Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

The Banner Saga

Si hay una palabra que sirve para describir cada faceta de este nuevo juego de rol y estrategia, es "elegante".

Publicidad:

Desde el precioso estilo artístico de dibujos animados hasta el comedido guión, pasando por unas batallas por turnos llenas de matices; The Banner Saga destila una elegancia que no se puede dejar de admirar. Stoic Games ha creado un RPG estratégico inteligente y que da que pensar, ambicioso, divertido y de recomendación inmediata.

Ya en la pantalla de título te dan la bienvenida unos espléndidos gráficos que te acompañarán hasta el último acto del juego. Jugar a The Banner Saga es como jugar dentro de una película de Disney de los años 60. Que este acabado visual lo haya conseguido un equipo de sólo tres personas multiplica su sorpresa.

Publicidad:

Durante la primera parte de la campaña de unas 10-15 horas tomamos el control de múltiples personajes, asumiendo puntos de vista contrastados y siguiendo distintos hilos narrativos, antes de que todo converja en el gran final y los personajes se reúnan para concluir los acontecimientos. Los capítulos van saltando entre los jefes protagonistas, lo que nos lleva de viaje a diferentes lugares de un mapa de temática nórdica, al tiempo que evitamos una inmemorial amenaza que ha resurgido para poner la sociedad patas arriba.

Cualquiera que sea el bando, controlamos una caravana y lideramos a una banda de viajeros a través del variado paisaje de un mundo agitado. El ritmo del viaje es lento, como refleja el pesado rastro de los seguidores por la pantalla. Es un ritmo muy adecuado, que más lento se habría hecho aburrido, pero que conforme está expresa la sensación del paso del tiempo y de ir cubriendo el terreno, mientras te dura lo justo como para que desearas que fuera más rápido.

The Banner Saga
The Banner SagaThe Banner Saga

En una caravana lideramos a una mezcolanza de humanos y varl -gigantes con cuernos- y lidiamos con una selección de personalidades, cada una con sus propios problemas y preocupaciones. Controlamos a un personaje llamado Hakon, uno de estos varl enastados que tiene un puesto de autoridad. Los distintos personajes luchan por la influencia, sus diálogos quedando representados ya sea mediante el texto que acompaña a sus retratos a mano, o mediante cajas de texto que aparecen dando pie a una respuesta. En la otra caravana se desarrolla una historia más humana, en la que asumimos el papel de Rook, un cazador empujado de forma similar hasta el poder tras ciertos sucesos que se descontrolaron.

Ambos personajes terminan asumiendo sus nuevas posiciones como líderes a causa de los dredge, el enemigo que supone el centro de este primer capítulo (se planea una trilogía). Son los dredge los que componen la mayoría de los rivales en el elemento por turnos del juego (que ahora estudiaremos) y los que nos obligan a tomar muchas de las decisiones que nos plantea de forma inesperada durante la campaña. Aquí es donde The Banner Saga delata la influencia de Bioware sobre sus desarrolladores, pues las decisiones tomadas tienen consecuencias a la larga, mientras que los caminos tomados por error pueden volverse en contra, ya sea a corto o largo plazo.

Algo que Stoic consigue transmitir perfectamente con su obra es la ingratitud de liderazgo. Muchas de las decisiones que tanto Hakon como Rook se ven obligados a tomar son terriblemente sombrías, y en muchos casos nos encontramos eligiendo entre el menor de dos males. Con aún más frecuencia nos empujan amablemente a tomar las decisiones equivocadas, mientras la lógica y la frustración se enfrentan en nuestras cabezas. La mayoría del estrés de la autoridad viene de cuidar de los que están bajo tu protección. Cada caravana está formada por guerreros y miembros de clanes, y hay que proteger y alimentar a todos ellos. Los suministros son un recurso siempre menguante, reduciéndose en pantalla mientras la caravana se arrastra por campos y bosques, sobre colinas o atravesando pueblos abandonados. La falta de suministros es una fuente constante de tensión, porque si te quedas sin ellos antes de tener la posibilidad de restablecer, la gente empieza a morir de hambre y la moral en la caravana cae por los suelos.

The Banner Saga

La fragilidad de la gente bajo tu mando suma aún más peso a todas y cada una de las decisiones. ¿Qué haces si se acercan bandidos? ¿Matarlos inmediatamente? ¿Admitirlos en tu caravana para fortalecer el número de guerreros disponibles por si aparecen los dredge? Si optas por lo segundo tendrás más bocas que alimentar, de modo que los recursos menguarán aún más rápido. Quizá lo mejor sea dejarlos marchar, pero ¿qué pasa si te roban parte de tus suministros justo antes de marcharse? Rara vez encuentras elecciones fáciles o que estén claras, así que lo único que puedes hacer es confiar en tu intuición y aceptar que no hay caminos sencillos.

The Banner Saga
The Banner SagaThe Banner SagaThe Banner Saga
The Banner Saga
The Banner SagaThe Banner Saga
The Banner SagaThe Banner SagaThe Banner SagaThe Banner Saga
Publicidad: