Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Need for Speed Payback

Need for Speed Payback - primeras impresiones

EA mira a Hollywood para darle un acelerón a la franquicia con Payback.

Los de Ghost Games ya no son nuevos en esto de Need for Speed. Payback es su tercera contribución a la serie, así que ya no nos valen las excusas. El estudio ha alcanzado ya una madurez considerable, han tenido tiempo de sobra y todos los recursos que necesitaban. A estas alturas, deberían estar más que preparados. ¿Le dará Need for Speed Payback ese necesario soplo de aire fresco a la franquicia después de años de entregas que dejaban a los fans de las carreras indiferentes, incapaces de captar su atención? Es posible. Por supuesto, no es que las entregas anteriores no tuviesen su mérito, simplemente no consiguieron capturar el espíritu que poseían los dos primeros Underground de EA Black Box o el Hot Pursuit de Criterion Games. Need for Speed debe modernizarse y dar a los jugadores algo que no puedan encontrar ya en títulos como Gran Turismo, Forza Motorsport, o quizá incluso más en Forza Horizon. ¿Será un argumento de película con un toque muy a lo Hollywood lo que necesita la serie?

En el mundo de los videojuegos, las primeras impresiones importan y mucho, y gracias Fortune Valley, la imitación de Las Vegas en la que se ambienta, con sus luces y el polvo del desierto, el aspecto visual de Need for Speed Payback nos ha dejado con muy buen sabor de boca. Hay que admitirlo: la dirección artística es de diez y han sabido sacarle partido al motor Frostbite.

"Queríamos seguir trabajando sobre las bases que habíamos establecido [en anteriores entregas de Need for Speed]", nos explicó el director creativo, William Ho. "Elegimos como localización el suroeste de EE.UU. para tener una ciudad con un lado más glamuroso y otro más crudo. Hay cañones preciosos, montañas que aportan esa sensación como de novedad y luego, en medio, tenemos un desierto enorme que conecta todos estos distritos".

Need for Speed Payback

Durante nuestra estancia en el EA Play de Los Ángeles, nos pusimos a la cola para probar la demo cinematográfica que nos habían mostrado durante la conferencia de prensa. En la misión a la que jugamos, nuestro objetivo consistía en destruir algunos de los 'muscle cars' de la organización criminal The House al estilo Burnout Takedown; luego, debíamos alcanzar a un tráiler, robar un Koenigsegg y escapar. Aunque ya lo habíamos visto durante la conferencia, al probar la demo de primera mano nos quedó más que claro que se trataba de una misión con un guion muy rígido, en la que teníamos muy poca libertad de movimiento. Si nos salíamos apenas unos metros de la carretera, enseguida se nos advertía que regresásemos a la zona de la misión. Naturalmente, las escenas cinematográficas no eran dinámicas (al menos, que nosotros sepamos), lo que nos pareció un poco decepcionante, aunque tiene sentido teniendo en cuenta lo que pretenden hacer desde Ghost Games.

Cada coche enemigo cuenta con una barra de vida y, a medida que esta baja, vemos como estos se convierten en un amasijo de hierros. Como es evidente, estos momentos resultan de lo más gratificante, sobre todo cuando desatamos una cadena de acontecimientos que acaban por eliminar a la competencia. Por supuesto, también podemos deshacernos de nuestros rivales por medio de los errores que comete la propia IA, como cuando un coche enemigo al que se le está acabando la 'vida' choca contra una barrera o contra otro vehículo y termina el trabajo por nosotros, algo que ocurrió mientras jugábamos. Es cierto que nos echamos algunas risas, pero esta forma de sacarnos a los enemigos de en medio no resulta tan satisfactoria como ocuparnos nosotros mismos del asunto.

En las misiones del modo historia, manejaremos a tres personajes principales entre los que iremos alternando: Tyler, el piloto de carreras, Mac, el 'showman' del motor, y Jess, encargada de las misiones de entrega de objetos. La experiencia nos dice que es muy complicado acertar con el argumento en los juegos de carreras, así que habrá que ver si Payback consigue ofrecernos una historia digna. Por supuesto, hay quien aún se acordará de Need for Speed: The Run...

Need for Speed PaybackNeed for Speed Payback

"Participaremos en varias misiones y carreras con cada personaje", nos contó Ho cuando le preguntamos por la historia. "Todos ellos contribuyen a un objetivo principal [...]. Los veremos colaborar en algunas misiones que nosotros llamamos 'misiones de película'. Vosotros lo habéis visto al jugar a Highway Heist: los personajes trabajan juntos para lograr un objetivo. Luego se separan, se van cada uno por su lado y completan varias misiones individuales para más tarde volver a juntarse y colaborar".

Tras esto, nos ofrecieron una presentación del juego y de sus complejas opciones de personalización. Está claro que esta será una parte muy importante en la experiencia. De hecho, puede que incluso sea lo suficientemente buena como para competir con Forza en lo que respecta a libertad y opciones. Los de EA nos mostraron unas opciones predeterminadas bastante chulas que nos permitían ajustar nuestro coche al tipo de carrera que íbamos a disputar, un poco como ocurría con las clases en The Crew. Para esto, tomaron como ejemplo un Escarabajo y nos enseñaron cómo podíamos equiparlo para adaptarnos a distintas necesidades (todoterreno, aceleración, carrera, etc.). Y precisamente el Escarabajo nos lleva a otro aspecto en el que Need for Speed Playback ha tomado prestado a Forza, en concreto a los Forza Horizon, como fuente de inspiración: los coches abandonados. La mecánica de los coches abandonados funciona de forma similar a como lo hacía en Forza Horizon 1-3, con la diferencia de que aquí las opciones de personalización son bastante más amplias, por lo que el proceso no termina cuando los encontramos. Así, Need for Speed Payback aporta un poco más de profundidad a este popular concepto.

Tras haber jugado a la misión del modo historia, con sus escenas cinematográficas y su rígido guion, tuvimos la oportunidad de probar una carrera estándar. En ella, nos hicimos una mejor idea de cómo será la conducción en sí y comprobamos que, como ya esperábamos, Need for Speed Payback se comportará del mismo modo que un juego de carreras arcade. Ejecutar derrapes es bastante sencillo, aunque esos pocos segundos en los que pilotamos el Koenigsegg nos demostraron que las verdaderas bestias de los garajes de Payback no serán fáciles de domar. En teoría, contaremos con opciones y sistemas de ayuda para personalizar la experiencia, pero, en esencia, este será un juego de carreras arcade en carreteras abiertas.

Need for Speed Payback verá la luz después de que Project CARS 2, Forza Motorsport 7 y Gran Turismo Sport (supuestamente) empiecen a dar caña, pero nos ofrecerá una experiencia muy diferente a la de estos títulos de carreras en pista. Es posible que esta nueva entrega consiga devolver su antigua gloria a la franquicia en 2017.

Need for Speed PaybackNeed for Speed PaybackNeed for Speed Payback