Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Wolfenstein II: The New Colossus

Wolfenstein II: The New Colossus - impresiones

Hemos probado otro tipo de contenido del shooter de Machines Games, que ya enfila el túnel de salida.

  • Texto: Ford James

Tras una primera toma de contacto con Wolfenstein II: The New Colossus durante el pasado E3, ha llegado el momento de conocer todo el potencial del título mediante una demostración de contenido más amplia y pausada. En este nuevo encuentro, Bethesda nos enseñó primero lo que ya pudimos ver en Los Ángeles, pero lo que vino después era totalmente nuevo. Un nuevo nivel localizado en Roswell, Nuevo México, en el que nos vamos a centrar.

Es una misión completa, extraída directamente del juego, así que mejor que empezar con un vídeo cinematográfico con el que conocer la situación y a los personajes. Arrancamos en una guarida de la resistencia junto a un par de mujeres que no hubiéramos esperado tener tan cerca. Una de ellas es de ascendencia nazi, para dejar claro que también hay disidentes en sus filas. El otro es quien parece estar al mando de todo, excepto de la aceptación de una aria en sus filas.

Como ya ocurría con la entrega anterior, las escenas grabadas parecen más propias de una película con un buen presupuesto que de un videojuego. Este estudio sabe cómo transmitir emociones y sentimientos a través de la animación, sin perder detalle a los entornos y a la calidad técnica, aunque tenga que ser con una fluidez de imagen bastante limitada. Lo que nos cuentan en estos momentos no nos hace presagiar un guión espectacular.

Wolfenstein II: The New Colossus

La acción arranca fuera, en una de las calles principales de la ciudad que está siendo escenario de un desfile patriótico cargado de simbología fascista. A BJ le han encargado contactar con un confidente que lleva el típico restaurante americano, un 'dinner', para después asegurar el camino hasta el Área 51. Allí, base de operaciones de los ocupantes, debe hacer explotar una pequeña bomba atómica que porta consigo como si fuera una bombona de butano.

La ambientación es uno de los puntos fuertes de esta segunda parte. A medida que caminas entre las gentes puedes escuchar las conversaciones que los guionistas han imaginado, como un par de siervos del KKK vestidos de gala bromeando con oficiales nazis sobre cómo se dice tal o cual. Te metes por un callejón y te encuentras a un borracho cayéndose en unos contenedores. Cruzas de acera y te topas con un soldado diciéndole a una jovencita "Ich liebe dich".

Wolfenstein II: The New Colossus

Lo que ocurre una vez llegamos al restaurante es una historia contada en el E3 y también revelada por Bethesda, porque lo ha compartido en formato de tráiler. Es un buen ejemplo de la integración entre narrativa y gameplay mediante escenas representadas con el propio motor del juego.

Para nosotros fue algo más. Fue la primera demostración de gameplay real del título, lejos ya de la silla de ruedas que limitaba nuestros movimientos en la prueba del E3. Cuatro mejoras para las armas a nuestra disposición que aplicar en el retroceso, la visión o la sujeción; el objetivo es gastarlo de forma que se adapte a las necesidades de la misión. Optamos por el modo sigilo, con un silenciador para la pistola y una mirilla telescópica para el rifle. No fue una decisión acertada porque hacían falta varios tiros de pistola, incluso en la cabeza, para tumbar a un enemigo, así que siempre estaban alerta. La oleada no acaba hasta que acabas con el comandante, parapetado al final y responsable de llamar a más refuerzos.

Wolfenstein II: The New Colossus
Wolfenstein II: The New Colossus