Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Knack

La primera exclusiva de PS4 para toda la familia es un regalo para la vista, pero lamentablemente también un juego de plataformas y acción anticuado.

Publicidad:

El catálogo de lanzamiento de nuevas consolas rara vez ha estado tan nutrido. No se puede hacer una obra maestra con un plazo tan apretado y un hardware poco familiar como principales motivaciones. También es cierto que Killzone: Shadow Fall está demostrando que, incluso con prisas, puedes hacer algo que luzca espectacular en PS4. Pero la verdad es que Killzone no es precisamente una experiencia para toda la familia. El encargado de rellenar ese hueco es Knack, del Japan Studio de la propia Sony.

Knack no alcanza el nivel de detalle y fidelidad visual de Killzone, pero por lo demás es todo un placer para la vista. El estilo se asemeja a los éxitos de la animación moderna, y está rebosante de colorido. Naturalmente su atractivo es cuestión de gustos y de si sueles tratar con este estilo, pero es evidente que encaja con el género.

Publicidad:

Nuestro héroe Knack es una criatura robótica potenciada por una reliquia antigua y mística. Knack es capaz de recolectar más reliquias, haciéndose más grande como resultado. La historia del juego trata sobre las hostilidades entre humanos y goblins y la búsqueda de las reliquias. No es una trama terrible, pero las motivaciones de los personajes, así como las relaciones entre ellos, pueden resultar bastante raras o ilógicas en varias ocasiones.

KnackKnack

Pese a su apariencia, no te vas a pasar Knack de una sentada. El nivel de desafío no está nada mal, pues si bien es muy fácil aprender los mecanismos, la sincronización lo es todo. Cuando recibes golpes hacen bastante daño, e incluso en el nivel de dificultad "normal" alguna muerte de devolverá al punto de partida. En el siguiente nivel de dificultad las cosas se ponen masoquistas porque no deja margen de error y los checkpoints son pocos y están separados.

Aunque lo pasas bien pegando porrazos a los enemigos, la monotonía de las mecánicas de combate empieza a crispar pasado un rato. Sólo cuentas con un ataque básico, ni siquiera con un bloqueo con el que trabajar. La lentitud natural del personaje Knack tampoco ayuda. No existen demasiadas habilidades especiales, mientras las que aparecen se usan más bien poco. Luego hay artilugios coleccionables que aportan algo de profundidad (como un medidor de combo y una forma de ralentizar el tiempo), pero primero hay que recolectar todas sus partes, y están desperdigadas por diferentes niveles. En realidad, no puedes disfrutar los artefactos hasta casi el final del juego.

Sin embargo, la mayor pega de Knack es lo anticuado que resulta. El plataformeo es muy flojo y aburrido, a través de unos diseños de nivel tan estáticos que recuerdan a la era PlayStation 2. Todo brilla y se ve muy bonito, pero sin rastro de interactividad. Las pantallas son irritantemente lineales, con estrechos pasillos que disponen una serie de predecibles encuentros con enemigos. Knack empieza como un enano, enfrentándose a enemigos de estatura similar. Según va recogiendo reliquias y creciendo, lo mismo hacen sus rivales. Aunque existen varios tipos de enemigos, sus armas y poderes también son repetitivos.

Knack

Este patrón básico se rompe en unos pocos niveles en los que Knack recibe ítemes elementales en lugar de las típicas reliquias. Las armaduras que se forman de hielo, madera, acero o cristalinas son novedades bienvenidas, pues aportan lo suyo a la sufrida variedad. Al final, no obstante, se trata de secciones breves y casi siempre que sólo ocurren una vez. Con una pizca de imaginación adicional, los diseñadores podrían haber sacado mucho más partido a estos elementos, pero conforme ha quedado es un caso de potencial malgastado.

Me he pasado Knack en dificultad "normal", lo que me ha supuesto un reto justo. Ha llegado a poner a prueba mi humor, pero casi todo el rato el nivel de dificultad es bastante aceptable, de modo que me ha servido para perfeccionar mis movimientos. Para llegar al final he invertido unas 11 horas de juego, así que no se puede decir que Knack sea demasiado corto. Por otro lado, tampoco le habría venido mal una poda otoñal, pues en forma de malas hierbas se detectan momentos claramente repetitivos y el último tercio del juego termina por apalancarse.

Al terminar la historia se abren unos modos de desafío con pruebas contrarreloj y arena de combate, pero como es más de lo mismo, tampoco apetece demasiado. A los que terminan Knack en "difícil" les espera un nivel "súper-difícil". Sin embargo, como no puedes llevarte los objetos que recogiste en la primera vuelta, Knack es para pasarlo del tirón y no invita a una segunda partida.

Pese a todas estas críticas, queremos subrayar que Knack no es un juego malo o mal hecho, sino que no consigue inspirar ni emocionar, especialmente no como juego estrella del lanzamiento de PlayStation 4. El juego está pasado de moda y queda muy limitado si lo comparas con alguna obra moderna como Super Mario 3D World, que deslumbra con su creatividad.

En cuanto a la línea de salida de PS4, Knack es más bien un 'snack' que no está mal como tapilla mientras esperas a otros grandes juegos, pero quizá deberías echar una partida y probarlo antes de pagar su precio completo.

Knack
KnackKnack
KnackKnack
06 Gamereactor España
6 / 10
+
Se ve como una película de animación, las armaduras elementales son una buena idea.
-
Niveles aburridos, no invita a volver a jugar, mecánicas demasiado simplonas.
Publicidad: