Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
FIFA 18

FIFA 18 - primeras impresiones

FIFA vuelve gritando "shiiiuuuu" con Ronaldo en la portada. ¿Qué cabe esperar de su segundo año sobre el motor Frostbite?

  • Texto: Sam Bishop

A principios de semana se hizo oficial que CR7 es el protagonista de FIFA 18, pero unos días antes estuvimos en el estadio Stamford Bridge del Chelse en Londres (y en el Santiago Bernabéu en Madrid, y en los Champs Elysées en París) para conocer mejor el juego de primera mano a tiempo del EA Play y el E3 2017. Así asistimos a la presentación del director creativo Matthew Prior y del productor jefe de gameplay Samuel Rivera, para luego ponernos a los mandos del nuevo FIFA durante un buen rato. Y en nuestra libreta nos trajimos notas sobre las grandes novedades que ha preparado EA, con las que promete que será la entrega más realista y con mejor respuesta de toda la serie.

Una de las claves de la evolución reside en que se trata del segundo año sobre la tecnología Frostbite que se implementó en FIFA 17, y se puede notar al instante en el salto de calidad y detalle en los gráficos del juego, sobre todo en cuestiones de iluminación. No es que FIFA 17 fuera feo, pero la diferencia salta a la vista: es mucho más que una cuestión de pulido, y sobre todo los rostros de los jugadores cobran expresión y realismo, bañados con unas sombras más creíbles y suaves. La oclusión ambiental y el dual shadowing tienen parte de culpa como términos más técnicos.

Pero si bien esperábamos un avance visual, lo que primero le pediríamos a FIFA 18 son mejoras en el gameplay. En este sentido Rivera destacó unos apartados que luego, efectivamente, confirmamos mejorados a los mandos. Respuesta, explosividad, fluidez y personalidad. Casi todos tienen más o menos que ver con el nuevo sistema de animaciones, el Motion Technology System, que básicamente funciona y reacciona frame a frame en lugar de hacerlo como hasta ahora, a cada paso del jugador. Tiene sentido, y también mucho trabajo detrás. Los cambios provocados con los botones y sticks analógicos se pueden activar ahora al instante con animaciones de transición, y también supone -esto siempre según EA- un ahorro de recursos a la hora de capturar a los jugadores, por ejemplo reduciendo drásticamente el número de tomas necesarias con Cristiano Ronaldo para meterlo en el juego. En pleno partido se puede cambiar de dirección más rápido, sin tener que esperar a que termine de dar el paso el futbolista.

FIFA 18

Sin embargo, en este sentido hemos tenido sensaciones encontradas. Yo personalmente no percibí tanta diferencia en Londres como prometía Rivera, pero David Caballero sí que notó una respuesta bastante mejorada en el evento de Madrid. Sea como fuere, tampoco esperéis un salto descarado en este sentido, pues hay que mirar los clips demostrativos con el motor del juego para apreciar mejor el trabajo realizado. En la misma línea, la posición de los jugadores respecto a la bola, y a su vez el control o chut al primer toque también se ven beneficiados por estos retoques frame a frame.

En cuanto a la personalidad se nota mucho más y no es únicamente un lujo visual, sino algo que también afecta al control y que ahora nos preguntamos cómo no estaba en los FIFA anteriores en pos de la autenticidad. Son aspectos como los estilos de carrera de cada jugador (de entre los más grandes), en términos de movimiento de los brazos, inclinación del cuerpo, aceleración, longitud de cada zancada... CR7, Griezmann, Sterling, Robben... todos se identifican ahora a la legua por su peculiar estilo, y también vimos una demostración sobre el trabajo en las zancadas basado en una carrera entre Piqué y Messi (y otra entre Benzemá y Cristiano).

Y para que no sea una exclusiva de los 'cracks' de primera línea, también han elaborado una serie de arquetipos en los que encajan todos los jugadores de FIFA 18, a saber: bajito, estándar y alto en altura y delgado, medio y fornido en corpulencia. Esto cambia esos pasitos o zancadas al correr y también la forma de cambiar.

Por supuesto, también es una cuestión de velocidad. La personalidad in-game de Messi o Hazard acelera ahora sus animaciones de regate por encima de otros que no son tan diestros en este sentido. Sin embargo, si algo notamos que no estaba aún en su punto con esta versión temprana, fue precisamente el regate, pues vimos algunos jugadores rodeando el balón en vez de dar un toque o entregar un pase, como si estuvieran 'cubriendo' de forma defensiva en lugar de jugando. También prometen mejoras en el regate sin balón, pero no pudimos ponerlas a prueba lo suficiente durante nuestros partidos. En cuanto a la explosividad es justo como en el fútbol real, el paso en impulso del trote al galope, con una elaborada animación que baja el pecho y alarga la zancada para hacer de referencia visual en la transición al sprint.