Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Micro Machines: World Series

Micro Machines: World Series - impresiones

Codemasters nos devuelve a nuestra infancia con los coches de juguete más famosos.

  • Texto: Sam Bishop

Este verano, los de Codemasters se han propuesto ponernos nostálgicos con la nueva entrega de la serie Micro Machines, que saldrá a la venta para PC, PS4 y Xbox One en junio. Micro Machines: Word Series recupera la acción que vimos por primera vez allá por 1991 y en versiones posteriores para Mega Drive o PS2 para introducirla en la nueva generación de consolas.

Lo que tiene la nostalgia es que siempre obliga a decidir qué elementos del original se deben conservar y cuáles no. En este caso, Micro Machines: World Series mantiene más o menos intacta la esencia de la serie: pilotamos los pequeños coches en diferentes modos y por circuitos situados sobre objetos domésticos y en zonas habituales de la casa, como tableros o jardines. Esta nueva entrega incluye modos de juego clásicos como Eliminación y Batalla, que son los dos que pudimos probar.

Empecemos por Eliminación. En este modo, cuatro pilotos toman la pista con el objetivo de mantenerse dentro de la pantalla, que va siguiendo al jugador que va en cabeza. Para entorpecer a nuestros oponentes, podemos utilizar una serie de objetos, como bombas o un martillo gigante. Por si la cosa no fuese ya lo suficientemente caótica, a esto hay que sumarle los obstáculos presentes en la propia pista, entre los que se incluyen fogones o batidoras encendidas, por ejemplo. Cuando termina una ronda, aparece una pantalla en la que se muestra el progreso de cada jugador con una línea. Cuanto mejor lo hagamos, más avanzará la línea, mientras que si perdemos, retrocede, así hasta que, después de un cierto número de victorias, se proclama un ganador general.

Micro Machines: World Series
Micro Machines: World SeriesMicro Machines: World Series

En el modo Batalla, pudimos probar varios tipos de batallas online contra una mezcla de jugadores reales y coches controlados por la IA. En una de ellas, el objetivo consistía en tomar el control de un punto que se iba moviendo por el escenario cada cierto tiempo; otra, era el típico juego de captura la bandera, mientras que en la última, debíamos llevar una bomba a la base del equipo contrario. En lo que se refiere al estilo de juego, el principio es el mismo que el de otros modos, ya que también debemos conducir por varios circuitos, pero en las batallas, cada vehículo cuenta con distintas armas e incluso habilidades especiales, que permiten levantar muros o aturdir a los enemigos, por ejemplo.

En cualquier caso, lo que más nos ha sorprendido de Micro Machines: World Series son sus gráficos. Como ya hemos dicho, el juego mantiene intacta la esencia de la franquicia Micro Machines, sobre todo gracias a la perspectiva y a su ambientación "casera", pero nos han impresionado el aspecto pulido y la cantidad de detalles que se han añadido en esta entrega, como la textura del fieltro de la mesa de billar o las pequeñas astillas en la madera del taller. Incluso la apariencia de los coches se ha cuidado hasta el mínimo detalle. Sin duda, Codemasters ha conseguido adaptar la serie a la actualidad.

Ya que hablamos de los coches, os adelantamos que podremos elegir entre una docena de vehículos, cada uno con sus ventajas y desventajas. Nuestro favorito es el camión de bomberos, que nos pareció muy equilibrado y fácil de manejar. El tanque, por otro lado, es más lento, pero nos permite machacar a los contrarios con facilidad, mientras que el aerodeslizador es rápido pero también resbala más. Hay que decir que los vehículos no tienen tantos matices como los que solemos encontrar en los juegos de carreras tradicionales, pero aún así presentan diferencias notables, sobre todo cuando van equipados con armas y habilidades en el modo Batalla, así que podéis estar tranquilos, porque habrá coches (y pistas) para todos los gustos.

Micro Machines: World Series

No hay mucho más que decir con respecto al estilo de juego, solo que si conocéis la serie Micro Machines, ya sabréis cómo es esta nueva entrega. Básicamente, tenemos un botón para acelerar y otro para utilizar objetos, mientras que para girar utilizamos el stick analógico. Eso es todo. Cuando lo probamos, los coches respondían de forma muy natural y todo lo demás parecía funcionar perfectamente.

Una muestra de la calidad de World Series es que, aunque nunca hayáis jugado a un título de la serie antes, podréis coger el mando y empezar a divertiros en cuestión de minutos. Su planteamiento es tan sencillo que es imposible que no os enganche y la acción es lo suficientemente caótica como para que personas que apenas se conocen se pongan a gritarse entre ellas y a la pantalla. Es un juego superadictivo, que os hará repetir constantemente eso de "solo una partida más", y ya que hablamos de las partidas, hay que decir que, aunque suelen ser cortas, están reñidas hasta el final.

Resumiendo, Micro Machines: World Series no se aleja demasiado de la fórmula tradicional de la franquicia, pero en este caso es un punto a su favor. Codemasters ha logrado recuperar una idea de éxito e introducirla en la época actual, con unos gráficos totalmente renovados y escenarios llenos de detalle. Los fans de los juegos de carreras con perspectiva cenital ya tienen un motivo para contar los días hasta el 23 de junio, cuando está previsto que salga a la venta. Micro Machines: World Series ofrecerá diversión fácil y accesible.

Micro Machines: World Series