Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Xenoblade Chronicles X

Xenoblade Chronicles X - impresión final

Os contamos cómo han sido nuestras primeras horas en el planeta Mira, nuevo destino de la humanidad, Wii U GamePad en mano.

  • Texto: José Luis Villalobos

Han pasado ya dos ediciones del E3 desde que pudimos ver cómo se desarrollaban los primeros minutos en Xenoblade Chronicles X gracias a las retransmisiones de Nintendo Treehouse que la compañía nipona se sacó de la manga para acercar los juegos mostrados en la feria angelina a los jugadores de todo el mundo. En aquel vídeo (el primero incrustado en este artículo) pudimos conocer la premisa del juego: el planeta tierra ha sido destruido por una raza alienígena y la raza humana se ha visto obligada a dispersarse por el espacio. La gran nave que llevaba una pequeña réplica de la ciudad de Los Ángeles es atacada y derribada sobre la órbita del planeta Mira.

En nuestras primeras horas hemos podido corroborar que estamos ante un juego inmenso, más grande que su antecesor Xenoblade Chronicles, que lleva algunos puntos que hicieron memorable a este, como su sistema de combate y su diseño de entorno, a unos niveles difíciles de superar. Es cierto que, a diferencia del título de Wii y New Nintendo 3DS, la trama de X tarda un poco más en arrancar, por lo que preferimos esperar al análisis para detallaros un poco más.

Para familiarizarnos con el planeta Mira, las primeras tareas que nos encargarán para ayudar a Nuevo Los Ángeles serán sobre todo de exploración, instalación de sondas exploratorias y de eliminación de enemigos a lo largo de Primordia, el primero de los cinco continentes que componen la vastísima superficie de Mira.

Primer apunte: el mapa de Xenoblade Chronicles X es tan enorme que pulsando R+B se nos da la opción de poner a nuestro personaje a andar automáticamente. En uno de nuestros primeros ataques de curiosidad, nos lanzamos al mar, a nadar hasta donde nosotros presuponíamos que una barrera invisible nos enviaría de vuelta a algún checkpoint. ¡Nada mas lejos de la realidad! Sin tiempos de carga que mediasen, pudimos visitar desde prácticamente el principio los cinco continentes que forman Mira: más lentamente por mar, donde los peligros son menores; o jugándonos el pellejo por tierra, donde enemigos descomunales y de niveles muy por encima de nuestras posibilidades actuarán en la mayoría de casos de barrera "natural" contra nuestras ansias de exploración.

Xenoblade Chronicles XXenoblade Chronicles X

Por lo general cada enemigo, por muy simple que sea, tiene dos o tres partes diferenciadas del cuerpo a las que podemos atacar durante el combate. Si logramos destruirlas, no sólo conseguiremos diferentes materiales y objetos una vez terminada la batalla, sino que también anularemos el ataque o la habilidad especial que ese enemigo en concreto tenía asignada a esa parte de su cuerpo. Por ejemplo, hay robots con mucha defensa a los que, sin embargo, podemos destruir sus brazos para dejarlos completamente inoperativos. Para ello, podemos usar tanto armas de cuerpo a cuerpo como a distancia, así como dar órdenes básicas a los miembros de nuestro grupo para que ataquen a una parte concreta, mantengan las distancias o adopten una actitud más defensiva, por ejemplo.

Un aspecto de Xenoblade Chronicles X que cobra importancia desde el principio es su sistema de clases. Prácticamente cualquier cosa que hagamos, ya sea durante una misión o por nuestra cuenta, nos aportará experiencia. No obstante, dentro de la organización de Nuevo Los Ángeles existen 8 brigadas diferentes (mira el segundo vídeo embebido en este avance) a las que nos podemos unir en función de qué tipo de tareas prefiramos hacer. Por ejemplo, los Interceptors son perfectos para los primeros pasos del juego, ya que reciben más experiencia por realizar misiones y eliminar monstruos. Sin embargo, si lo que nos gusta es buscar y eliminar magnos, los monstruos más grandes y fuertes del juego, nuestra brigada perfecta serían los Harriers. Elegir bien nuestra brigada al principio es importante para progresar más rápido y poder acceder antes a misiones de mayor rango.

Se nos quedan muchas cosas por comentar en estas impresiones finales, como el sistema de clases que nos permite ser un tipo de guerrero u otro, la importancia de la climatología del juego en los combates, el sistema y jerarquía de misiones, las posibilidades de personalización, la investigación de armas y mejoras, la exploración con los SKELLS (anteriormente conocidos como DOLLS, mira el tercer vídeo más abajo), el afinigrama, el uso de balizas o el juego online. Son demasiadas cosas, tantas que los 19 GB que ocupa descargar Xenoblade Chronicles X en el disco duro de Wii U se antojan pocos. Monolithsoft ha hecho un gran trabajo de optimización con este juego.

En tan solo unas semanas volvemos para compartir con vosotros nuestro análisis de Xeno X y su veredicto final. Hasta entonces, seguiremos recorriendo el implacable mundo de Mira el cual, de momento, no tenemos ninguna gana de abandonar.

Xenoblade Chronicles XXenoblade Chronicles X
Xenoblade Chronicles XXenoblade Chronicles X
Xenoblade Chronicles XXenoblade Chronicles XXenoblade Chronicles XXenoblade Chronicles X