Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor España
noticias

Aldi crea un escuadrón de asesinos online para sacar a tus hijos de la partida

El proyecto Teatime Takedown está recibiendo muchas quejas por ser considerado una forma más de acoso online.

Hasta ahora, Aldi era un supermercado en el que comprar desde el pan hasta una maleta, pero con el nuevo servicio que la cadena alemana ha puesto en marcha en Reino Unido, su rango de ofertas toca el extremo. Aquí está Teatime Takedown, "un nuevo servicio online que ofrece a los padres un equipo de gamers profesionales de élite que se unen a la partida de tu hijo y acaban con él".

Virtualmente, está claro. La idea es sencillamente entrar en su partida e ir a por él con todas sus capacidades para que, de pura frustración por la derrota, suelte el mando. El mensaje publicitario, que queda meridianamente claro en el tráiler que tenéis aquí, es que una vez que han sido "eliminados" ya no pueden poner "excusas" para sentarse a la mesa y cenar con la familia. Y, como extra, unos cuantos fragmentos de vídeos de YouTube de chavales rageando. Incluso hay una guía para encontrar la ID del hijo y poder compartirla con los profesionales.

Son muchas las dudas que está dejando este modelo de negocio. La primera y obvia es que no es tan fácil dar con alguien en la red, y mucho menos acabar con él. Partiendo de la base de que no todos los juegos funcionan del mismo modo competitivo y terminando por la propia calidad de ese jugador o jugadora. Pero, además, el anuncio se está llevando muchas críticas porque no deja de ser otra forma de acosar a un jugador en su vida digital, cyberbullying a nivel élite, por mucho que sea consentido por los padres.

No es la primera vez que un colectivo se organiza para hacer cacerías online, aunque cada caso es distinto. Hemos visto a grupos de personas quedar en chats para acosar a jugadores y jugadoras de colectivos minoritarios, especialmente mujeres, y también cómo surgió como reacción un grupo de jugadoras pro que cazaban machistas ingame, Bully Hunters. Ahora, una empresa lo ofrece como servicio con fin de lucro.

En tu opinión, ¿este tipo de cacería está justificado en todos, alguno o ninguno de los casos?