Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Paper Mario: Color Splash

Paper Mario: Color Splash - primeras impresiones

Nos quedamos sorprendidos al encontrarnos con un título que hasta ahora no había hecho nada de ruido.

Nintendo se ha dado a las texturas en Wii U. En lugar de buscar el hiperrealismo a través de los gráficos se ha dado cuenta de que puede combinar muy bien su estilo más colorido y animado que tanto nos ha alegrado la vista en multitud de juegos, sobre todo de plataforma, con la potencia actual que facilita recrear la realidad. Pero, en vez de ir a por la carne y el hueso, se ha tirado primero a por las telas, después a por la plastilina y, por último, a por el cartón.

Porque Paper Mario: Color Splash nos ha dejado muy sorprendidos en primer lugar por el trato que ha dado a este estilo gráfico de papel tan suyo aprovechando la capacidad de Wii U, que si bien no está al nivel del resto de máquinas sí está demostrando que es más que suficiente para hacer títulos muy vistosos como Xenoblade Chronicles X o The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Las texturas de cartón y papel de esta nueva entrega están muy por encima de las que hemos visto en otras ocasiones, también de la entrega de Wii.

No es cuestión de definición, es el propósito de hacer algo más elaborado, más vistoso y más creíbles. Primero vimos el principio del título un día de playa en Isla Prisma en el que los todas se divierten y celebran festejos. La composición del mar, de las nubes, de la arena y de las rocas confunde realismo y animación. Un esfuerzo que incluso el propio estudio se ha tomado a broma al dar un toque más elemental a las zonas secretas porque según cuentan en Nintendo, si no están a la vista, es que se pueden dejar a medias.

El humor ha sido un elemento básico en la longeva vida de los RPG Paper Mario y aquí no va a cambiar. Han incluido más líneas de diálogo y cada Toad está esperando con algún chascarrillo. Pero no solo están en el guión, están dentro de los propios puzles. En esa misma fiesta hay un espectáculo en el que Mario debe participar. Primero tiene que encontrar a cinco setas verdes escondidas por su entorno, una de ellas tan malamente que acaba con una esquina doblada. Será clave para el siguiente juego, ya que para avanzar hay que conseguir una llave en un juego de trileros en el que participan esos toads. Pero ojo porque aquí nada va en serio y no es será sencillo saber quién la tiene. Literalmente se van a cachondear de ti.

Paper Mario: Color Splash

Paper Mario: Color Splash va de un mundo vivo que está perdiendo el color. La esencia del juego está en la pintura y, su forma de difusión es el Wii U Gamepad, aprovechado de varias formas. La primera es para recortar el escenario, ya que en varias zonas será posible pasar la imagen al mando y pasar la tijera por los cartones en busca de caminos ocultos. La otra es el sistema de combate, que como cada entrega vuelve a cambiar.

Aunque el movimiento por el escenario es libre y aventurero, y te pueden atacar tal cual o puedes pisar alguna tortuga, el combate real es por turnos y mediante cartas, aunque activo. En cada una de ellas, que debes coleccionar, hay una acción como pisar, recuperar vida, golpear con un martillo.... estas cartas pueden estar ya coloreadas y ser usadas al instante o venir en blanco y negro, por lo que hace falta pintarlas primero. Ahí entra en juego el medidor de tinta de tres colores que hay que tener siempre controlado, y que nos obliga a estar recogiendo color por todo el mapa.

Pero, como decía, no son turnos pasivos. Tanto a la hora de ejecutar una carta de ataque como a la de defenderse de los enemigos, el jugador puede mejorar el efecto pulsando los botones en el momento adecuado. En lo último es sencillamente una cobertura para perder menos vida, pero en la ofensiva puedes desatar un combo de hasta cinco golpes que te hace tomar la delantera en los combates.

Paper Mario: Color Splash

La esencia es simple, pero tiene varios niveles de complejidad, como pudimos comprobar al luchar contra uno de los Koopa-troopa. Porque son más largas y estratégicas y requieren utilizar tanto enemigos capturados como objetos del escenarios, todos convertidos en cartas a tu disposición. Los objetos son la auténtica variante a tener en cuenta al luchar porque son contextuales, como un extintor para apagar el arma en llamas de un enemigo, o un gato chino de la suerte que no sabemos para qué servirá más adelante. Además están recreados con gráficos realistas que quedan como si un objeto de verdad se hubiera caído dentro de un diorama.

Algo que me ha llamado mucho la atención de esta nueva entrega de Mario de papel es la colocación de la cámara. Más cercana y baja de lo que acostumbran a ofrecernos, quizá para potenciar este factor aventurero que puede alejarlo un poco del carácter RPG que ha tenido en otras ocasiones. Sin embargo solo hemos visto dos secciones aisldas y nada del menú más allá de las cartas de combate y defensa, por lo que no sabemos si hay otros elementos roleros esperando.

Cuando Nintendo confirmó que Paper Mario: Color Splash no iba a estar en formato jugable en el E3 2016 nos quedamos muy asustados. Con el escaso catálogo de Wii U sonaba muy mal tener escondido uno de sus pocos títulos. Sin embargo, estas dos misiones nos han hecho darnos cuenta de que no hay nada que tener, que esto pinta a buen juego.

Paper Mario: Color Splash