Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Killer Instinct

Tras un parón de casi dos décadas, Killer Instinct vuelve con el estilo impresionante e intenso de siempre, pero sin historia.

Publicidad:

He estado jugando a Killer Instinct durante varios días, hasta que me ha salido callo en los pulgares y casi desgasto el nuevo mando de Xbox One. Como suele pasar, el stick analógico izquierdo no me aportaba el nivel de control y precisión necesario en un juego de lucha de este tipo, así que muy pronto decidí cambiar a la rediseñada cruceta digital. Si bien mi rendimiento en los combates mejoró notablemente con el cambio, lo que era la yema de mi dedo izquierdo parece que va a terminar cayéndose. Os explico por qué.

Double Helix ha resucitado la franquicia clásica que lanzó Rare originalmente en 1994. Es lo que algunos llaman un juego de lucha "en 2,5D", con modelos tridimensionales peleándose sobre un plano de perfil. Aquí todo va de combos, combos y combos, pulsar los botones correctos en el momento idóneo, moverse con fluidez. Atacar y defender a toda leche.

Publicidad:

A la hora de redactar este análisis había seis personajes para elegir. Para tal fin recibimos una copia digital de la Ultra Edition, el que es el paquete más completo, aunque cuando llegue la consola a los hogares españoles a partir del próximo viernes habrá diversos packs digitales a disposición de los jugadores, con distintos precios.

Decidí comenzar en el nivel de dificultad "novato", que pronto resultó demasiado fácil, incluso para alguien que, como yo, no es un experto en juegos de lucha ni un fan 'hardcore'. Al pasar a "fácil" mi confianza recibió un buen puñetazo en la tripa, precedido de una serie de potentes combos y unos devastadores movimientos especiales en el cuerpo a cuerpo. Así las cosas, mi siguiente parada obligatoria era el tutorial del juego. Tocaba volver a la escuela de los luchadores, si quería evitar que siguieran dejándome en ridículo.

Killer InstinctKiller Instinct

El Dojo es un lugar de aprendizaje tan impresionante como exhaustivo. 32 niveles de entrenamiento esperan para guiar a los jugadores por los entresijos del sistema de combate de este clásico renovado. Algunos movimientos pueden ser increíblemente duros de pelar y dominar, incluso con la combinación delante de las narices, pero pasar por este recomendable proceso mejorará claramente tu rendimiento (y seguramente sirva de introducción al género para muchos jugadores). Ciertos ejercicios de entreno resultaron bastante frustrantes; daba igual las veces que hacía la secuencia de pulsaciones de botones, los ataques no salían como quería. Al final abandoné y pasé de unos cuantos, porque me parecía que estaba dándome cabezazos contra un muro. Aun así, pese al ocasional desliz, es un decente planteamiento y una función del juego que destaca claramente.

El combate se construye sobre la base sólida del estándar clásico: empeñones, choques, retiradas, entrando por diversos ángulos. Para bloquear hay que andar hacia atrás, existen ataques aéreos, cogidas, puntos de impacto bajos o de media altura, tres variaciones de puñetazo, otras tres de patada. Pero donde Killer Instinct, donde sus ilustres antepasados, adquiere su identidad, es en el sistema de combos, en lo que ocurre una vez consigues "entrar" al rival. Puedes arrancar un ataque con lo que se denomina "opener" (abridor), al que puedes seguir con un botón que se traduce en un ataque que ya es de dos golpes, y luego puedes activar un segundo combo, enlazarlo con otro botón y finalmente terminarlo con un golpe finalizador. Si encadenas todos estos golpes, tu oponente probablemente acabará atrapado contra uno de los límites del escenario, recibiendo grandes cantidades de daño en su barra de salud.

Ahí entran los famosos Combo Breakers (rompedores de combo), que si se sincronizan bien, pueden terminar con una de esas furiosas ráfagas de golpes, mientras que los Counter Breakers pueden revertir un Combo Breaker (lógicamente, cuanto más 'pro' son los jugadores, más importancia cobran estos movimientos de precisa sincronización). También están los Shadow Attacks, variantes de los movimientos especiales de cada luchador que aportan aún más diversidad táctica. Atacando a tu rival vas llenando el Shadow Meter, un medidor en la parte inferior de la pantalla, y luego ejecutar estos movimientos que son más rápidos y poderosos que sus versiones normales. Bajo la barra de salud aparece la barra Instinct, que una vez repleta puede servir para recuperar la salud o para aumentar la cantidad de daño infligido sobre el adversario. El sistema es todavía más profundo, con diversos tipos de combos, "air juggles" (técnicas aéreas), "reversals" y demás. Cuanto más ahondas en la lucha de Killer Instinct, más profundidad encuentras.

Killer Instinct

El plantel de personajes cuenta con seis opciones por el momento, lo que no parece mucho lo mires por donde los mires. Cada uno consigue resultar único, sin compartir conjuntos de movimientos, mientras que la complejidad de los repertorios de cada luchador garantiza que aprender las sutilezas de cada uno requiera un buen puñado de horas. Dos personajes más llegarán en los próximos meses, lo que mejorará la cosa, pero ni siquiera ocho se puede considerar un número generoso.

Pasé mucho tiempo de juego luchando con Jago (como harán muchos otros, pues es el personaje gratis con el que todos pueden empezar mediante una demo), simplemente porque es el protagonista en el modo Dojo. También puede ser el más todoterreno, con movimientos especiales accesibles y combos bastante directos.

Killer Instinct
Killer Instinct
Publicidad: