Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Trials Fusion

Tras estrellarse haciendo la pirueta del free-to-play, el auténtico Trials vuelve a consolas con el mismo descaro y gancho que sus predecesores... ¡y mucho más!

Publicidad:

Las explosiones atronan a mis espaldas y tengo la fortuna de asistir al último baile de una central eléctrica. El fuego me rodea y noto su calor en la nuca de mi casco. Sin embargo, afortunadamente, estos peligros quedan en segundo plano cuando escucho un sonido completamente diferente: ese rugido y ronroneo del motor de mi espectacular moto. La central se derrumba, pero me abro paso y esquivo los cascotes que caen a mi alrededor. No obstante, en frente está el último obstáculo: una rampa; si consigo ganar la velocidad suficiente, llegaré al otro lado sano y salvo. Acelero y me inclino en la moto. Atravieso la rampa y, en el aire, me doy cuenta de que no lo conseguiré. La moto se estrella contra una ladera cercana y veo cómo uno de mis amigos online consigue llegar al otro lado. Molesto, lanzo el mando contra el sofá y me cruzo de brazos, pero, después de calmarme un poco, estoy de vuelta para seguir quemando rueda.

Publicidad:

Trials ha vuelto. La serie de motocicletas frustrante pero adictiva, a pesar de tener unas mecánicas escasas y simples, ha conseguido crear un ejército de leales seguidores desde su lanzamiento en 2000. Ahora, es el momento de que entre en escena Trials Fusion para Xbox One y PlayStation 4, y parece tan bien hecho, intenso y adictivo como sus predecesores. ¡Así que poneos el mono, apretad bien el casco y acelerad!

Trials FusionTrials Fusion

El estudio desarrollador finés RedLynx ha estado trabajando en el concepto de Trials durante años y hay que decir que es una premisa simple: las pistas se recorren en 2D (desde un perfil), los jugadores solo tienen que preocuparse de ir hacia adelante y hacia atrás y, aunque el circuito puede cambiar de dirección, las palancas del mando siempre se moverán en esas dos direcciones, además del freno y del acelerador clásicos, que debes utilizar para controlar tu moto cuando pases de una pirueta imposible a otra.

No obstante, la moto también tiene un piloto, así que tienes que equilibrar también al piloto para que el peso siempre esté colocado adecuadamente. La ecuación del equilibrio de las motos en 2D siempre ha sido un éxito y una forma de juego muy popular que existe desde los primeros jueguecillos para navegadores, pero que RedLynx y la serie de Trials siempre han dominado. Aunque hay poca mecánica y, la que hay, es bastante simple, los fans más 'hardcore' de Trials reconocen el complejo diseño de los niveles del título.

A través de los ocho mundos que tiene Trials Fusion, podemos encontrarnos con una barbaridad de entornos diferentes que varían drásticamente en dificultad y complejidad: hay desde una ciudad futurista hasta una oscura jungla tropical. Los obstáculos pertenecen cada uno a un mundo específico, por lo que en la jungla hay barro, mientras que la central nuclear tiene barriles explosivos. Por este motivo, durante el modo Carrera del juego, el diseño de los niveles no resulta aburrido. De hecho, volviendo al equilibrio, otro aspecto interesante es que, en esta ocasión, no solo tienes que dominar el equilibrio entre máquina y piloto, ya que Fusion consigue llevar la serie a un terreno mucho más gracioso: ahora, además de mantener el equilibrio, tendrás que coleccionar puntos con las acrobacias y los niveles preparados precisamente para ello. Si mueves la palanca derecha, el piloto hará una variedad de trucos, a cada cuál más salvaje. Se parece un poco a la fórmula tradicional, pero, al mismo tiempo, resulta extraño al conjunto de lo que es Trials y no funciona especialmente bien. No es que el diseño esté roto, sino que parece confuso y, a veces, un poco desconectado. Las carreras son difíciles, pero, afortunadamente, el diseño está tan bien equilibrado que una capa confusa de mecánicas basadas en trucos no molesta mucho ni hace que la experiencia resulte frustrante.

Sin embargo, lo que sí resulta frustrante es que Trials Fusion se empeña en que el jugador aprenda de sus errores. Ya sea por poca habilidad o por un simple accidente, lo más probable es que falles unas cuantas veces antes de poder dominar una carrera a la perfección. Esa es la idea central del diseño del juego y lo cierto que resulta a la vez extrañamente satisfactorio y un poco frustrante también. De hecho, a pesar de eso, Trials Fusion es muy adictivo y, por ejemplo, no me pareció aburrido intentar batir mi récord o conseguir una medalla de oro y, como consecuencia, pasarme horas jugando el mismo nivel. Gracias al diseño que engancha, puedes ganar puntos y premios como nuevos trajes o motos y es un elemento que consigue que el juego sea aún más profundo. A veces hasta me sorprendió que un juego tan simple como Trials Fusion tuviese tantos matices y resultase tan complejo (y esto es solo en la parte para un jugador).

Trials Fusion

Porque el modo Carrera es solo el principio. Después de que consigas dominar los ocho mundos, estarás preparado para entrar en el inmenso mundo multijugador de Trials Fusion. Al igual que con Little Big Planet, hay como una especie de núcleo central en el que se muestran y se promocionan los mapas que los jugadores han creado, carreras creadas con el complejo editor de circuitos del título que te da una gran zona de terreno y todas las rampas, 'loops' y obstáculos que puedas imaginar. ¡Incluso puedes controlar elementos como la gravedad! En cuanto al impresionante editor de recorridos, uno solo puede preguntarse cuánta creatividad nos ofrecerá el multijugador de Trials Fusion en el futuro.

Así, el creador y los diversos mundos proporcionan una experiencia de juego muy variada y es, en parte, gracias a los concisos gráficos: los colores parecen saltar de la pantalla y nos ofrecen una gran variedad de entornos preciosos. Puede que Trials Fusion no parezca tan 'next-gen' como otros títulos, pero su tasa de fotogramas por segundo es alta y no falla nunca, y eso es justo lo que hace falta en una experiencia de este tipo.

Por desgracia, no podemos decir lo mismo de la música del juego, que destaca por la monotonía rayana en lo insoportable. Básicamente, se compone de 'dubstep' comercial del malo y los mismos sonidos de teclado repetidos una y otra vez. Es cierto que en las carreras cortas e intensas, la música no afecta demasiado, pero en el creador de pistas, en el que te puedes pasar horas diseñando un intrincado conjunto de carreras, resulta francamente dolorosa.

De todas formas, estos elementos son meras quejas y no estropean, en absoluto, la impresionante y bien equilibrada experiencia de juego que supone Trials Fusion. Por un precio reducido, podréis conseguir un paquete de complejidad en la estructura, simplicidad con matices en el sistema de juego y una poderosa demostración de maestría a la hora de diseñar niveles. De hecho, solo los ocho mundos del modo para un jugador ya merecen el dinero que se paga por el juego, pero, además, con el ambicioso creador de pistas, ya depende de nosotros, los jugadores, descubrir el verdadero potencial de este título. Si lo que estás buscando es un juego para tu consola 'next-gen' que te proporcione un contenido muy bien hecho por un precio muy bajo, entonces no busques más. Cuando comienzas Trials Fusion, la música de inicio empieza con un "bienvenido al futuro" y, si este va a ser el futuro de la serie Trials, está claro que pinta muy bien.

Trials Fusion
Trials Fusion
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Fenomenal control y jugabilidad, desafiante y adictivo, entretenido editor de circuitos.
-
Música insoportable, extraña mecánica basada en trucos, paisaje sonoro plano.
Publicidad: