Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Assassin's Creed Origins

Assassin's Creed Origins - impresiones

Viajamos al antiguo Egipto para descubrir los orígenes de la hermandad de asesinos.

La espera ha sido larga, pero, por fin, la hermandad de asesinos de Assassin's Creed se desplaza al antiguo Egipto con motivo del décimo aniversario de la franquicia de Ubisoft. Tampoco es que haya sido una gran sorpresa: el lugar donde se ambienta esta nueva entrega, cuyo lanzamiento está previsto para otoño, es probablemente uno de los secretos peor guardados de la historia de los videojuegos. Sea como sea, ahora se ha descubierto el pastel de forma oficial, y nosotros estuvimos allí para probarlo a principios de esta semana.

Lo primero que nos llamó la atención de Assassin's Creed Origins es lo bien que se presta la época de la dinastía ptolemaica a la fórmula característica de la serie. El Egipto diseñado por Ubisoft es un lugar exótico y misterioso, lleno de pirámides majestuosas, pequeños asentamientos, peligrosas tumbas y catacumbas ocultas. Entre las diferentes zonas del mapa, se extienden vastos tramos de desierto cubiertos de arena y tormentas hasta donde alcanza la vista.

En esta aventura, asumimos el papel de Bayek, el último miembro de los medjay, una especie de cuerpo de policía del antiguo Egipto. Nuestro objetivo consiste en alzarnos contra los tiránicos faraones y formar un grupo de asesinos, un grupo que acabará por abrirse camino hasta la época de la tercera cruzada, en la que se desarrolla el primer Assassin's Creed. Origins nos cuenta cómo empezó todo. Se trata de una historia en la que Ubisoft lleva trabajando ya bastante tiempo, puesto que el juego ha estado en desarrollo desde que su estudio de Montreal completase el aclamado Assassin's Creed IV: Black Flag. El director creativo, Jean Guesdon, considera a Origins como un proyecto personal en el que ha puesto toda su pasión, algo que nos ha quedado claro tras jugar apenas una hora.

Assassin's Creed Origins
Assassin's Creed OriginsAssassin's Creed Origins

A primera vista, Assassin's Creed Origins puede parecer un capítulo más de esta larga serie de videojuegos, pero si uno presta un poco de atención, verá que se han añadido una serie de novedades interesantes al sistema de juego de base. Así, en esta nueva entrega podremos cazar la fauna local, que incluye cabras, leones, serpientes gigantes e incluso camellos en los que podremos montarnos, para obtener "loot", que, a su vez, utilizaremos para crear otros objetos con los que mejoraremos nuestras estadísticas al combinarlos con espadas, hachas, arcos y demás.

Además, podremos subir de nivel a Bayek completando misiones secundarias, buscando tesoros y, por supuesto, luchando. Incluso contaremos con un extenso árbol de habilidades para explorar. En nuestra opinión, Assassin's Creed Origins no parece solo una entrega más de la serie, sino un ambicioso juego de rol. Se trata de un logro que ha sido posible alcanzar gracias al año extra que ha dedicado Ubisoft al desarrollo de este título, un trabajo que se refleja también en el mundo del juego.

Si bien los aspectos más técnicos, como la tasa de fotogramas por segundo y la fidelidad gráfica, no han evolucionado demasiado desde el lanzamiento de Assassin's Creed: Syndicate (y eso que jugamos en Xbox One X), el alcance de Origins nos ha dejado impresionados. Los bellísimos paisajes de Egipto cobran vida gracias a la presencia de los humanos controlados por la máquina y animales que los habitan. Mientras jugábamos, fuimos testigos de la batalla entre un hipopótamo y un cocodrilo; vimos a bandadas de pájaros ocultar el sol al levantar el vuelo, esclavos transportando a hombres ricos por las calles y niños jugando en las colinas. Según Jean Guesdon, todas estas acciones ocurren de forma dinámica. Sin embargo, lo que al final acabó por conquistarnos fueron los combates.

Assassin's Creed OriginsAssassin's Creed Origins
Assassin's Creed Origins

Durante la sesión de prueba, tuvimos la oportunidad de probar la nueva arena de gladiadores, donde nos enfrentamos a oleadas de enemigos antes de luchar contra un poderoso jefe final. Al principio, nos daba un poco de miedo este modo, ya que las mecánicas de los combates en anteriores títulos de la serie no nos parecían lo suficientemente buenas como para funcionar de forma independiente. Afortunadamente, los chicos de Ubisoft han rediseñado desde cero el sistema de combate en Origins. Ahora, Bayek puede elegir entre ataques cuerpo a cuerpo potentes o más ligeros y realizar golpes cargados si mantenemos pulsado el botón de ataque que elijamos. Además, también habrá botones específicos para protegernos, correr y fijar y cambiar de objetivo. Es brutal, tiene una pinta increíble y nos deja con mejores sensaciones que nunca. Bayek puede defenderse de varios enemigos de forma simultánea bloqueando, corriendo y golpeando en el momento justo, lo que supone un paso de gigante con respecto a los antiguos Assassin's Creed, en los que rara vez nos atacaban dos enemigos al mismo tiempo.

Dicho esto, Origins lleva el título de Assassin's Creed, por lo que suponemos que ya sabéis qué esperar en lo que respecta a la historia y la estructura de las misiones. Bayek es un asesino, además de un experto en el arte del parkour y en saltar desde la parte superior de altísimos edificios. El tiempo dirá si su fascinante marco histórico, un sistema de combate completamente renovado y los ambiciosos elementos de rol consiguen acabar con el desgaste que padece últimamente la serie de la hermandad de asesinos. Para saberlo, tendremos que esperar al 27 de octubre, cuando el juego salga para PC, PlayStation 4 y Xbox One.

Assassin's Creed Origins