Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Portada
análisis de hardware

Análisis de MSI Trident X

El PC de gaming de MSI que tiene un aspecto impresionante, es compacto, caro, y ya está disponible en tiendas.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Ya hemos hecho reviews de otros Trident antes del X, en concreto del Trident 3 pero, ¿en qué se diferencian? No mucho, y precisamente eso no es nada malo. El Trident se ha actualizado y ahora cuenta con la novena generación de procesadores Intel i7/i9, y tanto el modelo i7-9700K como el i9-900K ya están disponibles. Nosotros tenemos el modelo i7 y puede que os preguntéis si es la mejor opción, pero depende de lo que juegues y del uso general que le des a tu PC.

El equipo también ofrece variedad en cuanto a tarjetas gráficas de Nvidia GeForce: RTX 2070, 2080 o 2080 Ti. El nuestro tiene una 2080 (que suponemos que es un modelo Venus 8G OC con dos ventiladores en lugar de tres, la tarjeta gráfica más económica de MSI).

Siguiendo con el tema de los componentes no especificados, la placa base tampoco lo está. Tras investigar un poco descubrimos que es una MSI Z370 SPEL Pro Carbon AC, que tiene un disco duro de estado sólido Samsung SSD MVe M.2 de 512 GB y un Seagate Barracuda estándar. La memoria también está fabricada por Samsung y el modelo es de 2x16 GB DDR 2666 MHz. Los componentes en bruto cuestan unos 1.800 - 2.000 € sin la caja y su chasis, que se compone de la fuente de alimentación, el sistema de refrigeración y los laterales del equipo (uno está hecho de metal y el otro, más elegante pero también más ruidoso, de vidrio). A todo esto hay que añadir la licencia de Windows; ser gamer no sale barato.

Uno de los motivos por los que el Trident X es una delicia es su tamaño. El chasis es diminuto, es un pelín más grande que una PlayStation 4 Pro y tiene una tarjeta gráfica RTX en su interior. También llama la atención lo silencioso que puede llegar a ser el equipo. Hay que dar al César lo que es del César, y debemos dar la enhorabuena a MSI por el software de command center, que es superfuncional y fácil de usar. La fuente de alimentación SFX puede tener 450 o 460 vatios dependiendo de la elección del comprador, pero aún no nos explicamos cómo algo tan pequeño puede aportar la suficiente potencia al equipo y al sistema de enfriamiento como para mantener una CPU i7 y una tarjeta gráfica RTX.

MSI Trident X

El chasis tiene múltiples perforaciones para permitir que el aire fluya, y está claro que el equipo aprovecha la combinación de una distribución del calor pasiva con un gran ventilador RGB que echa aire de la CPU mientras la tarjeta gráfica y la fuente de alimentación tienen sus propias perforaciones. Gracias a lo que el equipo de marketing de MSI ha denominado Silent Storm Cooling 3, los ventiladores no solo exhalan aire sino que lo inhalan, dejando que el chasis relativamente abierto se encargue del resto.

El sistema de enfriamiento funciona sorprendentemente bien. La CPU estuvo en un mínimo de 36 grados al ejecutar programas estándar y 76 a máxima capacidad. Además, la RTX 2080 se mantuvo entre los 31 y 69 grados con estas mismas funciones. Nos impresionó teniendo en cuenta lo cerca que están todos los componentes entre sí y lo silencioso que es el equipo en general.

En cuanto al rendimiento, el Trident X ejecutará Assassin's Creed: Odissey en 1080p a 80 FPS y en 4K a algo más de 40 FPS. Los números son similares si hablamos de juegos más estratégicos como puede ser Total War: Warhammer II, que casi alcanza los 100 FPS en 1080p y algo más de los 40 en 4K, según nuestras pruebas.

El diseño del chasis está pensado para ser accesible desde todos los lados y hacer que la sustitución y el cambio de placas base, RAM, CPU y discos duros sea fácil. Aunque no hay mucho espacio, es bastante fácil mover los componentes sin dañar el equipo. La parte frontal está adornada con una discreta luz RGB y tiene un puerto USB-C, un puerto USB 3.2, un puerto USB 2.0 y entradas para auriculares y micrófono. La parte posterior ofrece otros dos puertos USB 2.0, un puerto de pantalla 1.2, un puerto HDMI 1.4, un puerto ethernet, un puerto para audio óptico, dos puertos USB 3.1 y un puerto USB C. Sobra decir que también tiene conexión Wi-Fi integrada y Bluetooth 4.2.

MSI Trident XMSI Trident X

Está claro que MSI ha construido un PC ultra compacto, con un buen sistema de refrigeración y extremadamente silencioso, tres cualidades que nos encantan del Trident X. Pero lo más interesante es el precio de los componentes. Si por casualidad los precios de las placas base, los procesadores y las tarjetas gráficas se desploman de manera drástica en el futuro (como pasa en ocasiones con el hardware), el Trident X dejará de ser tan atractivo. Si por el contrario los precios siguen subiendo, como ya lo están haciendo, el Trident X bien podría ser una opción viable para jugadores que quieran rapidez.

El MSI Trident ha mejorado significativamente desde la última generación, y sus precios han subido pero la calidad de los componentes también. Con el paso del tiempo veremos cómo es su precio en comparación con el resto de PC del mercado, pero desde nuestro punto de vista el Trident X es un equipo fantástico para aquellos que quieran un PC preconstruido.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
09 Gamereactor España
9 / 10
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países