Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

FIFA 14

Casi todo sigue igual una temporada después en FIFA. ¿Es suficiente para recomendar otra compra o deberíamos esperar a las verdaderas versiones 'next-gen'?

Publicidad:

Llevo meses esperando FIFA 14, pero conforme inserto por fin el disco en mi Xbox 360 comienzo a darme cuenta de que me tendría que haber esperado a las versiones para la nueva generación de consolas (a la venta de lanzamiento en noviembre). EA no se ha cortado a la hora de confirmar que han echado la mayoría del esfuerzo en desarrollar el juego de Xbox One y PS4, y evidentemente la versión de Xbox 360 que analizamos ha sufrido las consecuencias. Al menos si te fijas únicamente en el aspecto visual, pues todo, menos los rostros y peinados de los jugadores más famosos, sigue igualito a como lo vimos hace un año (incluso dos). Pero no hay que dejarse llevar por las apariencias, el interior es lo que importa, y aunque el público parezca escalado desde un cartucho abandonado de Nintendo 64, a FIFA 14 todavía le queda mucho por ofrecer en estas consolas de 7 y 8 años.

La mayor novedad se llama movimiento de precisión, resultado de un motor de físicas revisado. Esto quiere decir que los jugadores ya no fluyen por el terreno de juego sin importarles las leyes naturales de la física. Este año necesitan acelerar, alcanzar cierto impulso o hacer fuerza para torcer. Básicamente lo cambia todo. Un poquitín.

Publicidad:

Los disparos, las fintas, las carreras, los regates, los pases, los balones largos, las entradas y las paradas son todos ingredientes que ahora deben tener en cuenta el nuevo comportamiento más realista de los 22 hombres sobre el césped.

FIFA 14

Es un cambio bienvenido que aporta lo suyo a un look más realista que nunca, pero pronto queda bastante claro que este nuevo sistema habría agradecido un buen pulido final. Por ejemplo, Sergio Ramos acometió con tal ímpetu contra un pobre delantero del Villarreal que le lesionó la rodilla. El balón terminó justo al lado del jugador lesionado, y Ramos se quedó pillado en una situación en la que no sabía que hacer, dando saltitos permanentemente. Sin el juego parado, pude acercarme con otro delantero, llevarme la pelota y marcar un gol ridículo. El nuevo motor de físicas realistas no dejaba a Ramos sortear al jugador lesionado, así que se quedó pasmado sin saber cómo salir del aprieto. Hay que decir que EA nos advirtió de algunos bugs en el código de análisis, afirmando que deberían quedar limados a tiempo para el lanzamiento.

Hay otras partes del juego en las que este motor de físicas más realista y engorroso choca con los viejos sistemas. El banderín de fuera de juego se ve levantado más que nunca, pues los atacantes no se dan la vuelta lo bastante rápido tras hacer su internada, y en ocasiones resulta terriblemente evidente que las animaciones no llegan a tiempo ni están a la altura de los nuevos sistemas.

Es lo que hay y siempre ha pasado con los cambios, pero esperaba mucho más tras alteraciones similares en NHL 14. Por otro lado, aquel juego se desarrolló únicamente con Xbox 360 y PlayStation 3 en mente. Será interesante comprobar cómo de grande es la franja que divide las versiones actuales y 'next-gen' de FIFA 14 en un par de meses. Claramente se han invertido muchos recursos en el motor Ignite, pero todavía hay que ver si se hace notar mucho este año.

FIFA 14

EA asegura que el 'precision movement' no pretende darle a los jugadores más control, sino reinventar el fútbol virtual en una recreación más realista. Entendí esto cuando fallé una oportunidad clara de gol porque mi jugador se desequilibró en el último momento. Donde las versiones anteriores me habrían permitido activar una animación predeterminada, FIFA 14 analiza los pasos que toma el jugador antes de ensayar el tiro, y su carrera pegado a un defensa unos metros atrás provocó este fallo en el remate. Fue un fallo totalmente lógico y comprensible, y la pelota pasó sin que pudiera interceptarla.

La parte física del juego se enfatiza mucho más que antes. Hasta el punto que me vi obligado a olvidar mis vieja táctica de correr directo hacia los defensas, pues esto provoca ahora un choque frontal en lugar de mantener la aceleración y seguir corriendo con la pelota controlada. También hay una nueva opción apretando los botones L para dar la espalda al defensa y proteger la posesión.

Comencé la carrera profesional con un equipo de los flojuchos, pero pronto mis talentosos delanteros crecieron hasta convertirse en letales y temidos artilleros dentro del área. Mi equipo no lo estaba haciendo nada mal en nuestra liga nacional, mientras los clubes extranjeros seguían nuestro progreso. Mis jugadores iban mejorando con el tiempo, hasta que a medio camino de la segunda temporada elogiaron a uno de mis goleadores como uno de los mejores jugadores del mundo. Por desgracia, esto también provocó que empezara a inquietarse para avanzar en su carrera (no le salió bien la primera vez, pero ¿por qué no?). Así comenzaron a llegar ofertas por él.

FIFA 14FIFA 14

¿Y quién soy yo para retener a un jugador joven y talentoso en su prometedora carrera? Firmé el contrato y lo vendí por algo más de un millón. Sin él, todo cambió. Perdía un partido detrás de otro, sin importar si simulaba o jugaba. Así las cosas, el mío se convirtió en un equipo de mitad de tabla. Aunque mantenía la estrategia, a mi otro delantero ya no le servía su querido compañero aquellos brillantes pases al hueco. El resto del equipo simplemente no eran tan buenos. Algo había que hacer.

Así que envié a mi ojeador a la liga inglesa con la esperanza de hacerme con otra joven perla que fuera prometedora y rápida. Tras un rápido y caro acuerdo, y algunos reajustes, volví a ponerme con el equipo, pero sin conseguir darle la vuelta a la situación. Mi fracaso como entrenador se estaba confirmado, y ya no me ofrecían contratos por ahí ni nada. Ni siquiera me querían los equipos mediocres saudíes. Y al fin y al cabo, todo esto me ha encantado.

Porque el fútbol debe ser duro e implacable. Tu rendimiento debe tener consecuencias, así que este es quizá el mejor modo carrera que he visto en la historia de FIFA. Mucho se queda en la superficie, y me suelo cansar con todos los e-mail que no dejan de llegar a mi bandeja de entrada todos los días con exactamente la misma información. Pero la profundidad, variación e imprevisibilidad son deliciosas.

FIFA 14

Cuando por fin me abrí paso hasta convertirme en el mánager del Manchester United, con muchos millones para gastar, noté una diferencia inmensa. Al menos en el campo. Mis nuevos jugadores pueden hacer cosas impensables para los de mi primer equipo, y es un placer ver cómo sacamos provecho hasta de los balones perdidos o los pelotazos largos. También advierto que los compañeros de equipo que no llevan la bola reaccionan sobre lo que está pasando en el terreno de juego. No hace falta ordenar a los jugadores que vengan en la ayuda de un delantero que se ve presionado. En lugar de eso, un centrocampista sube él solito para echar una mano. Es un detalle que no se nota hasta pasadas unas horas, pero que deleitará a los fanáticos de FIFA.

El número de jugadores reales va cayendo temporada tras temporada. Pronto, la mayoría de los jugadores son inventados, y pueden gustarte más unos que otros. Personalmente no me ha gustado la confusión que esto provoca, y siempre me decepciona cuando uno de mis jugadores favoritos se retira y llega un talento aleatorio para suplir su baja.

Los comentaristas están algo más callados que en juegos anteriores. La pareja rara vez hace un comentario demasiado largo, sino que suelen limitarse a breves frases sobre el que lleva el cuero o cuando hay oportunidad de gol. Aunque sigue quedando muy raro cuando hacen comentarios que no tienen nada que ver con lo que está pasando, este apartado sigue sorprendiendo. Por ejemplo, el comentarista estaba hablando sobre Neymar JR, flamante fichaje del Barça, y el narrador le interrumpió para cantar una ocasión de gol. Luego siguieron hablando del tema, sin perder el hilo. Parecía que realmente estaban viendo y retransmitiendo el partido.

FIFA 14FIFA 14FIFA 14

El paisaje sonoro tampoco es una revolución. Para enfatizar los sonidos del público, el volumen de los comentarios está algo más bajo, lo que genera un efecto más raro que sobrecogedor. La música de los menús está entre las peores de la historia de la franquicia, con algunos temas directamente insoportables. Si pudiera elegir las pistas no habría problema, pero estar obligado a escuchar algunos crímenes musicales durante cinco minutos ha provocado que silenciara el equipo en más de una ocasión.

En muchos sentidos, FIFA 14 ofrece la misma experiencia de juego que antes, un modo carrera muy elaborado y un motor de físicas renovado. La presentación se asemeja a la de entregas anteriores, así que todo se centra en lo que ocurre en el campo. Vale que pueda elegir la celebración cuando marco un gol, pero me habría encantado ver la reacción del presidente y el entrenador, o el público volviéndose loco como cuando veo un partido en la televisión. Ya va siendo hora.

Quizá las cacareadas versiones 'next-gen' consigan una valoración mejor o dar un salto más grande, pero conforme está no puedo recomendar al 100% una compra si tienes el juego del año pasado y no eres un fan acérrimo de la serie. Mi compañero, que no jugó ni un tercio de las horas que le eché yo a FIFA 13, no ha advertido ni un cambio significativo. Todo indica que lo mejor es esperar a ver cómo han quedado las versiones de PS4 o Xbox One si planeas cambiar de consola... o a la temporada que viene si no.

07 Gamereactor España
7 / 10
+
Motor de físicas mejorado. La IA sigue a la altura. Profundo modo carrera. Impresionantes comentarios.
-
Gráficos decepcionantes. No le habría venido mal una última puesta a punto.
Publicidad: