Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis
1993: Space Machine

Análisis de 1993: Space Machine

Un juego abandonado hace más de veinte años ve por fin la luz del día.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Año 1993. En el sótano de Krister Karlsson en Alingsås (Suecia), cuatro chicos se ponen a trabajar en un juego llamado Shenandoah: Daughter of the Stars. Por desgracia, la química del grupo se desvanece, se detiene el desarrollo, el disquete del título se traspapela en una caja y cae en el olvido. Veinte años después, Krister limpia su ático y redescubre esta aventura espacial. Así, con nuevos y viejos compañeros, arregla el viejo código Amiga, calibra la experiencia para ajustarla al formato pantalla completa y le cambia el nombre a algo más apropiado, como 1993: Space Machine. Este juego trata tanto de la historia que hay por detrás como de lo que ocurre en pantalla (podéis leer nuestra entrevista al creador aquí).

1993: Space Machine es un shoot 'em up de desplazamiento horizontal en el que el diseño de niveles, las animaciones, la música y la historia se han reciclado totalmente desde los 90, al igual que los gráficos. La verdad es que cuando está en acción, el título es un espectáculo digno de admiración: puede llegar a haber docenas de enemigos en pantalla al mismo tiempo sin que se caigan los fps. Sentíamos mucha curiosidad por saber si pintaría tan bien en una TV de 55 pulgadas como en un monitor de PC y vaya si pinta bien.

En 1993: Space Machine, la inevitable guerra espacial (si Hollywood nos ha enseñado algo es que la invasión alienígena es inminente) acaba de terminar y el supervillano Coronel Nestor ha reunido a una banda de piratas para seguir cometiendo fechorías. Así, el malvado roba una máquina espacial cuyo objetivo era darle un estándar de vida decente a varios planetas. Pues bien, tres ancianos barbudos encargan a nuestro héroe la tarea de destruir a Nestor y compañía y de devolver el aparato a quienes de verdad lo merecen. Con el dinero limitado que tenemos, nos compramos una nave con un montón de armas y poco escudo. Reconocemos que, en aquel momento, nos imaginábamos que esta aventura nos duraría una tarde. Craso error.

Se trata de un título para el que hace falta tener habilidad y, durante las 15 horas que nos llevó recuperar el famoso aparatejo, estuvimos a punto de llorar varias veces. No obstante, la dificultad se lleva mejor gracias a la música, más que nada porque logra crear un buen ambiente para derrotar a los malos malosos intergalácticos, sobre todo en las gigantescas batallas contra jefes. Eso sí, la combinación de la banda sonora con los efectos de sonido no es demasiado buena. Por ejemplo, el sonido que se produce cuando recibes daño va aumentando tanto en volumen que nos vimos obligados a bajarle la potencia a los altavoces.

1993: Space Machine
1993: Space Machine1993: Space Machine1993: Space Machine

Tras a una exigente sección en la que algunos enemigos nos dejaron un poco de dinero, atracamos en una nave en la que pudimos mejorar y comprar armas para nuestro transporte. La verdad es que, en el fragor de la batalla, es complicado distinguir entre tus armas y tu nave y las balas enemigas por toda la pantalla, pero las nuevas incorporaciones son muy interesantes y satisfactorias y nos motivaron para seguir enfrentándonos a los mundos más difíciles.

Te pasarás la mayor parte de 1993: Space Machine hundido en la desesperación y con una sensación de humillación constante. Por ejemplo, nuestro divertido compañero aparece en la presentación de los jefes, suelta su chiste, nos reímos y, de repente, nos llueve un ataque enorme que nos hace explotar. "Has muerto" se puede leer en la pantalla, junto al siempre útil número de muertes que llevamos. En nuestro caso fueron 296 veces; es decir, 20 muertes por hora que tardamos en llegar a los créditos: una media de una muerte cada tres minutos.

Además, no hay ayuda de ningún tipo y eso nos parece genial. Los controles, los ataques especiales y el escudo están ahí para que tú decidas cómo utilizarlos, lo que implica que, una vez aprendes a manejarlos, te sientes superpoderoso. Entonces morimos treinta veces seguidas sin tener idea de lo lejos que estábamos del siguiente punto de control. De hecho, para más inri, más adelante nos encontramos con un 'bug' que nos impedía seguir progresando. Intentamos cargar otros archivos de guardado y forzarle a que funcionase, pero no hubo manera. Al día siguiente, pudimos avanzar y el problema desapareció como por arte de magia. En otra ocasión, nuestra nave se quedó trabada en un agujero, pero no temas porque, en general, 1993: Space Machine no está muy lleno de fallos.

Lo cierto es que hacer pequeños descansos fue, en nuestro caso, la clave del éxito. Tras darle reposo, pudimos seguir avanzando, ganar dinero para comprar más equipamiento y así conseguir la fantástica capacidad de llevar cuatro armas. Básicamente, el tamaño de nuestra nave pasó de ser el de un Magikarp a un Gyarados (si no entendéis de Pokémon, de pequeño a enorme) y los movimientos de precisión desaparecieron de la experiencia. Pero, ¿acaso importa? Bueno, un poco, porque los niveles también ofrecen unas plataformas que requieren ajuste y precisión. Total, que muerte, muerte y más desesperación durante 296 veces.

Tras finalizar el juego, puedes volver a pasarte los niveles con una nave mejorada al máximo y, naturalmente, las batallas contra los jefes son lo más interesante. Además, el juego también ofrece un Modo Hardcore, en el que tendrás que pasarte el título sin escudo y con solo tres vidas. Avísanos si consigues completar el Modo Hardcore, porque si lo consigues, significa que eres un verdadero pro.

En general, este juego de desplazamiento horizontal entretiene mucho y, al mismo tiempo, supone un desafío que roza lo frustrante. Nos hubiese gustado que la historia tuviese más chicha y estaría genial si hubiese grupos más grandes de enemigos (como en Resogun). No obstante, 1993: Space Machine es un juego retro muy chulo con un estilo gráfico y un audio impresionantes.

1993: Space Machine1993: Space Machine
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Una buena variedad de enemigos; los niveles tienen una pinta genial; los jefes son dificilillos, y el diseño y la música molan.
-
La dificultad se vuelve frustrante; el volumen no está muy equilibrado en los efectos de sonidos, y la historia es floja.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países