Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Hidden Agenda

PlayLink para PlayStation 4 - impresiones con tres juegos

Sony nos anima a dejar el DualShock 4 y mueve ficha para atraer a los jugadores más ocasiones.

  • Texto: Sam Bisho

El E3 2017 ha estado plagado de anuncios interesantes, pero hubo uno que nos pilló totalmente por sorpresa. Estamos hablando de los títulos de la línea PlayLink, de Sony. Después de ofrecernos un atisbo de este nuevo invento durante la conferencia de prensa de la empresa, pudimos comprender mejor cómo funcionaba de la mano de tres juegos, en los que se mostraba cómo se utiliza para reemplazar al DualShock 4.

Para ofreceros una breve introducción a este concepto, PlayLink es un sistema que nos permite utilizar nuestro smartphone a modo de mando con una serie de juegos compatibles. Buena parte del atractivo de PlayLink reside en que, si bien es mucho más limitado que un DualShock 4, todo el mundo tiene un móvil, por lo que estos títulos resultan mucho más accesibles para los recién llegados. Lo único que tienen que hacer es descargar una aplicación gratuita (se agradece que sea gratis). De esta forma, es mucho más sencillo juntar a un montón de personas alrededor de una tele para jugar.

El primer título que probamos, Knowledge is Power, hacía uso de PlayLink en su forma más simple, ya que se trata de un concurso en el que debemos usar el teléfono para elegir las respuestas. Uno de los aspectos más entretenidos de este juego es que, como todos los concursantes cuentan con su propia pantalla, pueden sabotearse unos a otros. Así, nos encontraremos con trozos de hielo que podremos romper y bombas que tendremos que evitar pulsar, entre otras cosas. Todas estas distracciones hacen que el juego resulte un poco más divertido que si solo nos mandase responder a preguntas con el móvil. Podremos incluso presenciar cómo se producen estas interacciones en la pantalla del televisor, en la que veremos a los personajes tirándose pringue unos a otros, por ejemplo.

Hidden Agenda

No obstante, Knowledge is Power es mucho más que pulsar botones para contestar preguntas. Durante la demo, pudimos echarle un vistazo a otro modo en el que teníamos que clasificar las respuestas en distintas categorías (una de las veces teníamos que adivinar si un personaje era de South Park o de Los Simpson, por ejemplo). En general, todo resulta muy simple e intuitivo, y si los desarrolladores deciden añadir cada vez más modos para aportar variedad, no nos extrañaría nada que Knowledge is Power se convirtiese en un favorito para esas tardes de sofá. Eso sí, estaría bien que se mostrasen en pantalla los tiempos entre pregunta y pregunta y que las respuestas apareciesen un poco más rápido en el teléfono.

Otro de los títulos a los que jugamos fue Frantics, un party game en el que nos metemos en la piel de unos divertidos animales deformes para participar en varios minijuegos. Entre estos minijuegos, se incluye uno muy parecido a Crash Bash, en el que debemos chocar contra nuestros oponentes para echarlos fuera de la plataforma de hielo sobre la que nos situamos, así como otro en el que tenemos que abrir el paracaídas en el momento adecuado para conseguir llegar los primeros al suelo. Ambos minijuegos se valían de un sistema basado en los movimientos del teléfono. Si bien es cierto que los controles no funcionaban del todo bien con el giroscopio del móvil, hay que admitir que nos echamos unas buenas risas y nos divertimos mucho.

Además de esos modos, Frantics incluye muchas otras monerías, entre las que se encuentra una opción mediante la que el anfitrión (un zorro) llama a un jugador y le asigna un objetivo secreto que le permite ganar más puntos, además de una tienda en la que podremos comprar objetos para ayudar a los jugadores. La verdad es que no pudimos ver gran cosa del juego durante la demo, pero, en general, nos pareció bastante divertido. Dicho esto, nos gustaría echarle un ojo a los otros modos, en los que, por lo que nos han dicho, no se usa el giroscopio del teléfono.

Hidden Agenda

El último título que probamos fue Hidden Agenda, de Supermassive. Si no sabíais ya que este estudio es el que está detrás de Until Dawn, os aseguramos que lo adivinaríais nada más empezar a jugar. Hidden Agenda cuenta la historia de un asesino que está en la cárcel por haber cometido una serie de crímenes, pero, poco después de comenzar nuestra aventura, se pone en duda su culpabilidad. Durante la demo, manejamos a varios personajes y hay que decir que, en este caso, ese "manejamos" en plural es más oportuno que nunca, porque Hidden Agenda obliga a todos los jugadores a tomar decisiones conjuntas, al estilo de Until Dawn, hasta el punto de que, para continuar, tendrá que haber una mayoría que se ponga de acuerdo.

El título del juego, que podría traducirse como "Intenciones ocultas" al español, también le viene al pelo, ya que uno de los jugadores recibe en su smartphone un objetivo secreto, como facilitar que se produzca un giro determinado en la trama, que debe intentar cumplir para obtener puntos. También podremos ganar puntos adivinando a quién se le ha asignado el objetivo, de modo que el título juega con una mezcla de trabajo en equipo y paranoia. Si creemos que una determinada decisión es la correcta, podemos usar una de nuestras cartas para tomar el control y decidir solos.

Sin embargo, Hidden Agenda no solo vive de decisiones, ya que incluye también QTEs en los que los jugadores tendrán que usar el móvil para completar tareas, como rociar a un prisionero con spray de pimienta apuntando rápidamente con un retículo que aparece en la pantalla táctil del teléfono. Todas estas acciones tienen una gran influencia en la historia, y a veces no tenemos que hacer nada, por lo que deberemos asegurarnos de decidir con cuidado y cuando sea necesario. Deliberar será clave para sacar el máximo provecho a la situación.

Aunque la trama parece atractiva y los objetivos secretos aportan un toque de paranoia a los acontecimientos, es posible que a algunos les desagrade el hecho de que este título sea, en esencia, una narración al estilo Until Dawn en el que las decisiones deben tomarse por votación, en vez de individualmente. A nosotros, sin embargo, nos gustaría ver hasta dónde deciden llevar los creadores el sistema de puntos, ya que es un elemento que añadiría más tensión a medida que se desarrolla la historia y las decisiones cobran más importancia.

Hidden Agenda