Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Total War: Warhammer II

Total War: Warhammer II - impresiones con los Hombres Lagarto

La tercera facción, los Hombres Lagarto, entran en batalla de la mano de Creative Assembly.

Los Hombres Lagarto ('Lizardmen') siempre han sido una raza muy divertida, por lo menos en el tablero de Warhammer. No obstante, por algún motivo que desconocemos, su incorporación como raza de lanzamiento en Total War: Warhammer II no logró emocionarnos. Sin embargo, tras probarlos en una demo en las oficinas de Creative Assembly de Horsham, nuestra impresión sobre ellos ha cambiado por completo.

Con el mero hecho de ver a Kroq-Gar marchar hacia la batalla, a lomos de su terrorífico Carnosaurio y rodeado de decenas de guerreros escamados, ya nos quedamos encantados. Podemos aseguraros de que se trata de una de las facciones más atractivas de Warhammer hasta la fecha. Y, claro, cuando ambos ejércitos chocaron y se envolvieron en un caos metálico por donde corría la sangre, los resultados tampoco se quedaron cortos.

El argumento de esta raza de reptiles al estilo amazónico es que son dinosaurios con magia y nos parece genial. En la demo pudimos ver a lagartos de todo color y tamaño, desde Guerreros Saurio, armados con armas tradicionales cuerpo a cuerpo, y Lagartijas con cerbatanas para flanquear al enemigo, hasta Kroq-Gar cargando con su temible lagarto hacia el centro de la vanguardia enemiga. Además, cuentan con el apoyo de los Stegadon, unidades de artillería que disparan "láseres aztecas" desde lejos, y también de los tanques tipo anquilosaurio que cargan hacia los grupos de soldados y mueven sus colas picudas de un lado a otro. Se trata de una raza que se aleja mucho de la infantería romana a la que CA nos tiene acostumbrados y pone todavía más distancia entre el pasado histórico del estudio y su nueva trama fantástica.

Total War: Warhammer IITotal War: Warhammer II
Total War: Warhammer II

Además, como es habitual, para cada raza hay dos facciones iniciales, cada una con un nuevo Lord Legendario. Ello implica que podrás empezar la campaña de Warhammer II con ocho opciones distintas, y las personalidades y las habilidades de los ocho Lords Legendarios se diferencian más en la forma de jugarlos que en sus unidades o en los pros y los contras del asentamiento geográfico en el que empiezan. El nuevo mapa, que se cruza con el del primer juego y que tras el lanzamiento tendrá una segunda megacampaña, es una alegoría a América, en la que los Hombres Lagarto son los habitantes locales, que pueden mejorar sus poderes según el lugar al que se conecten.

En este momento, hay tres razas confirmadas. Los Hombres Lagarto que tanto disfrutamos, los Altos Elfos y los Elfos Oscuros, amén de una cuarta raza de la que todavía no sabemos nada. La trama general, que ya hemos comentado aquí, se centra en la batalla de estas cuatro razas por El Gran Vórtice, un horror amenazante que domina el cielo, una especie de tornado conjurado por los Elfos y que impedirá que las hordas del Caos desciendan a Ulthuan. No obstante, si lo prefieres, también puedes pasar de la historia y centrarte en pintar mapas, pero si te molan los giros argumentales y las misiones interminables, la historia te satisfará en gran medida.

Si dejamos a un lado las impresionantes animaciones de las unidades pesadas de los Hombres Lagarto, lo que más nos sorprendió fue la forma en la que CA crea tramas para sus campañas, y las múltiples perspectivas y puntos de inicio del título os ofrecerán variedad suficiente para jugar varias veces al juego. Cada facción intentará hacerse con el control del Gran Vórtice, y tendrá que completar una serie de objetivos arcanos para reclamar el precio antes que el resto de rivales. La libertad de los escenarios 'sandbox' sigue siendo importante, pero el énfasis narrativo ahora está en darle a estos 'spin-off' fantásticos la personalidad que necesitan.

Y es que la mayor parte de esta personalidad proviene de las razas y de su asimetría. De nuevo, CA ha creado ejércitos únicos con unidades personalizadas y, en muchos aspectos, parecen polos opuestos. En la demo, solo pudimos jugar con los Hombres Lagartos, pero nuestros rivales, los Altos Elfos, que tenían un dragón, parecían totalmente distintos, aunque solo pudiésemos fijarnos en sus espadas. De momento, el énfasis está en los Hombres Lagarto.

Total War: Warhammer II

Durante la demo, pudimos ver una misión de Kroq-Gar con dos ajustes de dificultad. Nuestra misión era subir con nuestro ejército de reptiles por un templo parecido a los templos aztecas hasta llegar a las Puertas Caídas, luchando con los defensores elfos en tres niveles distintos de defensa. En la primera intentona, conseguimos dominar el puente de la base del templo, antes de avanzar a través de las secciones del ejército enemigo. Al jugar en difícil, nos resultó mucho más complicado sacar a los Altos Elfos de sus posiciones y nuestros refuerzos no fueron suficientes para asegurar el objetivo. Incluso con las habilidades de nuestro general, que podía curar a una unidad (a sí mismo, en nuestro caso) y provocar truenos, no logramos darle la vuelta a la batalla.

Lo mejor es que del propio campo de batalla surgen pequeñas narrativas. Por ejemplo. La batalla entre el dragón elfo y el Carnosaurio de nuestro general fue el culmen, pero también pudimos llamar refuerzos alados para flanquear al enemigo; obtuvimos una nueva habilidad para posicionar unidades donde quisiésemos (de forma que pudimos poner a nuestros enemigos entre la espada y la pared); los magos elfos, montados en carros, diezmaban nuestros flancos; las unidades pesadas cargaban contra el frente enemigo y lanzaban a las tropas por los aires; y las enfurecidas bestias enloquecían en medio del campo de batalla, lo que proporcionaba una pizca de imprevisibilidad a la mezcla.

Total War: Warhammer II

Lo cierto es que el campo de batalla parecía estar repleto y desde luego es más espectacular que antes, gracias a los ángulos cinematográficos de las cámaras, los fabulosos entornos y las animaciones de las unidades que están muy, pero que muy bien. De hecho, nosotros volvimos a jugar la demo solo para poder jugar con la cámara y ver la acción desde distintas perspectivas.

A nosotros nos gustó mucho Total War: Warhammer y esta continuación parece ser una mejora de todo lo que hemos visto antes, con una historia mucho más centrada en la campaña, razas únicas (y sus Lords Legendarios, que añaden variedad), nuevos elementos en el mapa y en la batalla, y un montón de retoques geniales. Gracias al feedback y la recepción del primer juego, CA vuelve con algo más grande, más atrevido y mejor construido a nivel de narrativa. Con respecto a los Hombres Lagarto, pintan genial y su ejército de dinosaurios será la primerísima elección de un montón de jugadores tras el lanzamiento del juego en PC recién entrado el otoño.

Total War: Warhammer IITotal War: Warhammer II