Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Destiny 2

Destiny 2 - impresiones beta

Destiny vuelve este año, y con la beta Bungie ha ofrecido un bocado de lo que podemos esperar de la continuación del shooter de ciencia ficción.

Apenas hemos visto unos minutos de la escena cinematográfica que abre Destiny 2 y ya nos ha quedado claro que se ha producido un cambio de prioridades. Con esto, no queremos decir que el comienzo de la primera parte nos decepcionase, sino que su continuación se abre con una escena por todo lo alto, con la queda patente el gran protagonismo que se le ha dado a la historia en esta nueva entrega de la serie. Las fuerzas cabal se abalanzan en masa contra la Torre y el mundo tal y como lo conocimos en el anterior trabajo de Bungie se sume en el caos en un abrir y cerrar de ojos.

Sin ánimo de reventaros la trama, o al menos no demasiado, os diremos que los de Bungie han preparado un enfrentamiento de proporciones épicas por medio de los puntos argumentales que se nos revelan durante la misión de apertura, en la que nos ponemos en la piel de un guardián de la clase que elijamos (en nuestro caso, un Cazador con la superhabilidad Arma dorada) para luchar contra un ejército invasor que se hace llamar la Legión Roja, una fuerza de élite cabal a la que no podremos tomarnos a la ligera. Dominus Ghaul y sus secuaces arrasan con todo cuanto encuentran a su paso en la ciudad y, para cuando llega la última escena cinematográfica, no nos queda ya ninguna duda: la humanidad está al borde del abismo.

El argumento constituye el elemento central de Destiny 2. Parece que los chicos de Bungie han seguido con la línea que adoptaron en El rey de los poseídos, una expansión que supuso un punto de inflexión al reelaborar las bases del primer juego y reenfocar la historia, aportando así esa tan necesaria personalidad de la que carecía y un guion más entretenido. Después de haber jugado a la primera misión, que recibe el apropiado titulo de La bienvenida, y ver el principio de la historia, tenemos muchísimas ganas de descubrir qué es lo siguiente que nos tienen preparado en Bungie.

Destiny 2

Tras la impactante introducción al modo campaña, se nos envía, por medio de la carta estelar, a un asalto. En esta ocasión, nos unimos a un par de usuarios aleatorios para abordar la única misión cooperativa disponible, la Espira Invertida, en la que avanzamos a toda velocidad cosiendo a tiros tanto a los vex como a los cabal. En un momento, nos encontramos con una secuencia de plataformas que nos recordó mucho a la de La Cámara de Cristal. También nos enfrentamos a una batalla contra un jefe en la que el suelo se volatilizaba bajo nuestros pies (literalmente) y caíamos hacia un nuevo encuentro al tiempo que íbamos reduciendo su gigantesca barra de salud, todo ello mientras ahuyentábamos a las olas de enemigos vex más pequeños.

A lo largo de esta misión y durante la que abre la campaña, pudimos disfrutar de Disparo solar, una pistola legendaria que posee una habilidad pasiva muy útil que hace que los enemigos exploten cuando los matamos con ella, lo que la convierte en una opción ideal para controlar a enjambres de monstruos de nivel bajo. Por desgracia, no pudimos jugar demasiado con una de nuestras armas favoritas, la escopeta, ya que en esta segunda entrega la han reclasificado como arma potente. Se ve que los de Bungie han hecho un esfuerzo por aportar más variedad al juego, en particular al modo multijugador, en el que ahora debería ser más difícil morir de un solo tiro.

La Espira Invertida es un asalto Destiny por excelencia, así que los que hayan jugado a la primera entrega lo encontrarán tranquilizadoramente familiar. La misión de la campaña, por otro lado, confirma una vez más el compromiso del estudio para mejorar el aspecto narrativo del juego, que tanto entorpeció el lanzamiento de su predecesor. En la versión beta del original, pudimos explorar toda una zona de mundo abierto, pero en esta ocasión todo tiene un enfoque más preciso, de modo que, una vez completamos la misión cooperativa y la de la campaña (tantas veces como queramos, esto es Destiny, después de todo) lo único que nos queda por hacer es dirigirse al crisol para poner a prueba nuestro valor contra adversarios humanos.

Destiny 2

En la sesión de prueba, pudimos ver dos nuevos mapas en sus correspondientes nuevos modos de juego. El primero de ellos fue Cuenta atrás, un modo dividido en rondas en el que, alternándose en el papel de atacantes y defensores, los miembros de un equipo deben atacar la base contraria colocando una carga explosiva y luego protegiéndola durante un periodo de tiempo determinado mientras el equipo contrario intenta deshacerse de ellos o desactivar la bomba. Cada jugador cuenta con una única vida, por lo que viviremos más de un momento de tensión, aunque podremos revivir a nuestros compañeros un número de veces limitado si conseguimos llegar hasta ellos. La acción se desarrolla en el Centro urbano, situado en la última ciudad de la Tierra. Se trata del más extenso de los dos mapas y está compuesto de calles interconectadas separadas entre sí por edificios en los que podemos entrar.

El otro modo es más tradicional. Aunque es similar al de la entrega anterior, el nuevo modo Control presenta algunas diferencias sutiles con respecto a su predecesor y un look renovado. Así, por ejemplo, las bases de los equipos ya han sido capturadas desde el principio, por lo que el primer contacto se produce un poco antes. Por otra parte, capturar las zonas nos llevará ahora el mismo tiempo independientemente de cuántos jugadores las ocupen. Valle Infinito es el mapa que se ha creado para presentar el retorno de este modo. Este escenario está situado en el planeta Nessus y su estilo visual, sus serpenteantes pasillos y sus espacios reducidos nos resultaron familiares desde el primer momento.

En definitiva, la beta de Destiny 2 impresiona. En vez de intentar reinventar la rueda, los de Bunge se han centrado en construir sobre los cimientos que establecieron en la época posterior a El rey de los poseídos. Desde luego, el modo campaña para un jugador nos ha abierto el apetito y nos morimos de ganas ya por ver cómo se desarrolla el argumento. El asalto, por otro lado, nos ha parecido una misión cooperativa tradicional interesante, con unos gráficos estupendos y muy divertida. Lo único que queda por saber es cuál será el alcance de esta segunda entrega y qué va a ofrecer a los guardianes sedientos de contenidos nuevos en los próximos meses. Solo el tiempo lo dirá, pero la espera no será muy larga: Destiny 2 llegará a PS4 y Xbox One el 6 de septiembre y a PC el 24 de octubre.