Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
A Way Out

A Way Out - impresiones

Un cooperativo forzado de los creadores de Brothers: A Tale of Two Sons.

Hace un par de años vimos una demo en el E3 de un juego llamado Hazelight. El director de Brothers: A Tale of Two Sons, Josef Fares, hacía así la presentación oficial de su nuevo estudio y del primer proyecto en el que se embarcan. Fue algo muy breve, tan solo vimos a dos tipos a bordo de un tren, probablemente polizontes. Al final resultó que aquel nombre hacía referencia al estudio, y que el juego se titula A Way Out.

Volvió a aparecer en la conferencia de prensa de Electronic Arts de este 2017 ya a pleno rendimiento. Aquellos tipos han resultado ser Vincent y Leo, una extraña pareja que se conoce en prisión y que se necesita el uno al otro para escapar. Esas primeras imágenes no podrían hacer pensar que su fuga es el centro de la aventura, pero es tan solo el comienzo. No trata solo de escaparse, refleja todas las situaciones que se cruzan en el camino de este dúo. No se sabe exactamente qué les lleva a permanecer juntos, y Fares no tiene ninguna gana de contar nada más del guión aparte de lo que puede interpretarse del tráiler y de los vídeos de gameplay. Lo que sí está claro es que ambos tienen un pasado y unas razones distintas.

A Way OutA Way Out

Al ser un juego cooperativo que se centra en la narrativa, no hay opción de engancharse a una partida de otro y dejarla a medias: hay que jugar siempre en compañía. Da igual si es online o es local, la versión que prefiere su creador, la pantalla siempre está partida en dos (excepto cuando ambas cámaras están juntas, pero ese es otro tema). Es esa limitación la que hace que A Way Out destaque frente a otras propuestas, porque la visión de conjunto está clara y es única, por mucho que suponga una barrera de entrada para los jugadores solitarios.

En algunos casos sí entra en escena un tercer punto de vista. No es jugador adicional, es más bien algo que ocurre sin que ninguno de los dos esté presente y es importante. También hemos llegado a ver en una ocasión que la pantalla se unifica: era una escena prematura, que Fares no enseñó en su portátil, en la que ambos trataban de escapar de la policía bajando por un edificio, pero de uno en uno. Cada escena ofrece una forma de jugar y un entorno distinto, nada de lo que se nos puso delante se repetía, sin relleno. La escena del hospital termina con lo que parece ser una situación de beat'em up lateral (con 300 animaciones) con Leo, algo que no volverás a hacer en todo el juego.

Que sea cooperativo no quiere decir que todo el tiempo tengan que estar juntos y vivir lo mismo, que para eso está la pantalla dividida. Algo que nos sorprendió y nos gustó mucho es que mientras un jugador está en un vídeo el otro puede estar en una fase de gameplay, incluso paseándose por la cámara.

A Way OutA Way OutA Way Out
A Way OutA Way Out
A Way OutA Way OutA Way Out
A Way Out