Español
Gamereactor
avances
Alt-Minds

Alt-Minds - impresiones Gamescom

Llevo jugando con videojuegos los últimos 24 años. Creo saber todo cuanto hay que saber de este medio y suelen atraerme títulos complicados, diferentes.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Pero, incluso cuando un juego resulta extraño, suelo poder definirlo - esto es un juego puzle, este uno deportivo, este otro un RTS de supervivencia con elementos RPG...

Eso era así hasta la pasada Gamescom, cuando topé con un juego apodado Alt-Minds, uno que trastocaría todas mis nociones. Me invitaron a una sala estéril, sita tras un stand abarrotado. Siempre suele disponerse material adicional en este tipo de espacios: pósters, ayudas visuales y demás, pero en este cubículo tan solo había una mesa, cinco sillas, un ordenador y un iPad.

Alt-Minds

Djamil Kemal, del estudio francés Lexis Numérique, comenzó con su extensa descripción del producto: una aplicación para iPad que permite acceder a un amplio listado de información. Parecía un mastodóntico lector de feeds, algo similar a Google News. A continuación me mostraron un vídeo: los desarrolladores lo pausaron, hicieron zoom y tocaron la pantalla para suprimir la pixelación -muy a lo CSI. Es un truco curioso, pero no entendí el contexto.

Publicidad:

Durante los primeros diez minutos no supe qué pensar. No entendía de qué me estaban hablando. ¿Es esto un juego? ¿Un agregador de noticias? ¿Una novela interactiva? ¿Una herramienta de edición de vídeo? Para colmo, había un representante de Orange en la sala.

"Si tienes cualquier pregunta, por favor, interrúmpeme", me dijo Kemal, desencadenándose un torrente de interrogante tras el que llegué a comprender de qué trata Alt-Minds.

El desarrollador lo llama "thriller interactivo", una definición que -intencionadamente- evita el término "juego". En cualquier caso, hay un juego ahí adentro, solo que muy diferente a lo que podríamos esperar.

Normalmente, el argumento de un juego viene determinado por su creador y el jugador: el desarrollador decide que Mario salvará a la princesa, pero el jugador puede conseguirlo de diferentes formas (atravesando los niveles linealmente o recurriendo a zonas secretas, por ejemplo). En Alt-Minds, el jugador no tiene control alguno sobre el argumento: cada día el juego te da acceso a una nueva parte de la historia y tú has de examinarla y utilizarla para resolver un misterio aún mayor.

Publicidad:
Alt-Minds

Cada parte de la historia se cuenta con el envío de la pertinente información, que podemos recibir en la app para tablets o bien mediante canales menos usuales (en lo que al mundo del videojuego respecta) como el SMS o correo electrónico. Cada fragmento de la trama se acompaña de una pregunta. El juego consiste en contestarla lo más rápido posible, para ocupar la posición más alta en el ranking online.

El interrogante, por supuesto, se refiere al fragmento de la historia que acabamos de recibir. Para contestarla, el jugador ha de convertirse en investigador, examinando las pistas inclusas en el texto o sus archivos adjuntos (imágenes y vídeos) y recurriendo en última instancia a Google, páginas webs e incluso Youtube.

Los responsables nos ofrecieron un breve ejemplo usando el escáner de vídeo con que se iniciase la presentación. Me mostraron un breve vídeo en el que vemos a un hombre. Nuestro objetivo es identificarlo. Pausado el vídeo, usaron el escáner HD para hacer zoom y limpiar la imagen congelada, descubriéndose una matrícula. Introdujeron dicha matrícula en Google y se nos dirigió a una web en la que se hablaba exactamente del mismo vehículo. La búsqueda continúa desde ahí.

Los desarrolladores han creado una larga lista de sitios webs falsos para contribuir al éxito del juego. Pero en algunos casos, realidad y ficción se entremezclan, pues hemos de recurrir a webs auténticas en las que se ha insertado información expresamente para el juego.

Por ejemplo, me enseñaron un vídeo grabado en una universidad, posteado a continuación en sus foros oficiales. También varios artículos creados para el juego insertos en medios de relevancia como el Huffington Post.

Alt-Minds

El proyecto se antoja enorme y el jugador pronto se preguntará si lo que está leyendo es real o pura ficción. De hecho, el productor del juego llegó a preguntarnos si el artículo científico que acabábamos de leer sobre la creación de un reloj invisible era verídico o no. A los pocos minutos de presentación, quedó claro que en Alt-Minds ficción y realidad se funden de forma nunca antes vista.

El juego está diseñado para su disfrute en cualquier parte. Tabletas, teléfonos móviles, ordenadores de sobremesa... cualquier dispositivo nos sirve para continuar la historia y poner a prueba nuestras dotes investigadoras.

Hay un problema, no obstante: si me ausento un día, ¿cómo continúo la historia? Los productores me contaron que es posible ver un "Anteriormente en Alt-Minds", con el cual ponernos al día. Alt-Minds, de hecho, también puede seguirse de forma completamente pasiva: en el extraño caso de que no quieras jugar, puedes limitarte a leer la trama diariamente.

Alt-Minds es abrumador. Creo que no lo he entendido en su totalidad, pero ardo en deseos de probar este juego "experimental". Estará abierto a todo el mundo, me contaron (no hará falta ser cliente de Orange) y se comercializará en económicos episodios semanales.

El éxito o fracaso de este juego, por el momento, es todo un misterio. Dado lo dificultoso de su concepto, dudo que llegue a mucha gente. Pero Alt-Minds es algo diferente, de agradecer en un mercado que cada vez asume menos riesgos.

HQ

Contenido relacionado

0
Alt-Minds - impresiones Gamescom

Alt-Minds - impresiones Gamescom

AVANCE. Autor: Lorenzo Mosna

¿Es esto un juego? ¿Un agregador de noticias? ¿Una novela interactiva? ¿Una herramienta de edición de vídeo? Alt-Minds nos desconcertó la pasada Gamescom.



Cargando más contenido