Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
FacebookFacebook
AVANCE

METRO: LAST LIGHT

THQ lo llamaba "obra maestra imperfecta" y los demás "idea decente pero pobre ejecución". El Metro 2033 original intentó varias ideas ingeniosas con su Rusia post-apocalíptica...

... y la historia de los supervivientes buscándose la vida en la red de metro subterránea, entre bestias y malos que se habían materializado del auto-derrumbamiento de la sociedad.

Como el laberinto de túneles en el que se ambientaba, la historia canalizaba experiencia cinematográfica pura y dura. Sin embargo, en la batalla campal a tres bandas entre la oscuridad, la sombra y la luz temblorosa de una linterna por crear la atmósfera y la mecánica del juego, aquellas pisadas eran poco seguras y tropezaban en la penumbra, un peligro cuando hay tanta competencia en el terreno FPS.

Así que aquí tenemos la versión "redux". Titulado Metro 2034 como nombre en clave interno y por los sabuesos husmea-noticias, ahora ha salido a la luz como Metro: Last Light, valga la redundancia. El cambio de título es para desligarlo del texto fuente original, con el que no comparte casi nada. El autor Dmitry Glukhovsky aún ofrece apoyo en la creación de Last Light, pero THQ pensó que la novela 2034 ofrecía poco en términos de adaptación a videojuego. Abandona discusiones a fuego lento sobre la caída de los hombres, (re-)incorpora monstruos, locos y ametralladoras y el estudio 4A Games trabaja para que el juego salga del culto y se convierta en un éxito.
Lo que se ha enseñado ahora son tres golpes secos y rápidos de gameplay, recortados de un segmento que forma las horas de apertura del juego y precedido por una atmósfera de comienzo que repasa los desechos del mundo superior antes de volver al sistema de túneles inferior.

Metro: Last Light

THQ emplea esta escena de inicio para destacar que el juego mantiene la esencia de su predecesor: survival horror atmosférico con sigilo puro o combate a tope, según las preferencias del jugador. Las mecánicas se están poniendo a punto y el sistema recibe una actualización para hacerlo bien en aquellos elementos que tenían imperfecciones la primera vez. No se extendieron en las formas, pero nos dijeron que Last Light tendrá una IA enemiga mucho más avanzada y las armas mucha más chicha en su poder. Otras cosas se están retocando, como la munición, en esta fase temprana de desarrollo (el juego estará el año que viene en plataformas HD). Y hay cosas que se admiten, pero de las que no se habla aún: multijugador, finales alternativos.

Por el momento, los pilares de la serie aún quedan muy evidentes. Lo comprobamos siguiendo a un operativo descendiendo una alcantarilla mientras con su compañero intentaba encontrar un camino hasta una estación de metro subterránea, para salvar a un prisionero. Los desechos glaciales de arriba congelando el visor de la máscara de gas, nuestro personaje desenroscando una bombilla para eliminar la iluminación de una patrulla enemiga y las muertes sigilosas tras seguirla a través de los túneles oscuros. Otro personal armado en una estación apartada, cegados por su propia luz, permitiéndote alternar entre puntos de cobertura hasta que vas derribando las tropas una por una casi a bocajarro. Las armas personalizadas, pues llevas un rifle con un indicador de gasolina atornillado y entras en la estación como debe ser.

Si esa especie de indicador se usa para contar la munición o las condiciones atmosféricas, aún no lo tenemos claro, pues pronto fue reemplazado por una ametralladora arrancada de una estación de seguridad. Como en cualquier película, la sustracción inició una secuencia en la que aparecen un montón de soldados en la base. Como Space Invaders en el metro, atravesando carne y cemento en una cascada de balas. Los refuerzos te obligan a cambiar de posición, deslizándote por huecos de escalera y detrás de bloques como una rata, con el plomo comiéndose lo que quedaba de cobertura.

Metro: Last LightMetro: Last Light

Un flash-forward a lo que parecen los intensos minutos posteriores, cuando tu compañero infiltrado y tú paseáis por la estación a plena vista, despreocupados y con un buen disfraz, esperando pasar desapercibidos por esos poblados pasillos.

Luego hay una bella sección que se fija en Assassin's Creed e Indiana Jones, mientras te abres paso en un auditorio rectangular atestado de gente y con carteles que recuerdan a la Alemania Nazi. Ambos vais camuflados de seguidores, y os dirigís al estrado y al orador que está al frente. Nos preguntábamos cómo podrían sobrevivir nuestros personajes en un intento de asesinato tan descarado, cuando nuestro compañero sacó su pistola y la disparó hacia el techo, aprovechando la confusión de toda la gente corriendo para dirigirse a la estación de transferencia de prisioneros. Solo para descubrir que el transporte ya va de camino a los túneles, por delante.

Nos transportamos a una sección más lineal pero repleta de acción cuando robamos una vagoneta minera modificada y la usamos en una persecución, con nuestro personaje descargando fuego de supresión sobre los vagones hasta arriba de enemigos. Finalmente damos con el transporte y arranca una escena pregrabada, con el primer intento de transporte en tren a setenta millas por hora. Un salto más y ya estamos en suelo firme (aunque aún tembloroso), colándonos entre los vagones y con tiroteos prolongados con los guardas del tren.

Hay un buen reconocimiento visual y auditivo de las velocidades a las que vamos, con las lonas sobre las cajas que hacen de cobertura golpeando a causa del viento, mientras que las luces del túnel azotan con la velocidad de una fiesta rave. Los propios faros del tren queman nuestra visión y proyectan largas sombras de la carga y de los guardias. La vibración tanto del tren como las cadenas que sujetan la mercancía ofrecen una velocidad en sinfonía con el tiroteo. La situación atrapa de tal forma que nos sorprendía que nuestro propio pelo no ondeara al viento siguiendo la escena.

Metro: Last Light

La pantalla se oscureció y estábamos de vuelta en la sala de conferencias donde se celebró la presentación de THQ. Es justo decir que la compañía está trabajando duro para que Last Light sea todo un cartel de referencia para las máquinas PC mas ambiciosas. El juego se ve estupendo, obviamente con estas partes muy pulidas para sobresalir en el inminente E3. Será interesante comprobar si el estudio consigue separarse de los golpes cinematográficos que hicieron del original un concepto tan absorbente o si lo exponen a condiciones diferentes para ensanchar la premisa y evolucionarla.

Aunque no se separara mucho de 2033, con probablemente otros 12 meses por delante para extender ese perfeccionamiento por todo el juego, Last Light podría ofrecer sin problemas uno de los mejores conjuntos de experiencias futuristas del año que viene.

BETA +