque distintivo frente al predecesor, pero sigue corriendo en el mismo motor y de forma parecida. Luego hay unos buenos toques; secciones que huelen a retro, momentos adrede de distorsión gráfica o los efectos tipo Matrix. En ocasiones la pantalla se ve sobrecargada con explosiones y efectos, algo que puede desorientar, pero no ocurre demasiado.

Todo encaja casi todo el rato. El juego mantiene su sentido del humor; muchas de las bromas provocan la risa. El arsenal de armas es enorme, algunas más idiotasque otras (esa Dubstep Gun, o las enormes porras fálicas), y por regla general el combate resulta divertido. El mundo 'sandbox' que presenta todo el juego no es el más amplio que hayamos explorado, pero está repleto de cosas que hacer. También existe la opción de jugar todo en co-op, así como diversas actividades que sólo se pueden jugar así, a dobles. El disco guarda horas y horas de juego con muchas actividades en cada partida y muchas risas por el camino. Si bien Saints Row IV nació como una expansión, queda claro que no ha terminado como tal. Si jugaste mucho a The Third, el contenido reciclado puede ser una pega, pero si vienes de nuevas a la serie, hasta podrías añadirle un punto a nuestra nota.

Saints Row IV
Saints Row IVSaints Row IV
Saints Row IVSaints Row IVSaints Row IV
Saints Row IVSaints Row IVSaints Row IV
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Divertido y estrafalario, muchas opciones de personalización, montón de actividades para estar ocupado, súper-poderes.
-
Calidad variable en las misiones secundarias, los efectos visuales pueden desorientar, mundo abierto que resulta familiar y contenido reciclado.
Publicidad: