GR LIVE STREAM
Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Record Run

El estudio capaz de crear mega-éxitos como Guitar Hero, Rock Band y Just Dance también lo es de lanzar uno de los peores juegos musicales de la historia.

Imagina lo siguiente. Acabas de llenar una caja de cartón con discos de vinilos -de todos los tipos, desde ABBA hasta Zwan-, has pagado por ella y estás deseando llegar a casa para bailar al ritmo de sus temazos. De repente, un motorista pasa a toda velocidad, se cruza por delante y te roba la caja. Se fastidió el día. Totalmente. Lo más normal es que te pongas el tema más marchoso que llevas en el walkman y salgas por la acera en busca del malhechor. Y mientras tanto, ¿por qué no lucir tus mejores movimientos bailongos? Preferiblemente cerca de los semáforos, bocas de incendio, plantas y zonas de obra. Eso te dará más puntos. Y pavoneo.

Record Run es un videojuego musical en el que debes controlar a tu personaje al ritmo de la música. Los obstáculos van apareciendo sincronizados con el tema que esté sonando, y si los vas esquivando deslizando el dedo por la pantalla en el momento correcto, tu corredor se saca de la manga movimientos de baile que desafían a la muerte para seguir avanzando. ¿Un buen gesto? Que puedas importar tu propia música dentro del juego. Suena genial, ¿verdad?

Publicidad:

Pues no. Esa es la idea sobre el papel. Pero desde la primerísima canción queda claro que no han sabido o podido llevarla a la práctica. El hecho de que este juego esté firmado por Harmonix, el estudio líder mundial en videojuegos musicales (y cuyo fundador pasará por Barcelona en unos días), es casi inimaginable. La música que viene con el juego no tiene personalidad, es insípida y aburrida, algo que deberían cuidar casi como el elemento más importante en un juego de este género. Si le sumas el hecho de que la sincronización entre los gráficos y la música falla más que una escopetilla de ferias, el juego es un completo desastre.

Podemos ver y advertir que los obstáculos del segundo nivel vienen con cada nota negra, pero nunca parece que vaya a la vez que la música. Los gráficos tienen un 'lag' por detrás de la música de aproximadamente un octavo. Incluso más, a veces. Y en otras salen justo por delante de la música. Así es imposible cogerle el ritmo... y la diversión.

Publicidad:

Y encima la cosa empeora aún más cuando importamos nuestra propia música. Odds Are de los Barenaked Ladies tiene un 'beat' muy claro gracias a su percusión. Pues aun así, Record Run es incapaz de sincronizar su creación de obstáculos con la canción, y en lugar los va poniendo al tuntún con la esperanza de que el jugador no se entere de que no hay correlación alguna entre la música y el nivel que está jugando. Como ya imaginarás, es todavía peor cuando intentamos jugar con temas más complicados como Paper Doll de John Mayer, mientras que cosas como el jazz algo complejo -por ejemplo Pinzin Kinzin del Avishai Cohen Trio- se hace simplemente injugable.

Comparar esto con algo como el excelente Bit. Trip Runner, en el que podías llegar a memorizar los niveles en base a su música e intentar jugar con los ojos cerrados, es de risa. O para llorar.

Record RunRecord Run

Cuando consigues sortear varios obstáculos seguidos se activa un impulso que envuelve el mundo y sus colores en lo que podría verse como un viaje maravillosamente surrealista. Pero como no está para nada sincronizado con lo que ocurre en la música, no tiene ninguna gracia. Al final resulta simplemente un cambio de la paleta cromática del nivel.

La experiencia tampoco se acerca en ningún momento a los brillantes niveles musicales de Rayman Legends. No hay nada de crescendo, ascenso gradual o altibajos, por lo único que puedes hacer es conformarte a medias por poder jugar a algo con tu propia música de fondo. Pero no dejarás de pensar que puedes hacer algo más divertido con tu preciado tiempo. Como cerrar los ojos y simplemente escuchar la música. O jugar a cualquier otro juego de tu móvil.

Record RunRecord RunRecord Run

Llegaríamos a decir que es una desgracia. Una mancha en el historial del estudio que nos trajo Dance Central, Guitar Hero, Rock Band o Amplitude; un juego de música que cabalga más que la sesión de un DJ amateur, que tiene un ritmo ortopédico y que fracasa a la hora de abrazar la música y a los que la producen o disfrutan. Cuando eso queda claro (y basta con un rato), para nada sirven las tablas de clasificación o siquiera que el juego sea gratis. Record Run está defectuoso y no parece que se pueda arreglar. Evítalo a toda costa.

02 Gamereactor España
2 / 10
+
Gratis. Bonito logo.
-
Terrible sincronización entre sonido e imagen. Controles flojos. Falta de variedad. Gráficos feos. Vergonzosamente descompasado.
Publicidad: