Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Mario & Sonic TokioFIFA 19MediEvilGuía Pokémon Espada y EscudoLuigi's Mansion 3Vídeo guía Death StrandingThe Withcher 3FIFA 20
Español
Portada
análisis de hardware

Análisis de Mega Drive Mini

El regreso de una gran consola y con un montón de juegos más dos mandos.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Una nueva mini consola llega a las tiendas con Sega siguiendo la estela de tantas otras. Pero esta vez hay una particularidad. "¿No había ya una Mega Drive mini en las tiendas? Si yo la he visto", te preguntarás. En efecto, pero esas eran licenciadas y esta es la oficial, creada por sus socios de M2 con total supervisión y producción interna. Y eso se nota, en el precio y en la calidad.

Mega Drive también es la historia de una rivalidad que ya ha desaparecido en estos días, y como tal la versión mini tiene una nostalgia a la que apelar. Hay que volver a los años 90 a encontrar ese primer pique de consolas entre Sega y Nintendo, en el que una marca buscaba ser molona y atraer con lo más duro y la otra familiar y abierta. Os suena, ¿verdad? Siempre ha sido así. El duelo de mascotas era aún más duro, con un Sonic que llegó a ser tan conocido como Mario. Lo que vino después para la marca es bien sabido.

Pero los buenos tiempos están de vuelta con este pequeño hardware que trae montones de recuerdos en su interior. Con juegos de primer nivel como Sonic the Hedgehog 2, Phantasy Star IV, Shinobi III, Streets of Rage 2, Castle of Illusion, Gunstar Heroes o Wonder Boy in Monster World, se considera una de las mejores.

Mega Drive Mini

El 4 de octubre sale a la venta Mega Drive Mini con 42 juegos ya instalados en su interior. Justo el doble que SNES Classic Mini y eso no puede ser casualidad. La primera comparación es con el no tan antiguo Mega Drive Collection, así que han tratado de ofrecer un catálogo bastante cambiado respecto a su multijuego de PS4, Switch, Xbox One y PC. El resultado es que no está lo más sonado, pero sí los auténticos clásicos y algunos third party poco habituales como Probotector, World of Illusion, Castlevania: Bloodlines, Ghouls 'n Ghost o Mega Man: The Wily Wars. Y dos rarezas, esos bonus, como son un Tetris que apenas nadie tiene porque se mandó destruir en su día y una adaptación de arcade como Darius.

No importa la forma de clasificar sus juegos, su catálogo supera al de las otras versiones de consolas retro que han ido llegando estos días y también a cualquiera de los modelos licenciados de esta misma que se venden por ahí.

Su diseño y fabricación es una declaración de intenciones de calidad, y en esto han tomado buena nota de por qué Nintendo ha triunfado con sus classics y Sony no. El molde que vas sacando de la caja es minúsculo, pero grandioso. Incluye dos mandos que imitan el diseño de los antiguos y conectan mediante USB. Son el modelo de tres botones, y aunque la nostalgia quiere que nos guste, no deja de doler que en Japón salga con el modelo de seis botones (se puede comprar aparte). Lo que sí han hecho muy bien es meterles tres metros de cable, que hoy en día las teles están bien lejos del sofá.

No todos los juegos necesitaban tantos botones en aquellos tiempos pero entre los que vienen hay varios que sí lo piden a gritos, y el más importante de todos es Street Fighter II: Special Champion Edition. Que no puedas ejecutar ciertos ataques porque no hay donde asignar comandos es un tanto frustrante. Es cierto que la Mega Drive que llegó a Europa en 1990 era así, pero no ha sido la mejor idea.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Mega Drive MiniMega Drive MiniMega Drive Mini

Plug-and-play llaman hoy en día a estos dispositivos en los que no cuesta nada empezar a jugar. Mega Drive Mini incluye un cable USB para conectarse a la toma de corriente y un HDMI para enchufarse a la televisión. Para encenderla hay que pulsar el viejo botón replicado, mientras que el de Reset ya no sirve para lo mismo, sino que lanza el menú central, al que también puedes acceder ingame dejando pulsado el botón Start del mando. No se han olvidado de meter el botón para el volumen de los auriculares y eso que no sirve para nada. Al igual que la ranura para meter juegos, que sigue ahí sin función. Lo gracioso es que en Japón puedes comprar mini 32X y mini Mega-CD y meterlos ahí para imitar los monstruos que se montaron en la época.

Al arrancar nos recibe un menú central en el que acompañan unas melodías chiptune que mezclan versiones viejas y composiciones nuevas. Se puede cambiar a una presentación en vista cajas tradicionales mostradas por el lomo y no tanto por la carátula, y también filtrar en función de varios criterios. Además, si cambias el lenguaje vas viendo la carátula tal y como fue en el país de turno. En cuanto a la calidad de imagen, se puede escoger entre pantalla completa panorámica actual o aspecto 16:9 clásico, e incluso aplicar un filtro CTR a lo tele de tubo como el que M2 ya ha enseñado en los juegos retro de Sega.

Con 42 juegos en su interior es raro que no seamos capaces de encontrar al menos una veintena a los que, al menos los veteranos, hayamos echado aunque sea unas horas en nuestra vida. Hay algunos que pondrás una vez para probar, que le dediques cinco, diez o treinta minutos y puede que nunca más vuelvas a ellos. En esta sesión, el que más hemos disfrutado es este Mega Man al que Capcom apenas ha hecho caso, y que en cierto modo tiene un toque a Super Mario All-Stars. Es un remake en 16-bits de las primeras entregas de la serie, de las mejores. Uno de los factores que hay que tener en cuenta en los juegos retro, y con Mega Man se nota bien, es que la respuesta de los botones en las teles modernas no es igual de rápida que en las de tubo, pero las sensaciones son muy parecidas.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Mega Drive MiniMega Drive MiniMega Drive Mini

Por cierto, si hay que hablar de un olvidado ese es Castlevania: Bloodlines, que ha quedado en un tercer o cuarto escalafón y ni mucho menos es de los peores. Quizá porque le tocó competir con un Super Castlevania IV que es tremendo. Al Pero, al contrario, el paso de los años respeta mucho su esencia y es agradable a la vista. Lo mismo se puede decir de Probotector (una skin de Contra con robots, por simplificarlo), otro juego al que Konami apenas ha dado bola en estos 30 años y que sigue siendo divertido. También se agradece la breve presentación de cada uno de ellos que precede a las partidas.

¿Estamos ante una selección perfecta? No, claro que no. ¿Y se podría haber logrado teniendo 42 entre los que elegir? Partiendo de la base de que cada maestrillo tiene su librillo, y aún más cuando aquí lo que manda es el corazón y no la cabeza, no. Por ejemplo, han vuelto a meter un Altered Beast que están en todas partes por su fama y no nos cansamos de decir que hoy en día en horrible y decepcionante.

Mega Drive MiniMega Drive Mini
Mega Drive MiniMega Drive Mini

Uno de los puntos fuertes de Mega Drive y de Sega en general eran los juegos de deportes, y aquí están totalmente ausentes. Echamos mucho de menos NBA Jam, Pete Sampras Tennis o Sensible Soccer. Entrando en terreno third party, nos acordamos de Robocop vs Terminator, de un Mortal Kombat que sí tenía la sangre y la violencia que se censuró en Super Nintendo, Aladdin, Ghostbusters o Rocket Knight Adventures.

Pero lo que de verdad hace daño al recopilatorio es la ausencia de Sonic the Hedgehog 3. Se han dado muchos argumentos hasta el día de hoy por los que nunca lo rehacen ni lo traen de vuelta al presente, como que hay problemas con una BSO en la que estuvo implicado Michael Jackson. Pero sea lo que sea, Sega tenía la oportunidad perfecta para dar la sorpresa, rehacerlo como fuera y lanzarlo. Al menos sí están Sonic y Sonic 2, y para muchos son mejores por la frescura del primero y por la calidad global del segundo.

El elemento esencial en el apartado de software es que la emulación es prácticamente perfecta. Haber confiado a los expertos de M2 la recreación de los títulos ha evitado desastres como el de PlayStation mini o el de otras versiones rancias de este hardware. Hemos notado alguna pequeña ralentización, pero en general todo fluye como se espera, y los filtros de imagen pegan.

En este estado de forma y de contenido nos hemos reencontrado con nuestro pasado a través de Sega Mega Drive Mini. Ofrece mucho contenido aunque no sea perfecto, tiene un gran diseño aunque nos falten a veces botones en los mandos y todo corre bien gracias a una buena emulación. El resultado es de largo la mejor versión de una Mega Drive coleccionista y puede que la mejor consola mini de las lanzadas hasta hoy. Esa es la Sega que nos gusta recordar.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Mega Drive MiniMega Drive Mini
09 Gamereactor España
9 / 10
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido