Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Splatoon

Splatoon - impresiones

Nos pasamos un rato probando el nuevo y colorido shooter (de pintura) por equipos (de calamares) de Nintendo (en exclusiva para Wii U).

Dejemos las cosas claras desde el principio: Splatoon es un shooter en tercera persona poco convencional. En vez de cartuchos y balas como podríamos ver en otros títulos de guerra y demás conflictos, aquí los jugadores se disparan con pintura de colores muy vivos. Entonces, estaréis pensando... ¿Acaso es una especie de paintball? Pues no. Está claro que el color es el elemento definitivo del título y se usa para atacar a los enemigos y para pintar el territorio, pero, además, ese precioso moco viscoso ofrece unas ventajas tácticas fantásticas nunca vistas.

Por ejemplo, si le disparáis un chorro de esa sustancia al enemigo, conseguiréis que se mueva más lento o, si presionáis el gatillo izquierdo, os transformaréis en un cefalópodo que puede nadar a través de cualquier pringue de vuestra tinta que haya por el mapa. Entre otras cosas, si permanecéis en esta forma, también podréis atacar a cualquier enemigo que pase o pintar una pared y subirla con facilidad. Pero tened en cuenta que los bichos con tentáculos se cansan con facilidad y, si presionáis al máximo, acabaréis cayendo por puro cansancio.

Durante el día de pruebas que tuvimos con el título, también pudimos juguetear con el modo para un jugador, aunque brevemente, y nos dio tiempo a ver algunas de las técnicas más interesantes y algunas de las secciones de puzle del videojuego.

Para empezar, muchos niveles están diseñados única y exclusivamente para enseñar las mecánicas principales al jugador. Así, al igual que ocurre con muchas experiencias centradas en el multijugador, el modo para un jugador de Splatoon puede convertirse más en un tutorial que en otra cosa, aunque nos reconcome saber si se podrán aplicar algunas de las mecánicas de un jugador cuando juguemos online.

Sin embargo, incluso en el estado actual de desarrollo, es más que evidente que las partidas online van a ser el meollo de la diversión de Splatoon. Vamos a describir algunos aspectos: en general, un partida dura entre tres y cinco minutos y los jugadores reaparecen después de unos segundos, en caso de que los maten, ¡e incluso hay una Cámara de muerte! Puesto que el título está centrado en las batallas por equipos, podéis lanzaros hacia un compañero justo después de reaparecer: si seleccionáis su posición con el GamePad de Wii U, vuestro personaje se verá catapultado hacia el lugar seleccionado.

Así, de primeras, ya sabemos que va a haber dos tipos de jugadores. Aquellos que se dedicarán a pintar el campo de batalla con sus colores y los que prefieren cazar a sus oponentes. Eso sí, está clarísimo que los mejores equipos serán los que combinen ambas funciones. Además, el sistema de emparejamientos ayuda a que así sea, porque mezcla a los jugadores en ambos equipos y consigue que haya diferentes tipos y habilidades en cada lado del campo de batalla.

En cuanto a las armas, todas tienen el mismo rango, pero hay habilidades diferentes según cada clase que hacen que cada partida sea la mar de impredecible. Al respecto, si dañáis a vuestros adversarios o si pintáis algunas superficies, se os irá llenando una barra de poder y, una vez que esté llena, la habilidad especial estará a vuestra completa disposición. Según lo que seáis, con solo un toque de la palanca derecha, desencadenaréis una tormenta devastadora de hermosos colores, daréis unos cuantos mamporros muy precisos o pondréis trampas mortales. Por otro lado, la mayor parte de las clases tiene una segunda habilidad especial que no necesita carga de ningún tipo.

SplatoonSplatoon

Por ejemplo, el soldado de vanguardia puede lanzar granadas de color para golpear a los enemigos o para pintarrajear zonas enormes del mapa, pero consume mucha pintura, lo que le deja vulnerable y le obliga a esconderse. La pintura se rellena automáticamente, pero tarda un poco, aunque en estado pulpo regenerareis la munición bastante más rápido.

Eso sí, una vez entréis en la partida, no podréis cambiar armas. ¡Tachán! Aunque esto vaya un poco en contra de lo que podríais esperaros de un shooter multijugador, la verdad es que le proporciona al juego un toque aleatorio muy interesante. Nunca sabréis qué llevan vuestros enemigos y tendréis que ir adaptándoos sobre la marcha. No obstante, por eso tendréis que llevar un equipo equilibrado, para poder contrarrestar cualquier amenaza y, si el resto de vuestros compañeros no cooperan y sabéis que la partida está perdida, es fácil divertirse y echarse unas buenas risas. ¿Podrían arreglar esto si permitiesen cambiar las armas durante las batallas? Probablemente, pero, ¿querrán los desarrolladores arreglar este aspecto e incluirlo? No tenemos ni la más remota idea.

En cuanto a los modos, Turf War es el equivalente 'nintendero' del clásico Duelo a Muerte por Equipos, con ocho jugadores distribuidos en dos equipos. En este modo, en concreto, las muertes no cuentan y se llevará la victoria el equipo que haya coloreado la zona más grande. Splat Zones es otro modo, más dirigido a los jugadores experimentados, y que representa básicamente el mítico Rey de la Colina. De hecho, está pensado para que sea uno de los varios modos clasificatorios y, por eso, tendréis que ser, como mínimo, nivel 10 para poder competir. Ahora bien, los modos clasificatorios no estarán disponibles desde el lanzamiento, ya que el estudio quiere asegurarse de que haya suficientes jugadores que hayan alcanzado el nivel 10 para poder activarlos.

Por otro lado, solo podréis disfrutar de esta experiencia tan colorida con el GamePad y puede que esto sea una de las pocas desventajas que Splatoon tiene por el momento. Más que nada porque para apuntar hay que inclinar el GamePad y eso requiere bastante práctica: vamos, que para nosotros fue algo difícil de ajustar.

Después de completar con éxito varias rondas online, iréis ganando puntos de experiencia y dinero para personalizar a vuestro personaje y desbloquear nuevo equipamiento. La verdad es que la apariencia tan extraña de los diseños de los personajes es muy atractiva y no tenemos ninguna duda de que, cuando sea posible, nosotros le pondremos a nuestro avatar un montón de colores chillones y llamativos (pobrecito).

En resumen, después de nuestra corta sesión con el título, nos sentimos bastante optimistas. Splatoon es un espectáculo lleno de colores vivos con unas mecánicas de juego muy interesantes. Está claro que hay que acostumbrarse a los controles, que son un pelín complicados, pero los diferentes estilos de juegos y los modos son más que satisfactorios. No nos queda más que una preguntita de nada: ¿Splatoon es un juego para niños? A primera vista, sí. Ahora bien, después de jugar varias horas, es evidente que el juego necesita mucha práctica y experiencia. Entonces, ¿qué audiencia tendrá? ¿Tendrá la capacidad de los mejores títulos multijugador? Pronto lo sabremos. Tan pronto como en mayo.

SplatoonSplatoon
SplatoonSplatoonSplatoonSplatoon
SplatoonSplatoonSplatoonSplatoon
SplatoonSplatoon