Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Yooka-Laylee

Yooka-Laylee - impresiones

El sucesor espiritual de Banjo Kazooie nos ha dejado muy impresionados.

  • Texto: Sam Bishop

A juzgar por la enorme expectación que ha levantado Yooka-Laylee, bien regada de billetes en su agraciada campaña de financiación colectiva, todo apunta a que había más ganas de las que parecía por el retorno de las plataforas 3D clásicas. Aunque el estudio formado para crearlo por extrabajadores de Rare Playtonic Games ya ofreció a sus pequeños socios una versión de prueba llamada Toy box, hasta ahora no hemos tenido la ocasión de probar una demo que represente el título definitivo.

Lo primero que hay que contar es que Yooka-Laylee realmente transmite la sensación de ser el sucesor espiritual de Banjo-Kazooie, como siempre se dijo. Pero tampoco puede ser tan sorprendente cuando hay tantos cerebros compartidos entre ambos desarrollos. Desde el nombre hasta el estilo artístico, pasando por el sentido del humor, y por supuesto por esa estructura que se rompió la forma de entender los videojuegos en Nintendo 64, algo que no es para nada negativo.

El juego de Rare, como tantos otros de la época en los que se inspira este proyecto, no tenía un sistema de control intuitivo ni era siempre cómodo. Solucionarlo es uno de los grandes retos que tiene hoy en día un equipo que quiere volver a esa época, deben ofrecer a los jugadores actuales algo a lo que estén más acostumbrados. Pues Playtonic Games lo ha hecho extremadamente bien, porque en esta demo los movimientos y combates con los personajes son suaves y precisos. Eso ha hecho que ese estrés que sufríamos a veces para llegar a sitios complejos en el pasado haya desaparido, y nosotros estamos muy agradecidos por ello.

Parte del encanto de Yooka-Laylee está en su humor bromista. Si esa agilidad mencionada es lo que marca su rendimiento técnico, la comedia de su guión es lo que representa su personalidad. Está por todas partes y siempre funciona. Desde el primer encuentro con un personaje NPC, la serpiente Trowzers, hasta las interacciones con la vagoneta Kartos, al que Laylee le presunta si es "el dios de la mina". Hay dobles sentidos y frases ingeniosas, como en el de N64, y esperamos que esa chispa vaya más allá de lo que dura esta demo.

Yooka-Laylee
Yooka-LayleeYooka-LayleeYooka-Laylee

Otro aspecto de la pruebo que nos dejó imporesionados fue el tamaño. Creemos que lo que nos ofrecieron era todo un solo nivel (probablemente el primero), repleto de zonas que explorar. Tan grande que nos resultó imposible visitarlo todo en el no demasiado largo tiempo de juego, sin poder siquiera parar a realizar multitud de objetivos y puzles. Había personajes con los que pararse a hablar, salas secretas, zonas de plataformas por las que acceder a otros puntos y todo lo que te puedas esperar del diseño de niveles de un plataformas 3D. Nunca es fácil decidir qué es lo que quieres enseñar al jugador con una demo, pero Playtonic acertó de pleno con esta propuesta dado el contenido a la vista. Al final nos tuvieron que quitar el mando porque no había forma de parar.

Visualente también es impresionante. No se han olvidado de sus raíces, de los colores y matices que marcaron el género, pero han sido capaces de traer hasta el presente el estilo pasado. No es ninguna exageración eso de que tiene un aspecto espectacular. En el caso de la demo, la ambientación es una zona boscosa, por lo había matices de verde repartidos por todo el mapa. Donde Banjo-Kazooie saltaba a la vista por su paleta de colores, este título lo hace por su luminosidad, que realza aun más todo ese gran trabajo de diseño y modelado, muy superior al de su referente.

Poco podemos comentar de la trama en sí porque las misiones que nos encontramos abiertas parece que tenían poca relación con la historia principal, aunque sí pueden servir como referente de cómo se organizan las tareas. Se puede acceder a unos pequeños retos para ganar Pagies, el par de Jiggies que sirve para poder avanzar. Como por ejemplo, proteger a un explorador de los monstruos a recoger diamantes durante un paseo en vagoneta por una mina. No parece que en este sentido estén buscando la innovación, más bien satisfacer la carencia de muchos años de vacío.

Si has llegado hasta el final de este texto quizá se te haya formado la idea de que Yooka-Laylee es como una versión moderna de Banjo-Kazooie, sobre todo porque nosotros lo estamos comparando una y otra vez, pero este título es mucho más que un sucesor espiritual o una secuela sin licencia. Es capaz de coger todo lo que hizo grande a un género durante una generación (más bien dos) y de mejorarlo en conjunto, también lo malo, dando como resultado un juego con su propio aroma a partir de una vieja fórmula. Eso es lo más importante que sacamos de aquí, que esto no es una mera copia, es un juego con personalidad y garra. Solo con un mundo ya nos hemos quedado con la boca abierta, así que las ganas de poder verlo entero el año que viene en Wii U, PS4, PC o Xbox One están por las nubes.

Yooka-LayleeYooka-LayleeYooka-Laylee