Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
análisis

Okamiden

Es el año del lobo y esta vez la diosa del sol ha enviado a su hijo para limpiar el mundo de demonios malignos. El amor se ha disfrazado de lobezno blanco y se dispone a cazar demonios en el Japón antiguo.

Publicidad:

No puedo analizar Okamiden sin aprovechar para recordar y apreciar el original. Okami fue un título que salió en PlayStation 2 y me llegó en todos los sentidos. Preciosos entornos, música atmosférica y una jugabilidad sorprendentemente bien conseguida tipo Zelda lo convirtieron en uno de los mejores juegos de 2007. Aunque lo más importante era el diseño visual. Okami era simplemente maravilloso, con su estilo a brochazos y esas flores que nacían por donde posabas tus patas. Okami es, junto a Odin Sphere y Shadow of the Colossus, uno de los títulos más bellos que puedes experimentar en una PS2.

Publicidad:

Tristemente, Okami compartía aún más cosas con Shadow of the Colossus. Ambos juegos llegaron en la etapa final de la máquina, y exprimieron lo que le quedaba a un hardware ya anticuado. La consola tosía y se atascaba, el framerate pegando bajones cuando pasaba demasiado en pantalla al mismo tiempo. La fluidez se cortaba con demasiada facilidad, y ya con mi primera partida con estos juegos esperaba futuros remakes o que Clover Studios y Team Ico hubieran esperado a PlayStation 3 en su lugar. Pero ya está bien sobre el pasado. Pronto tendré mi remake de Shadow of the Colossus. Y en lugar de Okami HD, aquí tengo Okamiden.

Okamiden

Casi un año ha pasado desde los sucesos del primer juego y la diosa del sol, en su forma de loba, ha dado a luz a su pequeño cachorro. Es de un blanco tan brillante como su madre y posee poderes similares. Una vez más, el Japón antiguo necesita la salvación, pues volvieron los demonios, la tierra está envenenada y se ha vuelto oscura y amoratada.

El pincel divino deberá limpiar el entorno de maldad. Los árboles muertos renacen resplandecientes cuando los toca la brocha, y un movimiento circular purifica las áreas malditas. Cuando sale el sol, la oscuridad deja paso y las bellas hojas cubren la tierra, esa sensación de calidez que percibí en 2007.

No es de extrañar que la sensación de pintado sea mucho más natural en una Nintendo DS que lo que fue con el Dual Shock. Puedo pausar la acción en cualquier momento y convertir la pelea en un cuadro donde derribo a mis enemigos dibujando bombas o cortes de una espada. Los combates se han puesto más fáciles que en el juego original, pero casi nunca se hacen aburridos. Un botón para atacar, un movimiento defensivo y el pincel son suficientes para que todo se mantenga interesante.

Okamiden

También existen diferentes estrategias para enfrentarse a diferentes tipos de demonios. Abstenerse del simple aporreo de botones es aún más necesario cuando aparecen los enfrentamientos con los jefes finales, de un diseño excelente. Mi favorito es la bruja demonio que fuma en pipa y presenta cuchillas gigantes. El pez megalómano se queda segundo por los pelos.

El mundo en sí también está simplificado. Los controles de cámara tienen su complicación, pero por suerte no tuve que usarlos muy a menudo pues la cámara suele encuadrar los puntos de interés. Chibiterasu, el cachorro, explora las zonas felizmente, pero aunque es el hijo único de la diosa loba, suele necesitar ayuda. Los que consiguen montarlo van cambiando durante el juego, pero prepárate para un puñado de mocosos mimados. Juntos nos infiltramos en los parajes repletos de monstruos, como el mercado demoníaco donde las almas de los mercaderes asesinados por clientes insatisfechos están condenadas a vender partes del cuerpo a sus hambrientos captores eternamente. Bueno, hasta que lleguemos y lo arreglemos con unas pinceladas.

Okamiden

La fuerza de Okami, como hemos comentado, estaba en su bellísima superficie. Okamiden sigue el mismo diseño, pero no es capaz de estar a la altura del original. Dos pequeñas pantallas de DS y otra ración de hardware caduco vuelven a no ser suficientes. La sensación general está ahí, pero en cuanto el juego hace un zoom y todo aparece en una resolución terriblemente baja me vuelvo paranoico y tengo que asegurarme que no hay un PC gamer con una risita tonta mirando detrás de mi hombreo. La historia se repite. Tengo la misma sensación que tuve con Okami: ¿no podrían haber esperado hasta que tuviéramos una consola más poderosa, como por ejemplo cierta portátil con pantalla 3D?

Pero pese a sus fallos, Okamiden lo consigue en muchos otros aspectos. La diversión de explorar está ahí. Hay muchas cosas que encontrar, mucha variedad en las distintas zonas y los puzles son tan desafiantes como deberían ser. Me encanta trotar por los campos abiertos de Japón y sus misteriosos bosques. Puede que unas cuantas flores en baja resolución no sean lo peor del mundo, al fin y al cabo.

Okamiden
Okamiden
Okamiden
Okamiden
Okamiden
Okamiden
Okamiden
Okamiden
Okamiden
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Buenos puzles, enemigos creativos, entornos acogedores, divertidas batallas.
-
Bastante feote en algunos lugares.

Análisis de los usuarios

  • Tildom
    Desde el Okami de PS2/Wii (la versión de Nintendo superó las ventas de la mejor acabada pero ignorada versión de PS2) deseé que Capcom hiciera... 9/10
Publicidad: