Español
Gamereactor
análisis
Aliens: Dark Descent

Análisis de Aliens: Dark Descent

Una mezcla de géneros sin precedentes que ofrece buenos resultados en la nueva entrega de la franquicia Alien.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ
HQ

Aliens: Dark Descent es, primero y principal, una muy buena idea. Toma la intensidad que ofrecen los títulos de Aliens (ten en cuenta la «s» del final, que enfatiza que está en el rincón más orientado a la acción del universo expansivo) y combínala con una perspectiva isométrica y estratégica. Como resultado, obtendrás una mayor visión estratégica, sí, pero también enfatizará la paranoia que se obtiene como resultado de guiarte a ti y a tu equipo por entornos infectados por Xenos: verás más, pero también estarás más nervioso cuando las cosas pasen de manejables a muy, muy jodidas.

El estudio Tindalos ha dominado el arte de ofrecer una simulación avanzada pero fácilmente controlable en sus dos entregas de Battlefleet Gothic: Armada, pero comparado con la gestión de flotas de naves espaciales gigantes en contiendas interplanetarias, este es un planteamiento más ajustado, denso y frágil. Eres tú contra los Marines Coloniales y la suerte no está precisamente de tu lado.

Dark Descent cuenta una nueva historia en el sentido de que el juego, argumentalmente hablando, no se comporta o existe como una extensión de acontecimientos ya existentes. Una importante estación espacial que orbita alrededor del planeta Lethe es invadida misteriosamente por los Xenomorfos. Una nave espacial que transporta a Marines Coloniales es derribada y se estrella contra la superficie del planeta. Controlarás a Mako Hayes y Jonas Harper, quienes están intentando averiguar cómo empezó este brote y qué fuerzas oscuras se encuentran tras el mismo. Sería una pena que os contara más, pero digamos que, por mucho que la historia y los personajes no son completamente inútiles, tampoco abren nuevos caminos argumentales en este universo. Algunos estarán contentos de saber que las tendencias filosóficas (especialmente presentes en la película Prometheus) por parte de Ridley Scott no aparecen por ninguna parte, pero la cautivadora conciencia de los Aliens de James Cameron también brilla por su ausencia. La historia y la relación que se desarrolla entre los dos personajes principales existe, principalmente, como un escenario engrandecido para dar lugar a más acción táctica y, aunque algunas de las escenas pretenden introducir drama por aquí y por allá, acaba resultando todo bastante plano. No es ningún desastre, pero ¿es especialmente emocionante? Pues tampoco...

Publicidad:
Aliens: Dark Descent

No sé qué se pensaba, pero después de ver el primer tráiler pensaba que estaríamos hablando de un juego de estrategia por turnos al estilo del XCOM de Firaxis, pero no tiene nada que ver con lo que Aliens: Dark Descent realmente es. De hecho, es un juego de acción en toda regla desde una perspectiva isométrica en el que controlas hasta cinco unidades individuales como un único grupo moviéndolas de una posición a otra. Esto es mucho más intuitivo con un ratón y, hasta donde yo sé, no puedes mover las unidades con la palanca de un mando analógico o con las teclas WASD del teclado. Mientras se mueven, puedes iluminar en distintas direcciones con las linternas del grupo, colocar torretas o tomar otras decisiones estratégicas. También disparan mientras se mueven.

Esto, en resumen, significa que eres una especie de alto mando táctico que observa la batalla desde un ángulo más apropiado y que luego mueve a su equipo de manera sistemática por cada fila. Puedes usar la cámara lenta en cualquier momento para encadenar varias decisiones tácticas y ver cómo se desarrolla el resultado, pero la idea de la rutina de partida de Dark Descent no es tanto que aprietes el gatillo, sino que seas quien da las órdenes.

Existen varias opciones estratégicas en el campo de batalla. Puedes soldar puertas tras de ti para evitar una emboscada, colocar las torretas mencionadas anteriormente o guiar a tus enemigos hacia un cuello de botella incendiado. Puedes dar órdenes individuales a miembros específicos del equipo y obtener así resultados satisfactorios y, en general, no hay carencia de recursos estratégicos, sino todo lo contrario. Esto puede, no obstante, resultar algo excesivo, sobre todo para quienes acaben jugando en una consola, ya que hay que realizar movimientos rápidos y precisos, así como tomar decisiones tácticas en apenas un instante. Esto es algo que, debido a su disposición y controles, no podrás hacer sin un ratón y un teclado a mano. Tras haber jugado en ordenador, probé con un mando y tuve que dejarlo inmediatamente.

Publicidad:

A pesar de todo, la diversión no deja de estar ahí, lo que ya de por sí es una hazaña cuando no estás mirando por la mirilla a un Xeno voraz. No obstante, cuando tu equipo se mueve a través de una base oscura y abandonada y ve el familiar destello de actividad en tu rastreador de movimiento se obtiene la misma sensación que en otras historias consolidadas de Alien: suspense en estado puro.

Aunque Aliens: Dark Descent no sea XCOM, es evidente que el juego de Firaxis ha supuesto una importante fuente de inspiración. Vuelves a la destrozada nave espacial Otago mientras completas misiones individuales, mejoras el equipamiento de tus unidades, mandas a los soldados que lo requieran al médico y examinas más de cerca las próximas misiones disponibles. Es una gran manera de estar al tanto de todo y hace que estés más implicado con las unidades de las que dispones. Sin embargo, esto también quiere decir que será más doloroso cuando pierdas alguna ya que, al igual que en XCOM, existe la muerte permanente.

Aliens: Dark DescentAliens: Dark DescentAliens: Dark Descent

La queja principal es que, aunque los sistemas individuales funcionan y las diversas tramas están conectadas lo suficientemente entre sí como para tratarse de una experiencia cohesionada e incluso eficaz, le falta un poco de ese gusto que ofrecen entregas anteriores. Este título de Alien cuenta con todos los elementos para que sea realmente bueno, pero no todas las misiones cuentan con esa emoción mencionada anteriormente y tampoco ayuda que la potencia gráfica del juego esté tan limitada, con escenas donde aparecen caras que se supone que se están moviendo, pero lo único que parece que hacen es sufrir.

Además, la dinámica de juego no logra entretener al jugador durante todo el tiempo. Por supuesto que te emocionas las primeras veces que los Marines Coloniales exploran el entorno con la vista fija en tu Rastreador de movimiento en la esquina inferior derecha. El problema es que, a medida que se suceden las misiones y a pesar del nivel de estrés que ha de mantenerse, los recursos y las diversas tácticas y habilidades para salir indemne, se vuelve monótono después de un rato.

Sin embargo, esto no me va a hacer dejar de elogiar a Tindalos por crear una experiencia repleta de grandes ideas y sistemas sólidos. Aliens: Dark Descent es, ante todo, una buena idea y no hay duda del talento que hay detrás, pero se trata del claro ejemplo de cuán buena idea sería una nueva entrega que optimice y eleve los valores de producción y, tal vez, aborde cada una de las misiones de manera más analítica para garantizar una variedad que se presenta imprescindible.

HQ
Aliens: Dark Descent
Aliens: Dark Descent
Aliens: Dark Descent
Aliens: Dark Descent
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Una sólida mezcla de ideas, sistemas y géneros. Buena música. Genera una atmósfera genial a veces.
-
Las escenas cinematográficas son horribles. Historia ligeramente olvidable. ¿Quizá demasiadas ideas?
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido